¿Qué ha­cer si tie­ne el me­nis­co ro­to?

Corricolari es correr - - De Todo Un Poco -

Mu­chos he­mos pa­sa­do por el mal tra­go de acu­dir al trau­ma­tó­lo­go por un do­lor de ro­di­lla y des­pués de va­rias prue­bas el diag­nós­ti­co sea ro­tu­ra de me­nis­co.

En­ton­ces apa­re­ce una pre­gun­ta. ¿Es ne­ce­sa­rio ope­rar­se o se pue­de so­lu­cio­nar de una for­ma me­nos agresiva? Es­ta de­ci­sión de­be ser ra­zo­na­da por el trau­ma­tó­lo­go con el pa­cien­te que por supuesto ten­drá la ul­ti­ma pa­la­bra. Pa­ra po­der ele­gir la me­jor op­ción es­te ar­tícu­lo in­ten­ta­rá es­cla­re­cer qué al­ter­na­ti­vas hay cuan­do uno tie­ne el me­nis­co ro­to y cual es la me­jor elec­ción pa­ra ca­da pa­cien­te. En primer lu­gar es ne­ce­sa­rio es­cla­re­cer qué es y so­bre to­do pa­ra qué sir­ven los me­nis­cos. És­tos son car­tí­la­gos que for­man par­te de la ar­ti­cu­la­ción de la ro­di­lla, se en­cuen­tran in­ter­pues­tos en­tre los cón­di­los fe­mo­ra­les y las su­per­fi­cies ti­bia­les. Es­tán di­se­ña­dos pa­ra tras­mi­tir las fuer­zas ejer­ci­das por la ar­ti­cu­la­ción sin que se pro­duz­can da­ños en el car­tí­la­go ar­ti­cu­lar y par­ti­ci­pan en la dis­tri­bu­ción de las car­gas, la es­ta­bi­li­dad ar­ti­cu­lar, la ab­sor­ción de im­pac­tos y la lu­bri­ca­ción ar­ti­cu­lar. En resumen son ele­men­tos fun­da­men­ta­les pa­ra pre­ser­var el car­tí­la­go ar­ti­cu­lar ga­ran­ti­zan­do la fun­ción ar­ti­cu­lar y pre­vi­nien­do la apa­ri­ción de la ar­tro­sis. Pa­ra que el diag­nós­ti­co sea fia­ble a par­te de una ex­plo­ra­ción fí­si­ca he­cha por un es­pe­cia­lis­ta en trau­ma­to­lo­gía es ne­ce­sa­rio una re­so­nan­cia mag­né­ti­ca que con­fir­me la le­sión. A par­tir de es­ta con­vie­ne sa­ber que ca­da pa­cien­te tie­ne su pro­pia ro­di­lla y su ca­rac­te­rís­ti­ca le­sión. Hay va­rios as­pec­tos a te­ner en cuen­ta, en primer lu­gar es el do­lor. Es­te de­be ser de­fi­ni­do en el tiem­po, no es lo mis­mo un do­lor de ro­di­lla que se ha pro­du­ci­do de ma­ne­ra sú­bi­ta por un trau­ma­tis­mo ha­cien­do de­por­te, que uno que lle­va años au­men­ta­do. Tan im­por­tan­te es el tiem­po co­mo la in­ten­si­dad, de ellos de­pen­de­rá mu­cho el tra­ta­mien­to a se­guir. Otro elemento es la in­fla­ma­ción, si es­tá ex­ce­si­va­men­te in­fla­ma­da por un trau­ma­tis­mo, po­dría ser ne­ce­sa­rio “pin­char­la” pa­ra li­be­rar de es­ta ten­sión a la ro­di­lla y si es­ta hin­cha­zón se re­pi­te en el tiem­po pu­de ser un da­to re­le­van­te. El com­po­nen­te de la edad es de­ter­mi­nan­te, ya que no es igual una le­sión de me­nis­co en un pa­cien­te de 20 años que en una per­so­na de 65. Per­so­nas adul­tas por en­ci­ma de 60 años tie­nen el me­nis­co ro­to de for­ma de­ge­ne­ra­ti­va y no pre­ci­san de ci­ru­gía a me­nos que la in­fla­ma­ción se re­pi­ta y el do­lor no le de­je ha­cer vi­da nor­mal. Otro fac­tor a te­ner en cuen­ta es la pro­fe­sión ya que nos in­for­ma de la ne­ce­si­dad o no de ci­ru­gía. De­pen­de­rá de la uti­li­za­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes en su pues­to de tra­ba­jo. Uno de los as­pec­tos que más nos preo­cu­pa a los co­rre­do­res es vol­ver a prac­ti­car de­por­te con ga­ran­tías y en es­to de­be ba­sar­se mu­chos de los ob­je­ti­vos del tra­ta­mien­to. Co­mo ejem­plo: un chi­co de 23 años que ha te­ni­do un gi­ro brus­co de ro­di­lla con blo­queo, y tie­ne diag­nós­ti­co de ro­tu­ra par­cial de me­nis­co in­terno. Ten­drá que pa­sar por ci­ru­gía. Op­tar por un tra­ta­mien­to no in­va­si­vo sue­le rea­li­zar­se en le­sio­nes que afec­tan a la par­te pe­ri­fé­ri­ca del me­nis­co. Es­ta zo­na, al es­tar vas­cu­la­ri­za­da (tie­ne ve­nas y ca­pi­la­res por don­de flu­ye la sangre) tie­ne más po­si­bi­li­da­des de re­ge­ne­rar­se por sí so­la del mis­mo mo­do que se re­ge­ne­ran las he­ri­das. Otro ejem­plo: Mu­jer de 60 años con do­lor en pro­gre­sión des­de ha­ce años. Diag­nós­ti­co me­nis­co ro­to de­ge­ne­ra­ti­vo. En es­te ca­so la ope­ra­ción no es ne­ce­sa­ria. El do­lor muy pro­ba­ble­men­te sea una su­ma de fac­to­res, po­dría be­ne­fi­ciar­se de tra­ta­mien­to fi­sio­te­rá­pi­co o va­lo­rar in­fil­tra­cio­nes de áci­do hia­lu­ró­ni­co o plas­ma ri­co en pla­que­tas en fun­ción de ca­da ca­so. La ci­ru­jia más uti­li­za­da es la ar­tros­co­pia ya que es la me­nos in­va­si­va, ade­más de es­te mé­to­do exis­ten dos téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas de re­pa­ra­ción del me­nis­co ro­to, aun­que ca­si siem­pre se rea­li­za una com­bi­na­ción de am­bos. Su­tu­ra me­nis­cal: Es­ta téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca con­sis­te en la su­tu­ra de la ro­tu­ra del me­nis­co pa­ra con­ser­var to­do el tejido me­nis­cal. Es­ta téc­ni­ca se sue­le uti­li­zar en pa­cien­tes jó­ve­nes o de­por­tis­tas ya que per­mi­te con­ser­var una gran par­te del me­nis­co. Me­nis­cec­to­mía par­cial: Por otro la­do, es­ta in­ter­ven­ción con­sis­te en ex­tir­par el bor­de libre des­pren­di­do a cau­sa de la frac­tu­ra. En es­tos ca­sos se in­ten­ta eli­mi­nar la mí­ni­ma can­ti­dad de tejido, ya que si se eli­mi­na­se de­ma­sia­do po­dría pro­du­cir­se una de­ge­ne­ra­ción ace­le­ra­da de la ar­ti­cu­la­ción y apa­re­cer ar­tro­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.