El adel­ga­za­mien­to lo­ca­li­za­do ¿es real o no?

Corricolari es correr - - De Todo Un Poco -

Hay un gran evi­den­cia que de­mues­tra que el adel­ga­za­mien­to lo­ca­li­za­do o re­duc­ción de gra­sa lo­ca­li­za­da no es real. El adel­ga­za­mien­to lo­ca­li­za­do es la idea de que se pue­de per­der, eli­mi­nar o que­mar la gra­sa acu­mu­la­da en el área que es­tá en­tre­nan­do, por ejem­plo: rea­li­zar ab­do­mi­na­les pa­ra apun­tar la que­ma de gra­sa en el área ab­do­mi­nal.

Pe­ro, un es­tu­dio re­cien­te sa­lió di­cien­do lo con­tra­rio, que el adel­ga­za­mien­to lo­ca­li­za­do es real­men­te real. Lo que di­fe­ría en el es­tu­dio de to­do lo de­más es la for­ma en que se en­tre­na. Y la di­fe­ren­cia no es po­ca. Las per­so­nas del gru­po de es­tu­dio (16 mu­je­res inac­ti­vas de en­tre 27 y 31 años de edad) bá­si­ca­men­te en­tre­na­ron las pier­nas se­gui­do por el ciclismo de 30 mi­nu­tos, o en­tre­na­ron la par­te su­pe­rior del cuer­po se­gui­do por el ciclismo de 30 mi­nu­tos. Las que en­tre­na­ron las pier­nas se­gui­das por la mo­da­li­dad car­dio per­die­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más gra­sa en la par­te in­fe­rior del cuer­po fren­te a la par­te su­pe­rior del cuer­po. Del mis­mo mo­do, las que en­tre­na­ron la par­te su­pe­rior del cuer­po se­gui­do de car­dio per­die­ron más gra­sa su­pe­rior del cuer­po fren­te a la par­te in­fe­rior del cuer­po. Es­to in­di­ca que la que­ma de gra­sa lo­ca­li­za­da po­dría ocu­rrir si en­tre­na­mos una par­te del cuer­po don­de que­re­mos per­der gra­sa, se­gui­do de car­dio. Por ejem­plo, en­tre­na­mien­to de ab­do­mi­na­les se­gui­do de car­dio. Creo que in­clu­so si, es­te úl­ti­mo es­tu­dio se hi­zo tan­tas ve­ces que ya con­fir­mo su va­li­dez. Si­guen sien­do vá­li­dos los detalles, y uno no de­be ha­cer cual­quier co­sa pa­ra rea­li­zar 30 mi­nu­tos de car­dio des­pués del en­tre­na­mien­to pa­ra tra­tar de re­du­cir la gra­sa mo­les­ta. So­bre to­do por­que la in­ves­ti­ga­ción ha de­mos­tra­do una y otra vez que un mon­tón de car­dio es per­ju­di­cial pa­ra su me­jo­ra. Nues­tra ma­yor preo­cu­pa­ción en la pér­di­da de gra­sa es man­te­ner un dé­fi­cit de ca­lo­rías. Si es­to se ha­ce, to­da la gra­sa se re­du­ci­rá con el tiem­po, in­clu­so en las áreas di­fí­ci­les. Al de­cir eso, si es­tá ha­cien­do die­ta, y ya es­tá ha­cien­do car­dio 2 ve­ces a la se­ma­na du­ran­te 30 mi­nu­tos, en­ton­ces pue­de pro­bar a ha­cer­lo des­pués de en­tre­nar las pier­nas. Eso es un ejem­plo en el ca­so que qui­sie­ra apun­tar po­ten­cial­men­te la gra­sa en la par­te in­fe­rior del cuer­po. Eso es sim­ple­men­te in­for­ma­ti­vo. Pro­ba­ble­men­te no po­dre­mos sa­ber más du­ran­te un tiem­po asi que lo me­jor es ex­pe­ri­men­tar con su pro­pio cuer­po si lo desea, so­lo re­cor­dar­le que no ha­ce fal­ta ha­cer mu­cho/de­ma­sia­do car­dio por­que al fi­nal ha­rá más da­ño que bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.