Las mu­je­res tie­nen más re­sis­ten­cia: pron­to su­pe­rarán a los hom­bres en los ma­ra­to­nes

Se sa­bía que de me­dia se fa­ti­gan me­nos en los ejer­ci­cios es­tá­ti­cos. Aho­ra un es­tu­dio re­pli­ca las con­clu­sio­nes pa­ra las ac­ti­vi­da­des más di­ná­mi­cas, co­mo co­rrer la prue­ba rei­na.

Corricolari es correr - - Visto En La Red - En www.el­con­fi­den­cial.com

“Nin­gu­na mu­jer pue­de co­rrer un ma­ra­tón”. La frase le do­lió a Kath­ri­ne Swit­zer ( más vi­nien­do de quien ve­nía, su en­tre­na­dor), pe­ro, so­bre to­do, ter­mi­nó de con­ven­cer­la. Se veía ca­paz de con­se­guir­lo, aun­que por aquel en­ton­ces - 1967es­ta­ba prohi­bi­do: so­lo era co­sa de hom­bres. “Fue­ra de mi ca­rre­ra”, le gri­tó el di­rec­tor del ma­ra­tón de Bos­ton mien­tras le arran­ca­ba el dor­sal. Lo de­más, es his­to­ria. Su no­vió pla­có al agresor, el mo­men­to que­dó in­mor­ta­li­za­do y ella se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer en com­ple­tar los 42 ki­ló­me­tros y 195 me­tros co­rrien­do.

Des­de en­ton­ces, la re­la­ción en­tre el se­xo fe­me­nino y la prue­ba rei­na no ha he­cho sino cre­cer a pa­sos agi­gan­ta­dos. 17 años más tar­de de la ges­ta de Swit­zer, en Los Án­ge­les 1984, co­rrie­ron por pri­me­ra vez en unos Juegos Olím­pi­cos. Es­te mis­mo año la ke­nia­na Mary Kei­tany ba­tió el ré­cord mun­dial en la ca­te­go­ría. Y, se­gún un nue­vo es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca ' Fi­so­lo­gía apli­ca­da, nu­tri­ción y me­ta­bo­lis­mo', es­ta pro­gre­sión va a se­guir el rit­mo lle­gan­do in­clu­so a su­pe­rar las mar­cas de los hom­bres. Pue­de que de me­dia sean más gran­des y fuer­tes, pe­ro las mu­je­res se lle­van el ga­to al agua en cuan­to a aguan­te se re­fie­re. En las me­di­cio­nes que se rea­li­zan tras las ca­rre­ras, las fé­mi­nas sue­len es­tar con­si­de­ra­ble­men­te me­nos can­sa­das que los hom­bres. Si en algún mo­men­to se lle­va­se a ca­bo una ul­tra-ma­ra­tón, su­peran­do la ci­fra de los 42 ki­ló­me­tros, lo más pro­ba­ble es que sea una mu­jer quien se suba a lo más al­to del po­dio. Lo de­mues­tra la in­ves­ti­ga­ción di­ri­gi­da por Brian Dal­ton, pro­fe­sor de neu­ro­fi­sio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, en Ca­na­dá, en la que le pi­die­ron a ocho hom­bres y nue­ve mu­je­res de edad y con­di­ción fí­si­ca si­mi­la­res rea­li­zar 200 re­pe­ti­cio­nes de una flexión de pie, un ejer­ci­cio que in­vo­lu­cra los múscu­los de la par­te pos­te­rior de la pier­na co­mo al ca­mi­nar. Aun­que los hom­bres em­pe­za­ron a rea­li­zar las fle­xio­nes más rá­pi­do… aquel rit­mo no du­ró mu­cho. La fa­ti­ga lle­gó an­tes

15% pa­ra ellos. Su ener­gía, con­clu­ye el es­tu­dio, se re­du­jo un más que la de las mu­je­res tras eje­cu­tar el mis­mo ejer­ci­cio una y otra vez. “Sa­be­mos des­de ha­ce tiem­po que las fé­mi­nas se fa­ti­gan me­nos du­ran­te las prue­bas iso­mé­tri­cas -ejer­ci­cios es­tá­ti­cos don­de las ar­ti­cu­la­cio­nes no se mue­ven, co­mo man­te­ner un pe­so-, pe­ro que­ría­mos sa­ber si es tam­bién era cier­to du­ran­te los mo­vi­mien­tos más di­ná­mi­cos”, se­ña­la Dal­ton. “Las mu­je­res pue­den du­rar más que los hom­bres por un am­plio mar­gen”, re­su­me. Es di­fí­cil que par­tien­do de las mismas con­di­cio­nes una mu­jer pue­da al­can­zar la mis­ma ca­pa­ci­dad de fuer­za y po­ten­cia que la de un hom­bre, sin em­bar­go qui­zá ten­ga­mos que cam­biar nues­tra ima­gen del su­per­co­rre­dor por la de una mu­jer que, co­mo de­mues­tra la cien­cia, aguan­ta to­do lo que le echen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.