Con­se­jos pa­ra ha­cer trail co­rrien­do con su pe­rro

Corricolari es correr - - De Todo Un Poco -

Có­mo man­te­ner a su mas­co­ta hi­dra­ta­da, sa­lu­da­ble y libre de le­sio­nes Co­rrer con su pe­rro pue­de ser una de las ac­ti­vi­da­des más gra­ti­fi­can­tes; sin em­bar­go, es im­por­tan­te ase­gu­rar que los días de ve­rano no se lle­ven lo me­jor de us­ted (o de su me­jor ami­go): los pe­rros pue­den so­bre­ca­len­tar­se fá­cil­men­te, se fa­ti­gan e in­clu­so lle­gar a co­rrer de­ma­sia­do pa­ra su sa­lud.

¿Exis­te de­ma­sia­do ki­lo­me­tra­je pa­ra un pe­rro? Sí. Al­gu­nas ra­zas de pe­rros sim­ple­men­te no de­ben co­rrer mu­cha dis­tan­cia, in­de­pen­dien­te­men­te de las me­tas de en­tre­na­mien­to de su due­ño. Los pe­rros de pas­to­reo y te­rrier, co­mo los Pas­to­res Aus­tra­lia­nos y los Bor­der Co­llies, son ge­ne­ral­men­te los más ade­cua­dos pa­ra co­rrer lar­gas dis­tan­cias; mien­tras que a los pe­rros de los gru­pos "no de­por­ti­vos", co­mo los Po­me­ra­nios y los Chihuahuas, pro­ba­ble­men­te les va­ya me­jor dan­do un pa­seo por el ba­rrio. La Dra. Jus­ti­ne Lee, es­pe­cia­lis­ta en cui­da­dos crí­ti­cos de emer­gen­cia cer­ti­fi­ca­da por la jun­ta ve­te­ri­na­ria, to­xi­có­lo­ga y co­rre­do­ra, re­co­mien­da con­si­de­rar el ti­po de cuer­po de su mas­co­ta. Los pe­rros lar­gos y del­ga­dos tien­den a es­tar me­jor equi­pa­dos pa­ra co­rrer. Las ra­zas cor­tas, ba­jas y grue­sas son más pro­pen­sas a su­frir le­sio­nes si co­rren más de dos o tres ki­ló­me­tros con­se­cu­ti­vos. Otra in­di­ca­ción de si su pe­rro no es ade­cua­do pa­ra co­rrer: si tie­ne la na­riz com­pri­mi­da o ron­qui­dos. Es­tas cua­li­da­des sig­ni­fi­can que su pe­rro es pro­ba­ble­men­te bra­quio­sis­tó­li­co: las fo­sas na­sa­les son pe­que­ñas y no pue­den aco­mo­dar la res­pi­ra­ción pro­fun­da."in­clu­so aun­que su pe­rro tie­ne un cuer­po ade­cua­do pa­ra el ejer­ci­cio, si ron­ca, que su ve­te­ri­na­rio com­prue­be los pul­mo­nes y la trá­quea pa­ra eva­luar las ca­pa­ci­da­des de en­tre­na­mien­to", di­ce la Dra. Lee. El car­tí­la­go de cre­ci­mien­to de ca­cho­rros de al­re­de­dor de 13 a 15 me­ses es­tá aún en for­ma­ción, y co­rrer mu­cho an­tes de que se for­me pue­de ser pe­li­gro­so. Una vez que su ca­cho­rro es lo su­fi­cien­te­men­te ma­yor, co­mien­ce len­to y pe­rio­dos cor­tos, au­men­tan­do gra­dual­men­te el rit­mo, ase­gu­rán­do­se de que su pe­rro pue­de man­te­ner­lo con fa­ci­li­dad. La co­rre­do­ra, en­tre­na­do­ra y di­rec­to­ra de ca­rre­ra Krissy Moehl co­men­zó a co­rrer con su ca­cho­rro, PD, cuan­do te­nía un año. Co­men­zó con 30 – 50 ki­ló­me­tros se­ma­na­les y gra­dual­men­te fue au­men­tan­do. "El ki­lo­me­tra­je de­pen­de", di­ce Moehl. "Nun­ca he co­rri­do con ella más de 25 ki­ló­me­tros... No creo que ella ne­ce­si­te co­rrer más de eso". En­tre­ne a su mas­co­ta co­mo se en­tre­na a us­ted mis­mo (o mu­cho más sua­ve si es de los que pien­sa que el do­lor es un signo de me­jo­ra). De­bi­do a que no le pue­de pre­gun­tar a su mas­co­ta si es­tá can­sa­da, do­lo­ri­da o se­dien­ta, de­be es­tar aten­to a los cam­bios de com­por­ta­mien­to. Si su ami­go pe­lu­do es­tá co­rrien­do de­trás de us­ted y no de­lan­te de us­ted o a su la­do, le es­tá di­cien­do "no quie­ro co­rrer más".

Có­mo evi­tar le­sio­nes Apren­da so­bre las le­sio­nes co­mu­nes aso­cia­das con la ra­za de su pe­rro y si co­rrer po­dría ser un fac­tor agra­van­te. Por ejem­plo, a me­nu­do se cree que los hus­kies y los gal­gos son gran­des com­pa­ñe­ros de ca­rre­ra, pe­ro son pro­pen­sos al so­bre­ca­len­ta­mien­to y la mio­pa­tía (la rup­tu­ra del múscu­lo y la sub­se­cuen­te li­be­ra­ción de po­ta­sio) si co­rren de­ma­sia­do. "Re­cuer­de que los gal­gos son cria­dos pa­ra co­rrer dis­tan­cias cor­tas", di­ce la Dra. Lee. "Cuan­do co­rren, nun­ca es mu­cho más de un ki­ló­me­tro". Al­gu­nas ra­zas son pro­pen­sas a la dis­pla­sia de ca­de­ra (una en­fer­me­dad en la que la ar­ti­cu­la­ción de la ró­tu­la no en­ca­ja co­rrec­ta­men­te), co­mo el la­bra­dor re­trie­ver y los pas­to­res ale­ma­nes. Mu­chas ra­zas tam­bién desa­rro­llan ar­tri­tis con la ve­jez.

Evi­te el so­bre­ca­len­ta­mien­to Moehl se man­tie­ne cer­ca de fuen­tes de agua cuan­do co­rre con PD, y si ha­ce de­ma­sia­do ca­lor la ani­ma a tum­bar­se en el agua. Tam­bién co­rre du­ran­te las par­tes más fres­cas del día y se ase­gu­ra de te­ner un mon­tón de agua pa­ra man­te­ner hi­dra­ta­dos a am­bos. Los pe­rros su­dan prin­ci­pal­men­te a tra­vés de ja­deo, y re­gu­lan su tem­pe­ra­tu­ra con sus pa­tas, por lo que es muy im­por­tan­te man­te­ner a su pe­rro bien hi­dra­ta­do y fresco. No de­je que su pe­rro co­rra con una pe­lo­ta (u otro ju­gue­te) en su bo­ca, ya que no se­rá ca­paz de re­gu­lar de

% ma­ne­ra efi­cien­te la tem­pe­ra­tu­ra. "Si la tem­pe­ra­tu­ra pa­sa de los 35 gra­dos y la hu­me­dad es ma­yor al 60 , ha­ce de­ma­sia­do ca­lor pa­ra co­rrer con su pe­rro", di­ce la Dra. Lee. "En Min­ne­so­ta he vis­to gol­pes de ca­lor en pe­rros a 26 gra­dos. Si las dis­tan­cias son cor­tas es­tá bien, pe­ro na­da de­ma­sia­do lar­go. Ami­gos míos han per­di­do pe­rros en un cli­ma de 30 gra­dos. Una vez que a un pe­rro le da un gol­pe de ca­lor y fa­llan los ór­ga­nos, el pro­nós­ti­co es te­rri­ble". ¿Có­mo pue­de sa­ber si su pe­rro es­tá ago­ta­do o se so­bre­ca­lien­ta? "Ani­mo a los due­ños a es­tar aten­tos de si su pe­rro ja­dea ex­ce­si­va­men­te, si las en­cías son os­cu­ras y si la len­gua es­tá col­gan­do ha­cia fue­ra" di­ce la Dra. Lee, "es­tas son se­ña­les de que el pe­rro es­tá de­ma­sia­do ca­lien­te o ago­ta­do". Us­ted tam­bién po­dría no­tar la di­la­ta­ción na­sal, ori­na con­cen­tra­da (co­lor de la ori­na más os­cu­ra), la piel en­ro­je­ci­da en el vien­tre o sim­ple­men­te que su pe­rro es­tá ca­lien­te al tac­to. To­dos es­tos sig­nos sig­ni­fi­can que es ho­ra de vol­ver a ca­sa.

Re­cu­pe­ra­ción Re­cuer­de que los pe­rros no tie­nen el co­no­ci­mien­to pa­ra no se­guir co­rrien­do es­tan­do fa­ti­ga­dos o le­sio­na­dos co­mo sus ho­mó­lo­gos de dos pier­nas. Por lo tan­to, si su pe­rro es­tá li­ge­ra­men­te he­ri­do o ne­ce­si­ta re­cu­pe­rar­se des­pués de co­rrer bas­tan­te, con­si­de­re dar unos cuan­tos pa­seos en vez de rea­li­zar esos re­co­rri­dos e in­clu­ya bas­tan­te tiem­po de des­can­so.

Sin co­rrea y de camino A me­nu­do, los co­rre­do­res no usan la co­rrea pa­ra co­rrer; sin em­bar­go, es una res­pon­sa­bi­li­dad adi­cio­nal pa­ra el due­ño del pe­rro. No so­lo de­be com­pro­bar las re­glas del cir­cui­to pa­ra co­rrer con un pe­rro, sino que ade­más de­be ase­gu­rar­se de que su mas­co­ta no mo­les­te a otros co­rre­do­res y que re­gre­se de for­ma se­gu­ra con us­ted cuan­do lo lla­me. "Mi re­gla ge­ne­ral" di­ce la Dra.. Lee, "es que si no pue­de com­pro­me­ter­se a dos ni­ve­les de obe­dien­cia, no de­be­ría te­ner un pe­rro. Los ca­cho­rros tie­nen que sa­ber co­man­dos bá­si­cos co­mo "sien­ta", " quie­to" y "suel­ta". "Suel­ta" es uno de los co­man­dos más im­por­tan­tes pa­ra los co­rre­do­res de mon­ta­ña. Se evi­ta­rá co­rrer a to­da ve­lo­ci­dad, pe­li­gro­sos en­cuen­tros con la vi­da sil­ves­tre, me­ter­se por otras ca­lles co­rrien­do y mo­les­tan­do a otros co­rre­do­res. "Si su mas­co­ta no obe­de­ce, siem­pre de­be te­ner­la su­je­ta a una co­rrea".

El que­so cot­ta­ge es un ti­po de cua­ja­da de sa­bor sua­ve, cre­mo­so y con tex­tu­ra gra­nu­la­da. A pe­sar de que pue­de evo­car re­cuer­dos de las die­tas pa­sa­das, se vuel­ve a con­ver­tir en una ra­zón pa­ra in­cor­po­rar­lo en su me­nú, ya que es al­to en pro­teí­nas y ba­jo en ca­lo­rías y azú­car.

% Lo pue­des con­se­guir en di­fe­ren­tes ni­ve­les de gra­sa. Por ejem­plo, una ta­za de que­so cot­ta­ge al 2 tie­ne 194 ca­lo­rías, 5 gra­mos de gra­sa y 8 gra­mos de azú­car. Lo pue­de in­ge­rir con fru­tas, ve­ge­ta­les o pan in­te­gral. Se­gún Joan Sal­ge Bla­ke, pro­fe­sor clí­ni­co en la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, el cot­ta­ge ha re­gre­sa­do por ser una bue­na fuen­te de po­ta­sio, ade­más de ser eco­nó­mi­ca­men­te ac­ce­si­ble pa­ra to­dos.

2. Acei­te de so­ja El acei­te de co­co es más co­no­ci­do y usa­do que el acei­te de so­ja; sin em­bar­go la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na del Co­ra­zón con­si­de­ró re­cien­te­men­te que el acei­te de co­co no es muy sa­lu­da­ble de­bi­do a los al­tos ni­ve­les de gra­sa sa­tu­ra­da que con­tie­ne, lo cual ha­ce que au­men­tes no só­lo el co­les­te­rol bueno HDL, sino que tam­bién au­men­ta el co­les­te­rol ma­lo LDL. Por ello, le re­co­men­da­mos que use el acei­te de so­ja, el cual se­gún Bla­ke es más sa­lu­da­ble y ri­co en fuen­tes de gra­sas po­li­in­sa­tu­ra­das y gra­sas mo­no­in­sa­tu­ra­das que le ayu­dan a ele­var

% el co­les­te­rol bueno y ba­jar el ma­lo. És­te con­tie­ne só­lo un 15 de gra­sas sa­tu­ra­das, en

% com­pa­ra­ción con el 90 de gra­sas sa­tu­ra­das que po­see el acei­te de co­co. Por otra par­te, el acei­te de so­ja re­fi­na­do tie­ne un pun­to de hu­mo muy al­to de apro­xi­ma­da­men­te 232 a 257° cen­tí­gra­dos, con­vir­tién­do­lo en una bue­na op­ción pa­ra co­ci­nar a al­tas tem­pe­ra­tu­ras y evi­ta que se da­ñen los nu­trien­tes de los ali­men­tos.

3. Ca­la­ba­za La ca­la­ba­za es una hor­ta­li­za con al­to con­te­ni­do de fi­bra, ri­ca en vi­ta­mi­nas co­mo la C y E y ade­más con­tie­ne be­ta ca­ro­teno una im­por­tan­te fuen­te de vi­ta­mi­na A. Una ta­za de ca­la­ba­za con­tie­ne 30 ca­lo­rías y 3 gra­mos de azú­car.

% Con­su­mir una ta­za de ca­la­ba­za le pro­por­cio­na un 197 de la do­sis dia­ria de vi­ta­mi­na A que re­quie­re su or­ga­nis­mo pa­ra ayu­dar­le a man­te­ner su vi­sión sa­na y su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co fuer­te. Ade­más, con es­ta de­li­cio­sa hor­ta­li­za pue­de pre­pa­rar cre­mas, be­bi­das, pas­tas... en­tre otros.

4. Zu­mo de uva La in­ves­ti­ga­ción de­mues­tra que los zu­mos de uva ro­ja o púr­pu­ra son ricos en an­ti­oxi­dan­tes y pue­den pro­por­cio­nar­te be­ne­fi­cios si­mi­la­res a los del vino tin­to, pre­vi­nién­do­te de da­ños en los va­sos san­guí­neos y ayu­dán­do­le a me­jo­rar su sa­lud car­día­ca y pre­sión ar­te­rial. Le re­co­men­da­mos par­ti­cu­lar­men­te to­mar un va­so de agua con gas y agre­gar­le 3 cu­cha­ra­das de zu­mo de uva. Es­ta be­bi­da a par­te de re­fres­car­le le pro­por­cio­na 28 ca­lo­rías y 7 gra­mos de azú­car.

5. Arán­da­nos Es­ta ma­ra­vi­llo­sa fru­ta apor­ta di­ver­sos be­ne­fi­cios a su sa­lud ya que con­tie­nen proan­to­cia­ni­di­nas o PAC, las cua­les ayu­dan a man­te­ner su tracto uri­na­rio sa­lu­da­ble, ade­más de ser un ri­co an­ti­oxi­dan­tes ca­paz de ayu­dar­le a dis­mi­nuir in­fla­ma­cio­nes que con­du­cen a pa­de­cer de en­fer­me­da­des cró­ni­cas. Una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la re­vis­ta An­tio­xi­dants en­con­tró que los arán­da­nos tie­nen efec­tos que in­hi­ben al­gu­nos ti­pos de cán­cer, in­clu­yen­do el de prós­ta­ta, ve­ji­ga, colon, estómago y lin­fo­ma. Por otra par­te, la Uni­ver­si­dad de Ro­ches­ter Me­di­cal Cen­ter en­con­tró que con­su­mir arán­da­nos pro­te­ge su sa­lud dental al im­pe­dir que las bac­te­rias se ad­hie­ran a sus dien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.