Uñas ne­gras: Có­mo se pro­du­cen, có­mo pre­ve­nir­las y có­mo tra­tar­las

Corricolari es correr - - De Todo Un Poco -

Las mi­cro-le­sio­nes son muy co­mu­nes en to­do co­rre­dor, y va­mos co­no­cien­do po­co a po­co co­mo pre­ve­nir­las y tra­tar­las, más usual­men­te se pre­sen­ta un pro­ble­ma que se po­dría con­si­de­rar “mi­núscu­lo” mas al ser una dis­ci­pli­na en la que uti­li­za­mos tan­to los pies, sí es im­por­tan­te.

Pa­ra mu­chos co­rre­do­res te­ner las uñas ne­gras ya es al­go co­mún, es­pe­cial­men­te pa­ra los trail run­ners. Pe­ro si és­tas no son bien tra­ta­das pue­den ter­mi­nar re­sul­tan­do mo­les­tas y cau­san­do do­lor, más allá de no ser al­go vi­sual­men­te atrac­ti­vo. A es­to se le de­no­mi­na HEMATOMA SUBUNGUEAL, y pue­de ser cau­sa­do por cual­quier ti­po de gol­pe, pe­ro en el ca­so de los co­rre­do­res se tra­ta­ría prin­ci­pal­men­te por el de­no­mi­na­do TRAU­MA­TIS­MO DE RE­PE­TI­CIÓN, que no es más que los re­pe­ti­dos gol­pes de los de­dos den­tro de la za­pa­ti­lla con ca­da zan­ca­da que da­mos. Es­tos re­pe­ti­dos gol­pes fi­nal­men­te crean un hematoma ba­jo la uña, que si no se evi­ta ter­mi­na­rá pro­vo­can­do una uña ne­gra. Es por eso que es más co­mún ver­las en fon­dis­tas (co­rre­do­res de lar­gas dis­tan­cias) o trail run­ners, de­bi­do a co­rrer en te­rre­nos con des­ni­vel don­de los de­dos cho­can cons­tan­te­men­te con el fron­tal de la za­pa­ti­lla.

¿Hay for­ma de CU­RAR las uñas ne­gras? Cuan­do te das cuen­ta de que una uña se ha pues­to mo­ra­da tras un en­tre­na­mien­to o com­pe­ti­ción no de­be es­pe­rar a ver qué pa­sa, és­tas son tra­ta­bles den­tro de las 72 ho­ras, que aún es san­gre y se pue­de dre­nar, en ca­so con­tra­rio se con­ver­ti­rá en una man­cha de san­gre coa­gu­la­da, sú­per in­co­mo­do y pue­de ser do­lo­ro­so. Si la san­gre acu­mu­la­da es­tá al­re­de­dor de la uña la pue­des dre­nar tú mis­mo ayu­dán­do­te de una agu­ja hi­po­dér­mi­ca y una je­rin­ga. Si la san­gre es­tá de­ba­jo de la uña, lu­gar al que no se tie­ne ac­ce­so, se tie­ne que dre­nar ha­cien­do un pe­que­ño ori­fi­cio en la mis­ma uña co­mo for­ma de es­ca­pe pa­ra la san­gre. Es­to es más la­bo­rio­so y re­cuer­da que lo más re­co­men­da­ble es con­tar con un es­pe­cia­lis­ta, los po­dó­lo­gos afir­man que es un pro­ce­so bas­tan­te rá­pi­do, sen­ci­llo y sin do­lor, y que a cam­bio el do­lor pa­sa y el ali­vio es in­me­dia­to. Si “de­jas que se cu­re só­lo” es muy pro­ba­ble que ter­mi­nes per­dien­do la uña, ya que se pon­drá ne­gra al no po­der dre­nar la san­gre y co­men­za­rá a cre­cer otra uña de­ba­jo, em­pu­jan­do la uña an­ti­gua.

¿Se pue­de pre­ve­nir?

100% No hay mé­to­do se­gu­ro, es re­co­men­da­ble usar la ta­lla de za­pa­ti­lla ideal, no pue­de ser muy ajus­ta­da por­que el im­pac­to se­rá cons­tan­te, y tam­po­co muy gran­de co­mo pa­ra que ha­ya mu­cha fric­ción y el pie se am­po­lle. Las uñas de­ben es­tar bien cor­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.