Tips pa­ra com­ba­tir los ner­vios pre­com­pe­ti­ción

Corricolari es correr - - De Todo Un Poco -

Des­pués de un lar­go en­tre­na­mien­to se acer­ca el día de la com­pe­ti­ción y por supuesto que los ner­vios apa­re­cen con esas an­sias de que­rer co­rrer. El es­trés y los ner­vios van a es­tar pre­sen­te siem­pre, sea­mos prin­ci­pian­tes o ve­te­ra­nos. Los ner­vios pre­com­pe­ti­ción son al­go muy di­fí­cil de ha­cer des­apa­re­cer. Lo im­por­tan­te no es ha­cer­los des­apa­re­cer, lo ver­da­de­ra­men­te des­ta­ca­do an­te es­te ti­po de si­tua­cio­nes es con­tro­lar­los, ya que en el mo­men­to en el que so­mos ca­pa­ces de con­tro­lar un sen­ti­mien­to co­mo lo son los ner­vios, se­gu­ra­men­te po­de­mos ma­ne­jar la ca­rre­ra de una for­ma tal que nos ge­ne­re un be­ne­fi­cio. Así, uno de los tips pa­ra ma­ne­jar los ner­vios es co­no­cer el re­co­rri­do. Si an­ti­ci­pa­mos có­mo va ser la ca­rre­ra, po­de­mos vi­sua­li­zar an­tes de la com­pe­ti­ción los tra­mos que co­rre­re­mos, ya que así po­de­mos sa­ber que cur­va, subida o llano es­ta­rá pre­sen­te y no nos lle­va­re­mos nin­gu­na sorpresa. Otro tip im­por­tan­tí­si­mo es la pre­pa­ra­ción de la equi­pa­ción un día an­tes de la com­pe­ti­ción. Pro­ba­ble­men­te mu­chos ha­cen es­to, sin em­bar­go, pa­ra los que no, es pre­fe­ri­ble ha­cer una lis­ta con to­do lo re­fe­ren­te a la ca­rre­ra en la no­che o el día an­te­rior. Las medias, to­da la ropa, las za­pa­ti­llas, el chip, y los de­más accesorios que ten­ga­mos co­mo el re­loj GPS, los au­ri­cu­la­res y la música, en fin, to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra te­ner de cier­ta for­ma con­tro­la­dos los ner­vios, el ca­so es que cuan­do es­te­mos en la lí­nea de sa­li­da, no sin­ta­mos tan­to es­trés. Lle­gar con su­fi­cien­te tiem­po al lu­gar tam­bién es ne­ce­sa­rio, ya que la ma­yo­ría de las oca­sio­nes ne­ce­si­ta­mos tiem­po ex­tra pa­ra guar­dar to­do, si va­mos en co­che ne­ce­si­ta­mos en­con­trar un lu­gar pa­ra apar­car; lo im­por­tan­te aquí es no lle­gar tar­de ni tam­po­co con el tiem­po jus­to, ya que no sa­be­mos qué si­tua­ción se nos pue­da pre­sen­tar an­tes. Fi­nal­men­te, es­tan­do en la lí­nea de sa­li­da lo que res­ta es dis­fru­tar de la com­pe­ti­cióny sa­lir a dar­lo to­do. Aho­ra es ne­ce­sa­rio co­rrer, re­cor­dar esos mo­men­tos de es­fuer­zo du­ran­te los en­tre­na­mien­tos y nun­ca ren­dir­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.