ALI­MEN­TAR­SE

Corricolari es correr - - Nutricion -

AALGUNOS ATLE­TAS SE ALE­GRAN DE LA LLE­GA­DA DEL FRÍO CO­MO UN CAM­BIO PA­RA CO­RRER EN ME­JO­RES CON­DI­CIO­NES EN COM­PA­RA­CIÓN A CO­RRER CON EL CA­LOR. SIN EM­BAR­GO, HAY OTROS QUE SE QUE­JAN DEL CLI­MA FRÍO.

Si es un co­rre­dor de los que no dis­fru­tan el frío, re­cuer­de que el en­tre­na­mien­to au­na­do a una nu­tri­ción ade­cua­da (y va­rias ca­pas de ropa se­ca) le ayu­da­rá a su­pe­rar los vien­tos he­la­dos. Des­pués de to­do, un en­tre­na­mien­to ae­ró­bi­co in­cre­men­ta su me­ta­bo­lis­mo de 7 a 10 ve­ces en com­pa­ra­ción a cuan­do es­tás en re­po­so.

Es­to sig­ni­fi­ca que cuan­do se ejer­ci­ta, su cuer­po ge­ne­ra ca­lor a tra­vés de los múscu­los que es­tán ge­ne­ran­do un tra­ba­jo. La co­mi­da pro­por­cio­na el com­bus­ti­ble ne­ce­sa­rio pa­ra ge­ne­rar es­te ca­lor, por es­ta ra­zón la nu­tri­ción de­por­ti­va es muy im­por­tan­te pa­ra los co­rre­do­res y pa­ra los atle­tas que es­tán ex­pues­tos al frío.

Presentamos al­gu­nas cues­tio­nes y preo­cu­pa­cio­nes co­mu­nes re­fe­ren­tes al in­vierno re­la­cio­na­dos con la ali­men­ta­ción y con­se­jos pa­ra que dis­fru­te de es­ta tem­po­ra­da.

Por se­gu­ri­dad, los atle­tas que es­tén ex­pues­tos al frío, siem­pre de­ben lle­var con­si­go al­gu­na fuen­te de ener­gía en ca­so de un res­ba­lón ines­pe­ra­do en la mon­ta­ña u otro in­ci­den­te. Se re­co­mien­da que los co­rre­do­res que en­tre­nan en mon­ta­ña lle­ven cho­co­la­te, fru­tos se­cos o ga­lle­tas.

¿Por qué sen­ti­mos más ham­bre en el in­vierno que en el ve­rano?

Una dis­mi­nu­ción de la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral es­ti­mu­la el ape­ti­to y ha­ce que se pre­sen­te el ham­bre. Por es­ta ra­zón es co­mún que los co­rre­do­res ten­gan más ham­bre cuan­do ha­ce frío, es­te mis­mo efec­to su­ce­de en los na­da­do­res, cuan­do el agua es­tá más fría. Co­mer ha­ce que se ge­ne­re más ca­lor y es­to au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po. Al efec­to de los ali­men­tos de pro­du­cir ca­lor en nues­tro cuer­po al con­su­mir­los se le lla­ma “ter­mo­gé­ne­sis de los ali-

¿Se queman más ca­lo­rías cuan­do ha­ce­mos ejer­ci­cio en el frío?

El cli­ma frío en sí no au­men­ta las ne­ce­si­da­des ca­ló­ri­cas. So­la­men­te se queman ca­lo­rías ex­tras cuan­do el cuer­po em­pie­za a tem­blar o a ti­ri­tar. Su cuer­po usa una can­ti­dad im­por­tan­te de ener­gía pa­ra ca­len­tar y hu­mi­di­fi­car el ai­re que res­pi­ra al ha­cer ejer­ci­cio en el frío. Por ejem­plo, si fue­ra a que­mar 600 ca­lo­rías mien­tras co­rre, du­ran­te una ho­ra a 5º C de tem­pe­ra­tu­ra, su cuer­po uti­li­za­rá al­re­de­dor del 23% de las ca­lo­rías pa­ra ca­len­tar el ai­re inspirado. En ve­rano el ca­lor se di­si­pa a tra­vés de los me­ca­nis­mos de ter­mo­rre­gu­la­ción, in­clu­yen­do la su­do­ra­ción. En in­vierno se su­da me­nos. Si es­tá usan­do ropa grue­sa, que­ma­rá un po­co más de ca­lo­rías pa­ra so­por­tar el pe­so ex­tra de la ropa, pe­ro en reali­dad es mí­ni­ma la can­ti­dad de ener­gía que em­plea pa­ra es­te fin.

¿Por qué tem­bla­mos cuan­do nos da frío?

Cuan­do tem­bla­mos o ti­ri­ta­mos, se ten­san múscu­los de for­ma in­vo­lun­ta­ria, lo que ge­ne­ra ca­lor y ha­ce que se in­cre­men­te la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. A me­di­da que la per­so­na se en­fría más, de for­ma na­tu­ral, se em­pe­za­rá a mo­ver más. Por ejem­plo, sal­tan­do o mo­vien­do rá­pi­da­men­te los bra­zos. Es­ta es la ma­ne­ra na­tu­ral de ge­ne­ral más ca­lor.

¿Cuál es el error nu­tri­cio­nal más co­mún que lle­van a ca­bo los atle­tas en in­vierno?

No be­ber la can­ti­dad su­fi­cien­te de lí­qui­dos. El frío in­hi­be el me­ca­nis­mo de la sed, es de­cir no le da­rán ga­nas de hi­dra­tar­se aun­que la pér­di­da de su­dor sea sig­ni­fi­ca­ti­va. Ade­más se pier­den lí­qui­dos a tra­vés de la res­pi­ra­ción. Du­ran­te el in­vierno, los de­por­tis­tas de­ben con­su­mir de ma­ne­ra cons­cien­te lí­qui­dos pa­ra re­po­ner lo que es­tán per­dien­do. Cuan­do se in­ha­la el ai­re frío y se­co, el cuer­po lo ca­lien­ta y lo hu­me­de­ce, por lo tan­to, al ex­ha­lar se pier­den can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas de

agua. Re­cuer­de que la des­hi­dra­ta­ción per­ju­di­ca el ren­di­mien­to.

¿Por qué es co­mún ga­nar pe­so en el in­vierno?

Al­gu­nas per­so­nas co­men más por­que es­tán abu­rri­das y me­nos ac­ti­vas. En vez de ir a co­rrer, pre­fie­ren que­dar­se a ver la te­le­vi­sión y co­mien­do. Pa­ra otras per­so­nas, el cam­bio de las es­ta­cio­nes les afec­ta so­bre su es­ta­do de áni­mo, a es­to se le lla­ma Tras­torno Afec­ti­vo Es­ta­cio­nal. Los cam­bios en los quí­mi­cos del ce­re­bro, au­men­tan los an­to­jos de car­bohi­dra­tos y el de­seo de co­mer más. Lo más im­por­tan­te es man­te­ner­se ac­ti­vo a pe­sar de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Es­to le ayu­da­rá a lo­grar sus ob­je­ti­vos, a man­te­ner­se en for­ma y a evi­tar la de­pre­sión del in­vierno. Só­lo ten­ga cui­da­do con dar­le a su cuer­po el com­bus­ti­ble que ne­ce­si­ta (ali­men­tos), hi­drá­te­se ade­cua­da­men­te aun­que no ten­ga sed y uti­li­ce la ropa ade­cua­da pa­ra man­te­ner­se ca­lien­te.

XXXXXXXXXXX

Co­mer no só­lo pro­por­cio­na el com­bus­ti­ble si no que tam­bién au­men­ta la pro­duc­ción de ca­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.