Psi­co­lo­gía:

Con­fian­za fren­te al fra­ca­so

Corricolari es correr - - Contenidos -

En una so­cie­dad ca­da vez más des­gas­ta­da, Es­ta­mos con­di­cio­na­dos a que­rer re­sul­ta­dos rá­pi­dos y gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­nea En cual­quier co­sa que ha­ga­mos. la co­mi­da se ha vuel­to más rá­pi­da, los men­sa­jes vue­lan ins­tan­tá­nea men­te En El ci­be­res­pa­cio y los co­ches prác­ti­ca­men­te se han con­ver­ti­do En ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel con rue­das.

pe­ro co­rrer no se ajus­ta a es­te mol­de. no só­lo exi­ge pa­cien­cia y mu­cho su­fri­mien­to de sus atle­tas, sino que cul­ti­va esos va­lo­res en ellos a tra­vés del tiem­po.

apren­der a re­nun­ciar a la co­mo­di­dad a cam­bio de las re­com­pen­sas de co­rrer, que se arrai­gan y flo­re­cen con el tiem­po, no siem­pre es fá­cil, y hay un mon­tón de días que traen la ten­ta­ción de gol­pear la sies­ta en lu­gar de la ace­ra.

man­te­ner su mo­ti­va­ción al­ta es una par­te im­por­tan­te de le­van­tar­se tras días di­fí­ci­les y carreras di­fí­ci­les. apren­da có­mo re­ajus­tar su men­ta­li­dad, man­te­ner su con­fian­za al­ta y lu­char con­tra la au­to­char­la ne­ga­ti­va cuan­do lle­gan los días feos.

Pul­se el bo­tón de reini­cio

los ma­los días pa­san a to­dos y ca­da uno de los co­rre­do­res. pien­se en la peor ca­rre­ra que ha­ya te­ni­do. al­gu­nas pro­ba­ble­men­te le vie­nen a la men­te. En­tre­na­mien­tos muy du­ros, hú­me­dos, fríos que le de­jan tem­blan­do; am­po­llas a 100 gra­dos que fríen su piel y le se­can la gar­gan­ta; o carreras que no han sa­li­do tan rá­pi­das co­mo se es­pe­ra­ba. to­do ello sir­ve pa­ra cons­truir el ca­rác­ter.

pe­ro pa­ra evi­tar que des­tru­yan su amor por co­rrer, es una bue­na idea dar­le al "bo­tón de res­ta­ble­ci­mien­to" pa­ra po­ner el mal día y se­guir ade­lan­te con una nue­va pers­pec­ti­va ha­cia el si­guien­te.

al fi­nal de un día di­fí­cil de co­rrer, eli­ja ver el sue­ño de la no­che co­mo una re­car­ga men­tal que bo­rra to­da la mi­se­ria y la frus­tra­ción de la ca­rre­ra del día. po­ner ac­ti­va­men­te el mal día de­trás y ju­rar que se des­per­ta­rá co­mo una pi­za­rra en blan­co, abier­to a una bue­na ca­rre­ra y a un gran día.

Man­ten­ga su con­fian­za al­ta

una de las co­sas más di­fí­ci­les de con­se­guir es tra­tar de man­te­ner su con­fian­za al­ta cuan­do una se­rie de ma­los re­sul­ta­dos ame­na­za con des­ga­rrar­lo. to­dos los atle­tas tie­nen pe­río­dos en los que las co­sas no van bien, pe­ro los atle­tas que lo­gran su­pe­rar es­to y si­guen vi­sio­nan­do avan­ces fu­tu­ros son los que re­cuer­dan que una ca­rre­ra no de­fi­ne una tem­po­ra­da y una tem­po­ra­da no de­fi­ne una ca­rre­ra.

los co­rre­do­res ex­pe­ri­men­ta­dos no per­mi­ten que un mal en­tre­na­mien­to afec­te a la ma­ne­ra de ver­se a ellos mis­mos. los co­rre­do­res que han so­bre­vi­vi­do a años de al­ti­ba­jos en el de­por­te son ca­pa­ces de pa­sar de una ma­la com­pe­ti­ción sin que les da­ñe más allá de la de­cep­ción de una opor­tu­ni­dad per­di­da. la con­fian­za que tie­ne un co­rre­dor no­va­to es a me­nu­do tan frá­gil que una ma­la ca­rre­ra o in­clu­so un mal día de en­tre­na­mien­to pue­de ten­tar­le a re­nun­ciar por com­ple­to.

in­clu­so 10, 20 o 100 ma­las carreras se­gui­das no de­be­rían ser su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­le tam­ba­lear su con­fian­za. re­cuer­de por qué em­pe­zó a co­rrer en pri­mer lu­gar y eso de­be­ría ser su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner­lo en mar­cha.

Lu­che con­tra la au­to-char­la ne­ga­ti­va

los psi­có­lo­gos del de­por­te en­se­ñan que la ma­yo­ría de las men­tes hu­ma­nas pro­du­cen al­re­de­dor del 70 por cien­to de con­ver­sa­cio­nes ne­ga­ti­vas y só­lo un 30 por cien­to de con­ver­sa­cio­nes po­si­ti­vas cuan­do se las de­ja so­las. du­ran­te las com­pe­ti­cio­nes, es­to es par­ti­cu­lar­men­te pe­li­gro­so ya que su men­te pue­de li­mi­tar­le más que su fí­si­co. ¿cuán­tas ve­ces du­ran­te una ca­rre­ra o un en­tre­na­mien­to ha es­cu­cha­do la par­te de su ce­re­bro que le di­ce que de­je de fu­mar, que no es lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te, ni lo su­fi­cien­te­men­te delgado o ni lo su­fi­cien­te­men­te rá­pi­do? apren­da a re­co­no­cer una con­ver­sa­ción ne­ga­ti­va de sí mis­mo y a cor­tar­la des­de el ini­cio con­tra­rres­tán­do­la con una con­ver­sa­ción po­si­ti­va.

an­tes de un en­tre­na­mien­to o ca­rre­ra du­ra, anote una lis­ta de man­tras po­si­ti­vos pa­ra re­ci­tar cuan­do las co­sas se po­nen di­fí­ci­les. su men­te siem­pre de­be es­tar lle­na de al­go; por lo que pa­ra evi­tar que las du­das ha­gan su apa­ri­ción, man­ten­ga una bue­na lis­ta de men­sa­jes po­si­ti­vos.

al­gu­nos bue­nos ejem­plos de man­tras po­si­ti­vos son:

. re­la­jar­se y ro­dar

. con­fíe en el en­tre­na­mien­to

. dis­fru­te de ca­da pa­so

. soy fuer­te, es­toy en for­ma y soy po­de­ro­so.

ha­ga es­tos man­tras tan per­so­na­les co­mo quie­ra, y re­cha­ce dar ca­bi­da a la du­da.

no im­por­ta qué obs­tácu­los apa­rez­can en el en­tre­na­mien­to y en la vi­da, man­ten­ga su vo­lun­tad y ac­túe con for­ta­le­za de­jan­do que las carreras ma­las pa­sen rá­pi­da­men­te, man­te­nien­do su con­fian­za al­ta e in­tro­du­cien­do man­tras po­si­ti­vos en su en­tre­na­mien­to y carreras.

APREN­DA A RE­CO­NO­CER LOS MEN­SA­JES NE­GA­TI­VOS SO­BRE SÍ MIS­MO Y A CORTARLOS DES­DE EL INI­CIO CONTRARRESTÁNDOLOS CON MEN­SA­JES PO­SI­TI­VOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.