Así en­tre­na un cuer­po de éli­te... ¡de ver­dad!

Corricolari es correr - - Visto En La Red - En www.el­mun­do.es

Cuar­tel Ge­ne­ral de la Uni­dad Mi­li­tar de Emer­gen­cias (UME) en la Ba­se Aé­rea de To­rre­jón (Ma­drid). Son las ocho de la ma­ña­na. Tras la for­ma­ción y el iza­do de la ban­de­ra, el sar­gen­to pri­me­ro Au­re lio U r res­ta­ra zu se s itú a a nte s us com­pa­ñe­ros pa­ra di­ri­gir el ca­len­ta­mien­to con el que, ca­da jor­na­da, ini­cia su pre­pa­ra­ción fí­si­ca. Hom­bros, ca­de­ras, ro­di­llas, to­bi­llos... Con los múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes lis­tas pa­ra comenzar el en­tre­na­mien­to, el gru­po sa­le a co­rrer. "Ca­da día, so­le­mos rea­li­zar en­tre 40 y 50 mi­nu­tos de ca­rre­ra con­ti­nua por la ba­se. Con es­te ti­po de se­sio­nes lo­gra­mos me­jo­rar nues­tra re­sis­ten­cia aer óbi­ca, fun­da­men­tal pa ra a gua ntar esas du­rí­si­mas jornadas a las que nos te­ne­mos que en­fren­tar du­ran­te nues­tras in­ter­ven­cio­nes en es­ce­na­rios muy com­pli­ca­dos", ex­pli­ca. Con­ce­bi­da "co­mo pun­ta de lan­za de la ac­ción del Es­ta­do en el cam­po de las emer­gen­cias", se­gún ex­pli­ca su je­fe, el te­nien­te ge­ne­ral Mi­guel Al­ca­ñiz Co­mas, la UME fue crea­da en 2005 y cuen­ta con 3.500 efec­ti­vos, adies­tra­dos fí­si­ca -y psi­co­ló­gi­ca­men­te- "pa­ra pre­ser­var la se­gu­ri­dad y el bie­nes­tar de los ciu­da­da­nos en ca­so de ca­tás­tro­fe, ca­la­mi­dad, gra­ve ries­go u otras ne­ce­si­da­des pú­bli­cas". Des­de su pri­me­ra sa­li­da, en ju­lio de 2007 pa­ra so­fo­car el fue­go de­cla­ra­do en Tejeda (Gran Ca­na­ria)-, ha te­ni­do que ha­cer fren­te a si­tua­cio­nes tan de­li­ca­das co­mo los in­cen­dios que el pa­sa­do ve­rano aso­la­ron Por­tu­gal -en cu­yas la­bo­res de ex­tin­ción par­ti­ci­pa­ron más de un cen­te­nar de sol­da­dos de la Uni­dad- o el re­cien­te te­rre­mo­to de Mé­xi­co, una mi­sión a la que se unie­ron 54 de sus miem­bros, es­pe­cia­li­za­dos en ta­reas de res­ca­te.

Jornadas de 12 ho­ras "Ca­si to­das las ope­ra­cio­nes en las que par­ti­ci­pa­mos -lu­cha con­tra el fue­go, inun­da­cio­nes y otras ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les- im­pli­can una enor­me fa­ti­ga, tan­to cor­po­ral co­mo men­tal. Du­ran­te 12 ho­ras se­gui­das, de día y de no­che, desa­rro­lla­mos un tra­ba­jo pa­ra el que so­le­mos em­plear, ade­más, un ma­te­rial muy pe­sa­do, co­mo man­gue­ras o mar­ti­llos hi­dráu­li­cos. A to­do es­to, hay que aña­dir la di­fi­cul­tad aña­di­da de la oro­gra­fía del te­rreno. Es du­rí­si­mo y, o es­tás muy bien pre­pa­ra­do, o se ha­ce im­po­si­ble so­por­tar­lo". Jun­to al 'run­ning', la na­ta­ción -ac­ti­vi­da­des car­dio­vas­cu­la­res con las que man­tie­nen a tono su re­sis­ten­cia-ola es­ca­la da en el ro­có­dro­mo de la Ba­se, el cross­fit se ha con­ver­ti­do en el mé­to­do ideal pa­ra con­se­guir el acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co que ne­ce­si­tan pa­ra aguan­tar el ex­te­nuan­te pa­li­zón que su­po­ne el desa­rro­llo de su la­bor. Nom­bre mar­ke­ti­niano tras el que se es­con­de una adaptación a lo bes­tia del en­tre­na­mien­to fun­cio­nal de to­da la vi­da, ade­re­za­do con pe­sas ru­sas -las fa­mo­sas 'kettle­bells'-, neu­má­ti­cos de ca­mión, ba­rras y ca­jo­nes de ma­de­ra, la dis­ci­pli­na les vie­ne co­mo ani­llo al de­do. "To­da la pre­pa­ra­ción fí­si­ca que rea­li­za­mos es­tá en­fo­ca­da a lle­var a ca­bo con sol­ven­cia nues­tro tra­ba­jo so­bre el te­rreno. El cross­fit nos ayu­da a po­ten­cia rto­dol oque ne­ce­si­ta­mos: re­sis­ten­cia car­dio­vas­cu­lar, res­pi­ra­to­ria y mus­cu­lar; fuer­za, fle­xi­bi­li­dad, po­ten­cia, ve­lo­ci­dad, agi­li­dad, coor­di­na­ción, equi­li­brio y precisión", re­la­ta Urres­ta­ra­zu. Pa­ra prac­ti­car­lo, ellos mis­mos se han mon­ta­do un 'box' en una de las na­ves de la Ba­se. "Aquí te­ne­mos to­do lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra en­tre­nar", afir­ma con or­gu­llo.

Mu­je­res

% La sol­da­do Ma­ría Gar­cía Cor­tés for­ma par­te de ese 7 de fé­mi­nas que in­te­gran en la ac­tua­li­dad la UME. En un cuer­po en el que la exi­gen­cia fí­si­ca es tan ele­va­da, ellas se em­plean al má­xi­mo pa­ra ren­dir a to­pe en ca­da se­sión. "En­tre­na­mos igual que ellos. Es­tá cla­ro que, ge­né­ti­ca­men­te son más fuer­tes, pe­ro in­ten­ta­mos aco­plar­nos a su rit­mo de ca­rre­ra", ase­gu­ra. Al igual que mu­chos de sus com­pa­ñe­ros, Gar­cía Cor­tés par­ti­ci­pa en com­pe­ti­cio­nes de­por­ti­vas en­tre los di­fe­ren­tes cuer­pos del Ejér­ci­to y en las que la UME de­ja pa­ten­te el óp­ti­mo es­ta­do fí­si­co de sus com­po­nen­tes. "Den­tro de po­co, se ce­le­bra el cam­peo­na­to de Es­pa­ña. ¡A ver qué tal nos va! -ex­cla­ma-. Lo mío es la na­ta­ción, por eso me sue­lo a apun­tar a las prue­bas de sal­va­men­to y so­co­rris­mo, en playa y tam­bién en pis­ci­na".

Prue­bas fí­si­cas Más allá de su es­ce­na­rio pro­fe­sio­nal, tam­bién son asi­duos de triatlo­nes, ma­ra­to­nes, cam­peo­na­tos de cross­fit y mar­chas ci­clis­tas po­pu­la­res. "Nos en­can­ta ha­cer de­por­te. Es nues­tra for­ma de vi­da", ase­gu­ran. Ca­da año, to­do el per­so­nal que in­te­gra la UME - in­de­pen­dien­te­men­te del car­go, el se­xo, los años o la la­bor que desem­pe­ñe allí- ha de so­me­ter­se a un re­co­no­ci­mien­to mé­di­co y a unas prue­bas fí­si­cas, que son "igua­les pa­ra to­do el mun­do pe­ro cu­yos ba­re­mos de­pen­den de la edad de ca­da uno", de­ta­lla es­te sar­gen­to pri­me­ro. ¿Cuá­les son esas prue­bas? "Se mi­de en cuán­to tiem­po po­de­mos co­rrer una dis­tan­cia de seis ki­ló­me­tros; cuán­tas ab­do­mi­na­les so­mos ca­pa­ces de ha­cer en tres mi­nu­tos y cuán­tas fle­xio­nes de bra­zos rea­li­za­mos en 120 se­gun­dos. Tam­bién te­ne­mos que com­ple­tar un cir­cui­to de agi­li­dad y ha­cer un test pa­ra de­mos­trar nues­tra sol­tu­ra acuá­ti­ca en una pis­ci­na olím­pi­ca (50 me­tros)".

Ali­men­ta­ción Aun­que no han de se­guir nin­gún ti­po de ré­gi­men de co­mi­das es­pe­cial, Urres­ta­ra­zu ase­gu­ra que se les acon­se­ja "lle­var una die­ta lo más equi­li­bra­da po­si­ble". La UME es "una uni­dad en la que la gen­te se cui­da mu­cho... ¡lle­va­mos una vi­da muy sa­na!". Pa­ra los que quie­ran to­mar no­ta de có­mo co­men es­tos cuer­pos de éli­te, aquí van sus re­co­men­da­cio­nes: "Em­pe­za­mos con un buen desa­yuno con fru­ta in­clui­da. En el al­muer­zo, no pue­den faltar los hi­dra­tos de car­bono ni tam­po­co las gra­sas que, apro­ve­cho la oca­sión pa­ra de­cir­lo, no son ma­las y las ne­ce­si­ta­mos pa­ra ti­rar de ellas du­ran­te el ejer­ci­cio ae­ró­bi­co. Las ce­nas no de­ben ser muy co­pio­sas y no es con­ve­nien­te abu­sar de la fru­ta por­que se convierte en azú­ca­res". Di­cho a la an­ti­gua usan­za: desa­yu­nar co­mo re­yes, al­mor­zar co­mo prín­ci­pes y ce­nar co­mo men­di­gos.

Los 3 fun­da­men­tos del mé­to­do Po­se

Los 3 fun­da­men­tos prin­ci­pa­les del mé­to­do Po­se son la po­si­ción (lo que sus se­gui­do­res lla­man el Po­se), la caí­da (in­cli­na­ción ha­cia de­lan­te) y la for­ma de le­van­tar las pier­nas. La po­si­ción (po­se): el Po­se es la ba­se de to­do el mé­to­do y es la po­si­ción que de­be­rías te­ner al em­pe­zar a co­rrer. La caí­da (fall): es una par­te fun­da­men­tal del mé­to­do Po­se, sin una caí­da óp­ti­ma no se pue­de co­rrer de una for­ma efi­cien­te y rá­pi­da. Es­te mé­to­do ha cal­cu­la­do que se el án­gu­lo per­fec­to de caí­da es de 22,5°. Le­van­tar las pier­nas ha­cia atrás (pull): se­gún el mé­to­do Po­se le­van­tar la pier­na es­ta re­la­cio­na­do con con­se­guir co­rrer más le­jos.

Ade­más de es­tos 3 fun­da­men­tos prin­ci­pa­les, el mé­to­do Po­se tie­ne al­gu­nas re­glas más: . Le­van­tar la pier­na ha­cia las ca­de­ras, usan­do los múscu­los pos­te­rio­res del mus­lo. . Man­te­ner po­co tiem­po el apo­yo en el sue­lo. . El apo­yo ini­cial de­be rea­li­zar­se con la par­te de­lan­te­ra del pie. . No to­car el sue­lo con los ta­lo­nes. . Evi­tar des­pla­zar el pe­so so­bre los de­dos del pie le­van­tan­do la pier­na cuan­do el pe­so es­tá en la planta del pie . Man­te­ner los to­bi­llos fi­jos con el mis­mo án­gu­lo . Man­te­ner las ro­di­llas fle­xio­na­das en to­do mo­men­to . Man­te­ner los pies de­trás de la lí­nea ver­ti­cal que crean las ro­di­llas. . Rea­li­zar zan­ca­das cor­tas. . Man­te­ner las ro­di­llas y los mus­los de­ba­jo del cuer­po, muy jun­tos y re­la­ja­dos. . Cen­trar la aten­ción en la for­ma de le­van­tar las pier­nas del sue­lo y no en la for­ma de apo­yar los pies. . No rea­li­zar los apo­yos con los de­dos de los pies . La gra­ve­dad, no los múscu­los, de­ci­den có­mo caen las pier­nas. . Man­te­ner los hom­bros, las ca­de­ras y los to­bi­llos en ali­nea­ción ver­ti­cal . El mo­vi­mien­to de los bra­zos es pa­ra man­te­ner el equi­li­brio, no pa­ra im­pul­sar­se ha­cia de­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.