Des­cu­bren la pro­teí­na que trans­for­ma la gra­sa 'ma­la' en gra­sa 'bue­na' y pre­vie­ne la obe­si­dad

Las gra­sas de los obe­sos expresan al­tas can­ti­da­des de la pro­teí­na MKK6 que blo­quea el pro­ce­so pa­ra que la gra­sa par­da pue­da que­mar gra­sa y pro­du­cir ca­lor

Corricolari es correr - - Visto En La Red - En www.abc.es

La pro­teí­na MKK6 po­dría con­ver­tir­se en una diana te­ra­péu­ti­ca en la lu­cha con­tra la obe­si­dad. Lo ase­gu­ra una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por un equi­po del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Car­dio- vas­cu­la­res Carlos III (CNIC), coor­di­na­do por Guadalupe Sa­bio, que ha de­mos­tra­do que la pro­teí­na MKK6 con­tro­la la trans­for­ma­ción de la gra­sa blanca, acu­mu­la­do­ra de lí­pi­dos, en gra­sa ma­rrón, que que­ma los lí­pi­dos pa­ra man­te­ner nues­tra tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral re­du­cien­do así la obe­si­dad. El es­tu­dio se pu­bli­ca en «Na­tu­re Com­mu­ni­ca­tions» y aun­que pre­sen­ta una po­si­ble diana pa­ra tra­tar es­te gi­gan­tes­co pro­ble­ma epi­dé­mi­co, se cal­cu­la que cer­ca de 2.200 mi­llo­nes de per­so­nas su­fren so­bre­pe­so u obe­si­dad en el mun­do, se­gún sus pro­pias au­to­ras, lo pri­me­ro que ne­ce­si­ta­mos sa­ber es si la in­hi­bi­ción de es­ta pro­teí­na po­dría te­ner efec­tos se­cun­da­rios en otros ór­ga­nos por ejem­plo el co­ra­zón y el hí­ga­do. Ade­más ne­ce­si­ta­mos en­con­trar un in­hi­bi­dor es­pe­cí­fi­co», se­ña­la a ABC la doc­to­ra Sa­bio. El gru­po de in­ves­ti­ga­ción di­ri­gi­do por Sa­bio, gra­cias a su co­la­bo­ra­ción con in­ves­ti­ga­do­res del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Sa­la­man­ca, ana­li­zó mues­tras de gra­sa de pa­cien­tes obe­sos e iden­ti­fi­có una pro­teí­na, MKK6, que es­tá pre­sen­te en ma­yor can­ti­dad de lo ha­bi­tual. Cuan­do ana­li­za­ron en pro­fun­di­dad su fun­cio­na­mien­to, CNIC encontraron que di­cha pro­teí­na re­du­ce la trans­for­ma­ción de la gra­sa blanca, acu­mu­la­do­ra de lí­pi­dos, en gra­sa ma­rrón, que con­su­me esos lí­pi­dos pa­ra ge­ne­rar ca­lor. En los úl­ti­mos años la gra­sa par­da es­tá cen­tran­do mu­cha aten­ción en la in­ves­ti­ga­ción en el cam­po de la obe­si­dad. La gra­sa cor­po­ral es esencial pa­ra man­te­ner el equi­li­brio ener­gé­ti­co y ayudar a re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po. Pe­ro no to­da la gra­sa es igual. El me­ta­bo­lis­mo cuen­ta con dos ti­pos de tejido gra­so: un tejido adi­po­so blan­co que al­ma­ce­na ca­lo­rías ex­tra y el ma­rrón o par­do, una gra­sa ‘bue­na’ que que­ma ener­gía pa­ra man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da. La gra­sa par­da pue­de ac­ti­var­se por el frío y «ge­ne­ra ca­lor en lu­gar de al­ma­ce­nar gra­sa», ex­pli­ca Sa­bio. Pe­ro lo más in­tere­san­te es que la gra­sa blanca nor­mal «pue­de lle­gar a trans­for­mar­se en par­da y au­men­tar así la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral». Es­to, re­cal­ca la Dra. Sa­bio, ha­ce que la gra­sa par­da se ha­ya con­ver­ti­do en una po­si­ble diana te­ra­péu­ti­ca, ya que «la ac­ti­va­ción de es­te tejido po­dría uti­li­zar­se pa­ra eli­mi­nar el so­bre­pe­so». Se­gún ex­pli­ca la in­ves­ti­ga­do­ra Nu­ria Ma­te­sanz, sus re­sul­ta­dos in­di­can que «las per­so­nas obe­sas pier­den es­ta ca­pa­ci­dad de ac­ti­var la gra­sa par­da o de trans­for­mar la gra­sa blanca en par­da y, por tan­to, de per­der pe­so me­dian­te es­te pro­ce­so».

Gra­sa ma­rrón ¿Y por qué ocu­rre es­te pro­ce­so? Ex­pli­ca Sa­bio que «pa­re­ce ser que las per­so­nas obe­sas tie­nen me­nos ca­pa­ci­dad de ac­ti­var es­ta gra­sa ma­rrón; es de­cir de que la gra­sa ma­rrón que pro­du­cen sea ca­paz de eli­mi­nar gra­sa en for­ma de ca­lor». Y a pe­sar de que ac­tual­men­te no se co­no­ce la cau­sa de es­ta me­nor res­pues­ta de la gra­sa de obe­sos, «nues­tros re­sul­ta­dos apun­tan a que es de­bi­do a que es­ta in­ca­pa­ci­dad de trans­for­mar la gra­sa blanca en par­da es­tá cau­sa­da por la pro­teí­na lla­ma­da MKK6, que es­tá au­men­ta­da en la gra­sa de las per­so­nas obe­sas». En la in­ves­ti­ga­ción que se pu­bli­ca en «Na­tu­re Com­mu­ni­ca­tions», gra­cias al em­pleo de mo­de­los ani­ma­les han po­di­do de­mos­trar que di­cha pro­teí­na pro­vo­ca que la gra­sa blanca no se pue­da trans­for­mar en par­da. Así, los ra­to­nes que ca­re­cen de es­ta pro­teí­na tie­nen una ma­yor can­ti­dad de gra­sa par­da y, en con­se­cuen­cia, se en­cuen­tran pro­te­gi­dos an­te la obe­si­dad al eli­mi­nar la ener­gía so­bran­te en for­ma de ca­lor.

Creo que nin­gu­na pas­ti­lla podrá sus­ti­tuir a una vi­da sa­lu­da­ble, Guadalupe Sa­bio Las in­ves­ti­ga­do­ras han de­mos­tra­do in­clu­so que la eli­mi­na­ción de es­ta pro­teí­na, una vez los ra­to­nes son obe­sos, ser­vi­ría pa­ra fre­nar la obe­si­dad y re­du­cir pe­so. To­dos es­tos da­tos con­fir­man que la MKK6 po­dría con­ver­tir­se en una diana te­ra­péu­ti­ca en la lu­cha con­tra la obe­si­dad. Ade­más, aña­de la in­ves­ti­ga­do­ra, «he­mos ob­ser­va­do en ra­to­nes que al eli­mi­nar es­ta pro­teí­na y pro­te­ger­los de la obe­si­dad, los pro­te­ge­mos tam­bién del desa­rro­llo de la dia­be­tes y del hí­ga­do gra­so».

¿Bas­ta­ría con el con­trol de es­ta pro­teí­na? Se­gún la in­ves­ti­ga­do­ra, siem­pre cuan­do ha­bla­mos de obe­si­dad lo pri­me­ro es in­ten­tar me­jo­rar la die­ta y au­men­tar el ejer­ci­cio. «Creo que nin­gu­na pas­ti­lla podrá sus­ti­tuir a una vi­da sa­lu­da­ble; por eso la me­jor for­ma de lu­char con­tra la obe­si­dad es co­mer de ma­ne­ra mo­de­ra­da y ha­cer ejer­ci­cio. Sin em­bar­go eso no qui­ta pa­ra que la obe­si­dad, al con­si­de­rar­se una en­fer­me­dad, ne­ce­si­te que es­tu­die­mos có­mo pre­ve­nir­la o tra­tar­la pues exis­ten tam­bién fac­to­res ge­né­ti­cos que con­di­cio­nan que sea­mos obe­sos, y no de­be­mos ol­vi­dar­lo». Pa­ra en­ten­der­lo con un sí­mil, la ex­per­ta di­ce que «el cán­cer de pul­món se com­ba­te con con­cien­cia­ción so­cial pa­ra que de­je­mos de fu­mar, pe­ro no qui­ta pa­ra que in­ten­te­mos cu­rar­lo una vez que apa­re­ce». En su opi­nión, los cau­ces son «pre­ve­nir la obe­si­dad con edu­ca­ción, pe­ro tam­bién te­ne­mos que bus­car so­lu­cio­nes pa­ra las per­so­nas que son obe­sas, bus­can­do me­di­ca­men­tos que les ayu­den a ba­jar el pe­so o a mi­ni­mi­zar los efec­tos per­ju­di­cia­les de la obe­si­dad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.