El em­plea­do ad­mi­nis­tra­ti­vo ja­po­nés que desafía las le­yes del run­ning

Tra­ba­ja 40 ho­ras se­ma­na­les, re­cha­za apor­tes de pa­tro­ci­na­do­res, no tie­ne en­tre­na­dor y com­pi­te ca­da año en al me­nos diez ma­ra­to­nes, du­pli­can­do la me­dia de un pro­fe­sio­nal. La in­creí­ble ges­ta de Yu­ki Ka­wau­chi, el me­jor co­rre­dor ama­teur del mun­do

Corricolari es correr - - Visto En La Red - En www.in­fo­bae.com

Vi­ve de su tra­ba­jo co­mo em­plea­do del go­bierno de Ja­pón. Los in­gre­sos los ob­tie­ne pro­duc­to del desem­pe­ño co­mo fun­cio­na­rio en el ayun­ta­mien­to de Sai­ta­ma. Pe­ro en reali­dad vi­ve pa­ra co­rrer. Su de­seo, su pa­sión, no pa­sa por la la­bor que lo ocu­pa de 13 a 21 ho­ras de lu­nes a vier­nes. Él so­lo se la pa­sa pen­san­do en la pró­xi­ma ca­rre­ra.

Yu­ki Ka­wau­chi es un atle­ta de 30 años que se con­vir­tió en un fe­nó­meno me­diá­ti­co que ex­ce­dió las fron­te­ras del país asiá­ti­co. Apo­da­do el "ci­ti­zen run­ner", (co­rre­dor ciu­da­dano) es un hom­bre de re­tos que no tie­ne re­cau­dos en ex­po­ner su fí­si­co a prue­bas exi­gen­tes pa­ra un afi­cio­na­do, y sin per­der su es­ti­lo, co­mo cuan­do com­ple­tó una me­dia ma­ra­tón ves­ti­do de tra­je. Aque­lla sin­gu­lar oca­sión, que mar­có un pun­to cúl­mi­ne en su ca­rre­ra, mos­tró de ma­ne­ra feha­cien­te su fi­lo­so­fía de vi­da. Ata­via­do de pantalón, camisa, cor­ba­ta, cha­le­co y cha­que­ta, re­co­rrió la me­dia ma­ra­tón Ku­ki de Sai­ta­ma, fi­na­li­zan­do con 1h 06: 42, un tiem­po que hu­bie­se si­do re­co­no­ci­do co­mo ré­cord Guin­ness (el re­gis­tro ac­tual es 1h 24:41), si la prue­ba hu­bie­se es­ta­do ofi­cial­men­te re­gis­tra­da. Con­si­de­ra­do el me­jor co­rre­dor ama­teur del mun­do, la má­xi­ma ges­ta de Yu­ki es desafiar la per­for­man­ce de la éli­te. Ha­ce al me­nos diez ma­ra­to­nes anua­les, una fre­cuen­cia inusi­ta­da pa­ra el am­bien­te pro­fe­sio­nal, que ra­ra vez su­pera los tres o cua­tro al año. Co­rre más que na­die. Y lo ha­ce so­lo por el pla­cer de prac­ti­car la ac­ti­vi­dad. Ka­wau­chi re­vo­lu­cio­nó el con­cep­to de de­por­tis­ta de al­to ni­vel: ade­más de du­pli­car la me­dia de los ma­ra­to­nis­tas pro­fe­sio­na­les y tra­ba­jar 40 ho­ras se­ma­na­les, no acep­ta los apor­tes de pa­tro­ci­na­do­res y no tie­ne en­tre­na­dor. "Quie­ro man­te­ner mi in­de­pen­den­cia, co­rrer don­de quie­ro y cuan­do quie­ro", adu­ce. Cuan­do via­ja pa­ra com­pe­tir, lo ha­ce a cuen­ta de días de va­ca­cio­nes. Su ape­go por el de­por­te se re­mi­te a ocho años atrás, en el de­but en la ma­ra­tón de Oi­ta, en 2009, don­de re­gis­tró una va­lo­ra­ble mar­ca de 2h 19:26, que le va­lió el vi­gé­si­mo pues­to. Aun­que ya des­de pe­que­ño prac­ti­ca­ba re­co­rri­dos de tra­yec­tos a pie en Se­ta­ga­ma, un ba­rrio de To­kio, y su lo­ca­li­dad na­tal. Hoy, ya su­peró las 70 ma­ra­to­nes. Su año más pro­duc­ti­vo fue en 2014, cuan­do com­pi­tió en tre­ce oca­sio­nes. El año pa­sa­do ba­jó la can­ti­dad: fue­ron nue­ve en to­tal. Y en es­te 2017 ya lle­va cin­co: Mat­su­ya­ma, Dae­gu, Pra­ga, Es­to­col­mo y Gold Coast. Del to­tal de ca­rre­ras dispu­tadas has­ta aho­ra, ga­nó en 26 oca­sio­nes. Su más des­ta­ca­da mar­ca lle­ga a las 2h 08:14, lo­gra­da en Seúl, en 2013. En el Mun­dial de Atletismo de Lon­dres de es­te año, fue el no­veno hom­bre en la me­ta. Es­te era el 71º ma­ra­tón de su vi­da de­por­ti­va y fue el me­jor en el equi­po ni­pón, el más fuer­te del mun­do tras Ke­nia y Etio­pía. Re­pre­sen­tó a Ja­pón por ter­ce­ra vez: ya par­ti­ci­pó en las edi­cio­nes de 2011 (en Dae­gu, cul­mi­nó 17º) y 2013 (en Mos­cú 2013, aca­bó 18º).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.