Po­se, el mé­to­do con el que co­rrer más efi­cien­te y sin le­sio­nes

Téc­ni­ca de en­tre­na­mien­to con más de 40 años de his­to­ria.

Corricolari es correr - - Visto En La Red - En www.cmds­port.com

Prac­ti­car de­por­te no de­be es­tar aso­cia­do a pa­de­cer mo­les­tias o do­lo­res. Y, si se pro­du­cen, es por­que no se es­tá apli­can­do una téc­ni­ca de ca­rre­ra ade­cua­da. Así lo de­fien­den los se­gui­do­res del Mé­to­do Po­se, una téc­ni­ca de en­tre­na­mien­to que en­tre sus vir­tu­des pro­me­te co­rrer de for­ma más efi­cien­te y sin le­sio­nes.

62% En lo que lle­va­mos de año, el de los co­rre­do­res es­pa­ño­les se ha le­sio­na­do o ha pa­de­ci­do al­gu­na do­len­cia re­la­cio­na­da con el run­ning, se­gún cons­ta­ta la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na de De­por­te en es­te es­tu­dio. Y la gran ma­yo­ría de es­tas le­sio­nes se han de­bi­do a la apli­ca­ción de una ma­la téc­ni­ca de ca­rre­ra. Pa­ra Omar Ce­rón, en­tre­na­dor cer­ti­fi­ca­do en el Mé­to­do Po­se, el pro­ble­ma de que una gran ma­yo­ría de co­rre­do­res es­pa­ño­les se le­sio­ne de­bi­do a, bá­si­ca­men­te, co­rrer mal, tie­ne su ori­gen en la per­cep­ción que te­ne­mos del run­ning co­mo prác­ti­ca de­por­ti­va. “Pa­ra mu­chos, se tra­ta de po­ner­se unas za­pa­ti­llas y una equi­pa­ción con­cre­ta, y em­pe­zar a co­rrer. Así es fá­cil ol­vi­dar­se de que es un de­por­te y, co­mo tal, exi­ge una se­rie de con­di­cio­nes fí­si­cas, psí­qui­cas y el apren­di­za­je de téc­ni­cas”, se­ña­la.

Bue­na y ma­la téc­ni­ca

De en­tre to­do el apren­di­za­je que re­quie­re el co­rrer de for­ma ade­cua­da, lo prin­ci­pal es ad­qui­rir una bue­na téc­ni­ca de ca­rre­ra. Pa­ra el lo, exis­te inf inidad de in­for­ma­ción, tan­to a ni­vel es­cri­to co­mo vi­sual, en In­ter­net y en bi­blio­gra­fía, que tra­tan la cues­tión am­plia­men­te. Tam­bién es la ba­se en la que se sus­ten­tan la gran ma­yo­ría de pla­nes de en­tre­na­mien­to. Sin em­bar­go, des­ta­ca Omar Ce­rón, “en la ma­yo­ría de pla­nes y mé­to­dos de en­tre­na­mien­to, el apren­di­za­je de la téc­ni­ca de­pen­de del cri­te­rio del en­tre­na­dor. Lo que pa­ra un en­tre­na­dor pue­de ser con­si­de­ra­do una téc­ni­ca bue­na, pa­ra otro pue­de ser ma­la”. Y po­ne un ejem­plo: “Cuan­do un en­tre­na­dor te re­co­mien­da co­rrer con la ca­de­ra alta, ¿qué se en­tien­de por alta? No to­dos per­ci­bi­mos es­te da­to por igual. Mu­chos mé­to­dos de en­tre­na­mien­to se ba­san en ele­men­tos que dan lu­gar a in­ter­pre­ta­cio­nes y, con lo cual, el cri­te­rio va­ría se­gún quién lo im­par­ta”, opi­na. A lo que aña­de que: “Un ejer­ci­cio muy út i l es pe­dir a otras per­so­nas que te di­bu­jen co­rrien­do. En nin­gún di­bu­jo sal­drás re­pre­sen­ta­do de la mis­ma for­ma, por­que no to­dos te­ne­mos en men­te la mis­ma po­si­ción de al­guien co­rrien­do. Va­ría la po­si­ción de los bra­zos, los pies, la al­tu­ra de la ca­de­ra… No es igual que, por ejem­plo, si di­bu­jas a un por­te­ro pre­pa­ra­do pa­ra pa­rar un pe­nal­ti. La ma­yo­ría di­bu­ja­rán la mis­ma pos­tu­ra”.

La cues­tión es­tá en la pos­tu­ra

Pre­ci­sa­men­te, es­ta se­ría una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que di­fe­ren­cian al Mé­to­do Po­se, mé­to­do de en­tre­na­mien­to en el que Ce­rón es­tá es­pe­cia­li­za­do, con otras me­to­do­lo­gías. “El Mé­to­do Po­se ba­sa su apren­di­za­je en ele­men­tos con­cre­tos, co­mo el tra­ba­jo del cen­tro gra­vi­ta­cio­nal. A ni­vel de con­te­ni­do no apor­ta na­da nue­vo por­que la par­te me­cá­ni­ca de la téc­ni­ca de co­rrer siem­pre ha exis­ti­do, pe­ro en el Mé­to­do Po­se se ana­li­za qué pa­sa cuan­do una per­so­na co­rre, tan­to a ni­vel téc­ni­co, co­mo pos­tu­ral, fí­si­co…”. En otras pa­la­bras, “se es­tu­dia la ana­to­mía del cuer­po y su re­la­ción con las fuer­zas gra­vi­ta­cio­na­les en el mo­men­to de co­rrer”. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca de es­te mé­to­do, se­ña­la Ce­rón, es que “es el úni­co que ba­sa to­da su en­se­ñan­za en un mar­co cien­tí­fi­co pro­ba­do”, que a su vez, “ga­ran­ti­za una ca­rre­ra efi­cien­te y se re­du­ce al mí­ni­mo la po­si­bi­li­dad de pa­de­cer le­sio­nes de­ri­va­das de la ca­rre­ra”. De he­cho, ase­gu­ra que “lle­vo sie­te años co­rrien­do con

es­te es­te mé­to­do yen to­do es­te tiem­po no he pa­de­ci­do nin­gu­na le­sión ”.

Me­to­do­lo­gía de apren­di­za­je El en­tre­na­dor avi­sa que no se tra­ta de un mé­to­do de en­tre­na­mien­to rá­pi­do de in­terio­ri­zar .“Re­quie­re su tiem­po. Mí­ni­mo 12 se­ma­nas pa­ra adap­tar el cuer­po ala me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo, y de ahí, has­ta 12 me­ses pa­ra con­se­guir una mo­vi­li­dad óp­ti­ma”. Tam­bién se­ña­la que es po­si­ble apren­der­la téc­ni­ca de for­ma au­to­di­dac­ta, aun­que opi­na que “siem­pre ayu­da­rá la mirada ob­je­ti­va de un en­tre­na­dor que co­rri­ja y do­te de sen­ti­do a los ejer­ci­cios que se rea­li­zan ”. El apren­di­za­je del mé­to­do cons­ta de tres fa­ses pri­mor­dia­les. Una pri­me­ra en la que se tra­ba­ja la téc­ni­ca de ca­rre­ra. “Cons­ta de ejer­ci­cios pa­ra lle­var al co­rre­dor a efec­tuar una pi­sa da na­tu­ral ya des­ha­cer­se de vi­cios co­mo pi­sar de ta­lón, que pue­de ser que nos pa­rez­ca có­mo­do por­que las za­pa­ti­llas de hoy en día pro­te­gen bien del im­pac­to, pe­ro ala lar­ga es da­ñino pa­ra nues­tro cuer­po”. Es qui­zás la fase que re­quie­re de más tiem­po y de­di­ca­ción, opi­na el en­tre­na­dor, quien se­ña­la que lo más cos­to­so es“des­acos­tum­brar al cuer­po a co­rrer mal ”. Ló­gi­ca­men­te, cuan­tos más vi­cios se ha­yan ad­qui­ri­do, más cos­ta­rá in­terio­ri­zar el nue­vo apren­di­za­je. La se­gun­da fase se cen­tra“en el es­tu­dio de có­mo se ge­ne­ra el mo­vi­mien­to y la in­ter­ac­ción con la gra­ve­dad. De­tec­tar el cen­tro de gra­ve­dad y ser cons­cien­te de có­mo se mue­ve el cuer­po mien­tras se co­rre”. Por úl­ti­mo, la ter­ce­ra fase se ba­sa en la apli­ca­ción prác­ti­ca de la teo­ría apren­di­da. “Ge­ne­rar un mo­vi­mien­to úni­co con to­do el cuer­po pa­ra co­rrer de for­ma efi­cien­te y sin do­lo­res ”.

Siem­pre hay mar­gen de me­jo­ra O mar Ce­rónd es­ta­ca que el Mé­to­do Po­se es­tá re­co­men­da­do pa­ra to­do ti­po de co­rre­do­res y con to­do ti­po de ni­ve­les de téc­ni­ca. Si bien re­co­no­ce que“atrae más alas per­so­nas que han pa­de­ci­do algún pro­ble­ma o do­len­cia y quie­ren me­jo­rar ”. Ase­gu­ra que“por muy bue­na téc­ni­ca que se ten­ga, siem­pre hay mar­gen de me­jo­ra”, me­jo­ra ”, aun­que ló­gi­ca men­te“lo per­ci­bi­rá an­tes el co­rre­dor con más te­rreno pa­ra pro­gre­sar ”. So­bre la cues­tión de si es ade­cua­do pro­bar es­te mé­to­do si se pa­de­ce ac­tual­men­te al­gu­na mo­les­tia o do­len­cia, Ce­rón­reit eras u an­te­rior afir­ma­ción de que“el ori­gen de prác­ti­ca­men­te to­das las do­len­cias pro­vie­ne de una ma­la téc­ni­ca. Cuan­to más se apli­que esa ma­la téc­ni­ca, más su­fri­rá el cuer­po y más do­lo­res apa­re­ce­rán ”. Pa­ra a firmar que“cuan­do se cambia la téc­ni­ca, las so­bre car­gas y otras do­len­cias en ro­di­llas, ca­de­ras, glú­teos yen de­fi­ni­ti­va to­dos los do­lo­res de ori­gen me­cá­ni­co de­sa­pa­re­cen ”.

Las pri­sas no son bue­nas

Con to­do, el en­tre­na­dor avi­sa que se tra­ta de un mé­to­do que re­quie­re de un pro­ce­so de apren­di­za­je y adaptación. “En la so­cie­dad ac­tual ten­de­mos a bus­car en ex­ce­so la in­me­dia­tez y los re­sul­ta­dos rá­pi­dos, pe­ro es una men­ta­li­dad que no es com­pa­ti­ble con Po­se. Un co­rre­dor no pue­de pre­ten­der pre­pa­rar­se con el Mé­to­do Po­se pa­ra una ca­rre­ra que co­rre­rá den­tro de tres se­ma­nas. Cuan­do se fuer­za y se co­rre de­ma­sia­do es cuan­do apa­re­cen pro­ble­mas”, ad­vier­te. Así, Ce­rón cal­cu­la que el Mé­to­do re­quie­re de unas 12 se­ma­nas de apren­di­za­je, con tres o cua­tro se­sio­nes por se­ma­na yu­nap ro gre­sió­na­rit mo­len to. Ha­cia los 12 me­ses, se ha­brá com­ple­ta­do la adaptación de los tejidos, mus­cu­la­tu­ra y pos­tu­ra del cuer­po, y con­se­guir“una mo­vi­li­dad de­cen­te ”, aña­de el en­tre­na­dor cer­ti­fi­ca­do, quien con­clu­ye que “si se si­gue una pro­gre­sión sin pri­sas, se no­ta una me­jo­ra, se co­rre de for­ma efi­cien­te y sin do­lo­res ”. Pa­ra pro­fun­di­za­ren el Mé­to­do Po­se exis­te un li­bro rea­li­za­do por el crea­dor del mé­to­do, elDr. Ni­cho­las Ro­ma­nov, quien desa­rro­lló la me­to­do­lo­gía a prin­ci­pios de los años 70, así co­mo un DVD, que lle­van por tí­tu­lo el nom­bre de la me­to­do­lo­gía. A ni­vel in­ter­na­cio­nal, ade­más, exis­te una red de en­tre­na­dor es certificados, sien­do uno de ellos Omar Ce­rón. Ya ni­vel es­pa­ñol, ade­más, se pue­de en­con­trar el apren­di­za­je del mé­to­do en al­gu­nos bo­xes de Cross­fit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.