MA­RA­TÓN DE RO­MA

Corricolari es correr - - La Selección De Las Mejores Carreras -

Mi que­ri­do y año­ra­do ami­go. Es­pe­ro que tus tra­ba­jos de re­par­to de men­hi­res mar­chen bien. Yo te es­cri­bo des­de ro­ma, don­de aca­bo de li­brar una bo­ni­ta ba­ta­lla de la que una vez más, y van 21, he sa­li­do vic­to­rio­so y con la mis­ma con­clu­sión de siem­pre: ¡¡¡es­tán lo­cos es­tos ro­ma­nos!!!!

Co­mo bien sa­bes, no es­ta­ba en­tre mis pla­nes pre­pa­rar un ma­ra­tón pa­ra la pri­ma­ve­ra del pre­sen­te año. Mi pa­ter­ni­dad pri­me­ri­za el pa­sa­do Agos­to me te­nía su­fi­cien­te­men­te ata­rea­do co­mo pa­ra sa­car tiem­po pa­ra co­rrer. Pe­ro los astros se ali­nea­ron de tal ma­ne­ra que no pu­de ne­gar­me: dor­sal re­ga­lo de corricolari, co­no­cer Ro­ma por fin y po­der ce­le­brar mi cum­plea­ños en el co­li­seo… im­po­si­ble de­cir que no. Lo com­pli­ca­do fue pre­pa­rar­me pa­ra la ba­ta­lla. El je­fe de la al­dea me ha te­ni­do via­jan­do por el mun­do sin pa­rar los cua­tro pri­me­ros me­ses del año, así que en lu­ga­res co­mo Sin­ga­pur, Abu Da­bi o Car­ta­ge­na de In­dias in­ten­té man­te­ner un plan de en­tre­nos… no siem­pre con el éxi­to deseado. Así me pre­sen­té en Ro­ma, sin ha­ber co­rri­do nin­gu­na me­dia ma­ra­tón pre­via co­mo pre­pa­ra­ción, con la re­fe­ren­cia de mis 3h40 del ma­ra­tón de Madrid 2016 y con un desas­tre de en­tre­nos du­ran­te el úl­ti­mo mes… pe­ro con mis dos amo­res a mi la­do, en lo que era nues­tro pri­mer via­je con la pe­que­ña (lo cual aña­día es­trés, y no po­co). Tras nues­tra lle­ga­da el jue­ves por la tar­de, el vier­nes lo de­di­ca­mos a co­no­cer un po­co la ciu­dad, y que­dé fas­ci­na­do. No es tan bo­ni­ta co­mo nues­tra irre­duc­ti­ble al­dea pe­ro es­tos ro­ma­nos sa­ben có­mo ha­cer las co­sas y en es­pe­cial co­mo pre­pa­rar la pas­ta. Sin du­da mi 42 cum­plea­ños fue di­fe­ren­te a to­dos los an­te­rio­res. El sá­ba­do em­pe­za­mos yen­do a re­co­ger el dor­sal a la fe­ria del co­rre­dor. No di­ré que fue una ma­la ex­pe­rien­cia, pe­ro sin du­da es muy me­jo­ra­ble. No es ne­ce­sa­rio gas­tar una ma­ña­na en­te­ra ca­mi­nan­do por es­tre­chos pa­si­llos en­tre es­tands pa­ra po­der re­ti­rar to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra la ca­rre­ra. Lue­go el res­to del día dis­fru­ta­mos del sol, la ca­lu­ro­sa tem­pe­ra­tu­ra, la ciu­dad y la pas­ta, pe­ro esa or­ga­ni­za­ción de la fe­ria… ¡¡¡es­tán lo­cos es­tos ro­ma­nos!!!! El do­min­go ama­ne­ció cu­bier­to y con una tem­pe­ra­tu­ra muy agra­da­ble. El en­torno en el que se or­ga­ni­za la sa­li­da es in­me­jo­ra­ble, ro­dean­do el co­li­seo pa­ra de­jar la mo­chi­la en los ca­mio­nes y su­bien­do ha­cia la Piaz­za Ve­ne­cia pa­ra bus­car tu zo­na de sa­li­da. Muy bue­na or­ga­ni­za­ción y un gran am­bien­te. Tras ini­ciar la ba­ta­lla en la se­gun­da olea­da, an­tes de cum­plir el pri­mer ki­ló­me­tro, se abrie­ron los cie­los y co­men­zó la llu­via. Tras un pri­mer tra­mo muy bo­ni­to, el re­co­rri­do se encamina ha­cia el sur por un ba­rrio no de­ma­sia­do atrac­ti­vo y con po­co pú­bli­co. Pa­ra com­pen­sar y man­te­ner el en­tre­me­ti­mien­to, la or­ga­ni­za­ción mon­tó un bo­ni­to es­pec­tácu­lo de true­nos, re­lám­pa­gos y di­lu­vio uni­ver­sal. En el km 10 mis ge­me­los em­pe­za­ron a que­jar­se, por­que las za­pa­ti­llas to­tal­men­te em­pa­pa­das pe­sa­ban mu­cho más de lo nor­mal… ¡¡¡mie­do!!! Ade­más Ro­ma no tie­ne un me­tro cua­dra­do de ca­lle sin al me­nos un char­co. Ya sea en­tre ado­qui­nes o en as­fal­to nor­mal, así que la prue­ba se con­vir­tió en un es­la­lon. ¡¡¡Es­tán lo­cos es­tos ro­ma­nos!!! Ha­cia el km 14 o 15, San Pe­dro obró el mi­la­gro y ce­só la llu­via. Po­co des­pués en­trá­ba­mos en el Vaticano por una de las zo­nas más es­pec­ta­cu­la­res del re­co­rri­do, gi­ran­do fren­te a la ba­sí­li­ca de San Pe­dro. Nues­tra ba­ta­lla nos lle­va­ba ha­cia el nor­te, dis­fru­tan­do de las ca­lles y palacios de Ro­ma. Pa­sé la me­dia ma­ra­tón en 1h52 y con bas­tan­tes bue­nas sen­sa­cio­nes (mis ge­me­los vol­vie­ron a com­por­tar­se nor­mal­men­te tras cesar la llu­via). A par­tir de aquí em­pe­cé a to­mar po­ción má­gi­ca en los avi­tua­lla­mien­tos, aun­que es­tos eran una es­pe­cie de ru­le­ta de la for­tu­na don­de nun­ca sa­bías si te iba a to­car va­si­to de pa­pel o bo­te­lla com­ple­ta… a pe­sar de es­to, es­ta­ban bas­tan­te bien or­ga­ni­za­dos, aun­que ¡¡¡es­tán lo­cos es­tos ro­ma­nos!!! Si­guien­do la ori­lla del Ti­ber, la ca­rre­ra va sa­lien­do ha­cia una zo­na ca­da vez me­nos po­bla­da y con me­nos pú­bli­co. Las ban­das de mú­si­ca pre­vis­tas me te­mo que ha­bían su­fri­do los efec­tos de la llu­via, ya que no en­con­tra­mos tan­tas co­mo es­pe­rá­ba­mos. En el km 28 por fin se de­ja el rio y se em­pie­za a gi­rar pa­ra re­gre­sar ha­cia la ciu­dad. Aquí te en­cuen­tras una subida no de­ma­sia­do pro­nun­cia­da que ha­ce que te des cuen­ta de que has­ta aho­ra to­do ha si­do to­tal­men­te llano. Sa­bien­do ya que es­ta­ba des­con­tan­do km ha­cia me­ta fui dis­fru­tan­do de la vuel­ta ha­cia la ciu­dad. El es­ce­na­rio era ca­da vez más bo­ni­to y la ani­ma­ción au­men­ta­ba. Un pe­que­ño sub­te­rrá­neo nos me­tió de lleno en el cen­tro. El pa­so por la plaza Na­vo­na es otro pun­to del re­co­rri­do pa­ra gra­bar en la me­mo­ria. A es­tas al­tu­ras me en­con­tra­ba sor­pren­den­te­men­te bien y ver el glo­bo de las 3:45 cer­ca me ani­mó a in­ten­tar su­bir un po­co el rit­mo. Pa­sa­do el km 37 allí es­ta­ba lo úni­co que me fal­ta­ba pa­ra ve­nir­me to­tal­men­te arri­ba, mis ni­ñas ani­man­do en el pú­bli­co. Be­sos ener­gé­ti­cos y co­mien­za la subida por la vía del cor­so. To­do es­te tra­mo es en un as­cen­so no de­ma­sia­do pro­nun­cia­do, pe­ro que se ha­ce lar­go, a pe­sar de que la ani­ma­ción y el es­ce­na­rio son fan­tás­ti­cos. Olien­do ya a fi­nal ro­dea­mos la Piaz­za del po­po­lo y se­gui­mos la subida por vía del ba­buino, pa­sa­mos plaza de España, pre­cio­so, aun­que el can­san­cio no da pa­ra fi­jar­se de­ma­sia­do en lo que nos ro­dea. Cuan­do la subida se es­tá ha­cien­do ya in­ter­mi­na­ble, lle­ga por sor­pre­sa un túnel con po­ca luz, un avi­tua­lla­mien­to en su en­tra­da y una sen­sa­ción real­men­te ex­tra­ña de es­tar “yen­do ha­cia la luz”… ¡¡¡es­tán lo­cos es­tos ro­ma­nos!!!! Al sa­lir del túnel por fin se ter­mi­na la subida. En el des­cen­so veo a una ami­ga, y ya ca­si pi­san­do la me­ta vuel­vo a en­con­trar a mis ni­ñas. Be­so, ace­le­rón y Piaz­za Ve­ne­cia, gi­ro y ¡¡¡¡me­ta!!!!. 3h41. Mu­cho me­jor de lo que me es­pe­ra­ba, pe­ro so­bre­to­do unas mag­ní­fi­cas sen­sa­cio­nes. Na­da más cru­zar la me­ta se abrió de nue­vo el cie­lo y em­pe­zó de nue­vo el di­lu­vio. Ma­la suer­te pa­ra los que aún no han lle­ga­do a me­ta, que en la ba­ja­da fi­nal ten­drán que lu­char con­tra el pa­ti­na­je so­bre ado­qui­na­do. To­tal­men­te em­pa­pa­do me reen­cuen­tro con mis ni­ñas y re­gre­so al ho­tel pa­ra re­cu­pe­rar­me. Ha si­do una ba­ta­lla du­ra pe­ro la he dis­fru­ta­do mu­cho, y es­ta ca­rre­ra sin du­da que me­re­ce la pe­na ha­cer­la. Aun­que ¡¡¡es­tán lo­cos es­tos ro­ma­nos!!!!! P.D. Gra­cias a Corricolari, sin el pre­mio del dor­sal na­da de es­to ha­bría ocu­rri­do, y ha si­do una ex­pe­rien­cia pa­ra re­cor­dar siem­pre.

Corricolari es co­rrer sor­teo dos dor­sa­les pa­ra par­ti­ci­par en el ma­ra­tón de Ro­ma, sien­do Jo­sé Luis Ino­gés Es­te­ban, el au­tor de es­ta cró­ni­ca uno de los ga­na­do­res, el otro afor­tu­na­do fue Amador Mer­chán Ribera.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.