Bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca pa­ra co­rre­do­res

Corricolari es correr - - De Todo Un Poco -

En­tre­nar con una bi­ci­cle­ta es­ta­cio­na­ria o es­tá­ti­ca, o bien lla­ma­do “In­door cy­cling” pue­de va­riar des­de una me­dia ho­ra de pe­da­leo sua­ve sen­ta­do y con una re­sis­ten­cia muy ba­ja a una se­sión de fuer­tes cam­bios de rit­mo y al­ter­nan­do en­tre de pie y sen­ta­do. Es­to ha­ce que pue­da ser prac­ti­ca­do por la ma­yo­ría de las per­so­nas in­dis­tin­ta­men­te de su ni­vel de pre­pa­ra­ción fí­si­ca.

75% El del tra­ba­jo so­bre las bi­ci­cle­tas es­tá­ti­cas se con­cen­tra en los gru­pos mus­cu­la­res de las pier­nas y de las ca­de­ras. El In­door Cy­cling es una dis­ci­pli­na prác­ti­ca­men­te ae­ró­bi­ca (aun­que tie­ne tra­ba­jos anae­ró­bi­cos), el tra­ba­jo ae­ró­bi­co me­dio y con­ti­nuo es el más acon­se­ja­do pa­ra el múscu­lo más im­por­tan­te de nues­tro or­ga­nis­mo, el co­ra­zón. El co­ra­zón con el ejer­ci­cio ae­ró­bi­co se agran­da, se for­ta­le­ce y pier­de par­te de la gra­sa que lo cu­bre. Por lo que ca­da la­ti­do es más po­ten­te y pue­de tras­la­dar más san­gre al res­to del or­ga­nis­mo. Co­mo re­sul­ta­do se pro­du­ce una ba­ja­da de la fre­cuen­cia car­dia­ca en re­po­so, lo que me­jo­ra la eco­no­mía y la efi­ca­cia de nues­tro co­ra­zón. Por es­ta ra­zón me­jo­ra las ar­te­rias co­ro­na­rias, ayu­dan­do así al co­ra­zón a ser más efi­caz en el trans­por­te y re­torno de la san­gre y se re­du­ce la ten­sión ar­te­rial, por lo que to­do el or­ga­nis­mo sa­le be­ne­fi­cia­do. Por es­tas ra­zo­nes el tra­ba­jo en bi­ci­cle­tas es­tá­ti­cas es tan be­ne­fi­cio­so pa­ra los co­rre­do­res, ya que me­jo­ra el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar y apor­ta al or­ga­nis­mo un for­ta­le­ci­mien­tos de los gru­pos mus­cu­la­res de las pier­nas. Más cau­dal de san­gre ha­ce que nues­tro múscu­los in­ter­cam­bien oxí­geno más rá­pi­da­men­te y por con­si­guien­te la fa­ti­ga se re­tra­sa, los muscu­los con ma­yo­res fi­bras re­sis­ten más al ago­ta­mien­to y el tra­ba­jo de má­xi­mo con­su­mo de oxí­geno, apor­ta a los co­rre­do­res un be­ne­fi­cio ex­tra en cuan­to al vo­lu­men de ai­re que cir­cu­la por el or­ga­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.