LA LI­BE­RA­CIÓN

Corricolari es correr - - El Rincon Del Entrenador -

DEENDORFINAS

EEs pro­ba­ble que ha­ya oí­do ha­blar de "la Eu­fo­ria del co­rre­dor", que po­dría des­cri­bir­se co­mo una Exal­ta­ción de ale­gría que pro­vie­ne del ce­re­bro y los múscu­los cuan­do se En­cuen­tran En sin­to­nía des­pués de un buen En­tre­na­mien­to. tam­bién se le co­no­ce co­mo "gol­pe de En­dor­fi­nas", El cual po­dría inun­dar sus sentidos con di­ver­sos gra­dos de pla­cer y sa­tis­fac­ción.

El or­gu­llo por ha­ber he­cho un buen tra­ba­jo (in­clui­do el ejer­ci­cio), co­mer pi­mien­tos pi­can­tes y ver a sus hi­jos des­cu­brir la na­tu­ra­le­za pue­de pro­vo­car al­go si­mi­lar, sin em­bar­go, la cien­cia nue­va in­di­ca que las en­dor­fi­nas que se li­be­ran por una ma­yor in­ten­si­dad en el ejer­ci­cio, en es­pe­cial con el en­tre­na­mien­to en in­ter­va­los de alta in­ten­si­dad (hiit, por sus si­glas en in­glés) pue­de crear una po­de­ro­sa res­pues­ta en su ce­re­bro que pue­de te­ner un im­pac­to so­bre to­das las áreas de su cuer­po. sha­pe ma­ga­zi­ne ex­pli­ca:

"El en­tre­na­mien­to en in­ter­va­los de alta in­ten­si­dad des­cri­be a cual­quier ejer­ci­cio que al­ter­ne in­ten­sas rá­fa­gas de ac­ti­vi­dad con pe­río­dos es­ta­ble­ci­dos de ac­ti­vi­dad me­nos in­ten­sa o in­clu­so de des­can­so to­tal. por ejem­plo, un buen en­tre­na­mien­to ini­cial es co­rrer lo más rá­pi­do que pue­da du­ran­te 1 mi­nu­to y lue­go ca­mi­nar du­ran­te 2 mi­nu­tos. re­pi­ta cin­co ve­ces ese in­ter­va­lo de 3 mi­nu­tos pa­ra com­ple­tar un ejer­ci­cio re­duc­tor de gra­sa de 15 mi­nu­tos".

la sen­sa­ción po­dría com­pren­der una com­bi­na­ción de au­men­to en el gas­to ener­gé­ti­co que, en lu­gar de ha­cer que se sien­ta can­sa­do y des­gas­ta­do, ha­ce exac­ta­men­te lo con­tra­rio.

de he­cho, las en­dor­fi­nas han si­do nom­bra­das co­mo el opiá­ceo na­tu­ral del cuer­po. how stuff Works ex­pli­ca al­gu­nas de las pri­me­ras prue­bas cien­tí­fi­cas rea­li­za­das pa­ra des­cu­brir la fuen­te de es­ta reac­ción:

"a prin­ci­pios de los años 70, los in­ves­ti­ga­do­res se en­con­tra­ban es­tu­dian­do có­mo es que el ce­re­bro se ve afec­ta­do por los opiá­ceos co­mo la he­roí­na o la mor­fi­na.

des­cu­brie­ron que los opiá­ceos in­ter­ac­túan con re­cep­to­res es­pe­cia­li­za­dos de las cé­lu­las que se con­cen­tran prin­ci­pal­men­te en el ce­re­bro y la mé­du­la es­pi­nal. cuan­do los opiá­ceos en­tran en es­tos re­cep­to­res, obs­ta­cu­li­zan o blo­quean la trans­mi­sión ce­lu­lar de las se­ña­les de do­lor.

pe­ro, ¿por qué exis­ti­rían es­tos re­cep­to­res es­pe­cia­li­za­dos en primer lu­gar?, se pre­gun­ta­ron los cien­tí­fi­cos que es­tu­dia­ban es­te fe­nó­meno; la res­pues­ta más ra­zo­na­ble fue que los re­cep­to­res opioi­des exis­ten de­bi­do a la pre­sen­cia de una sus­tan­cia si­mi­lar a los opiá­ceos que se pro­du­ce en el cuer­po de ma­ne­ra na­tu­ral".

Es­tu­dio: Las En­dor­fi­nas de su Ce­re­bro De­pen­den de la In­ten­si­dad del Ejer­ci­cio

las en­dor­fi­nas sir­ven pa­ra al­gu­nos otros pro­pó­si­tos, sin em­bar­go, al ser neu­ro­quí­mi­cos que se pro­du­cen en el hi­po­tá­la­mo y las glán­du­las pi­tui­ta­rias del ce­re­bro y ser con­si­de­ra­das co­mo anal­gé­si­cos na­tu­ra­les, su es­truc­tu­ra es si­mi­lar a la mor­fi­na. in­clu­so ac­ti­van los re­cep­to­res de opioi­des en el ce­re­bro pa­ra ayudar a mi­ni­mi­zar el do­lor.

scien­ce daily des­cri­be a las en­dor­fi­nas co­mo "pép­ti­dos pro­du­ci­dos por el ce­re­bro que se unen a los re­cep­to­res opiá­ceos del ce­re­bro, lo cual re­du­ce la per­cep­ción del do­lor y pro­vo­ca sen­sa­cio­nes de eu­fo­ria".

las en­dor­fi­nas que surgen du­ran­te el ejer­ci­cio tie­nen un im­pac­to fí­si­co, men­tal, emo­cio­nal y sin du­da, fi­sio­ló­gi­co. no obs­tan­te, las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes in­di­can que to­do tie­ne que ver con la in­ten­si­dad del en­tre­na­mien­to.

la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas, co­no­ci­da en to­do el es­tu­dio co­mo "me­ca­nis­mos opioi­dér­gi­cos cen­tra­les", se plan­teó en el es­tu­dio con el co­no­ci­mien­to de que po­dría mo­di­fi­car los efec­tos po­si­ti­vos del ejer­ci­cio fí­si­co, ta­les co­mo la ele­va­ción del es­ta­do de áni­mo y la re­duc­ción del es­trés.

los cien­tí­fi­cos mo­ni­to­rea­ron los re­cep­to­res de opiá­ceos in­vo­lu­cra­dos en 22 "hom­bres sa­lu­da­bles y re­crea­cio­nal­men­te ac­ti­vos", to­dos en­tre los 21 y 36 años de edad, al

una to­mo­gra­fía por emi­sión de po­si­tro­nes (pet, por sus si­glas en in­glés) mien­tras prac­ti­ca­ban ejer­ci­cio fí­si­co in­ten­so. la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas se mi­dió en va­rias oca­sio­nes du­ran­te tres días que fue­ron se­pa­ra­dos de tres ma­ne­ras:

des­pués de una se­sión de 60 mi­nu­tos de ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos de in­ten­si­dad mo­de­ra­da des­pués de una se­sión de hiit des­pués del des­can­so tam­bién se mi­die­ron los es­ta­dos de áni­mo de los par­ti­ci­pan­tes des­pués de sus se­sio­nes de ejer­ci­cio. El es­tu­dio se lle­vó a ca­bo en el

tur­ku pet cen­tre de la uni­ver­si­dad de tur­ku en fin­lan­dia y fue pre­sen­ta­do en la re­vis­ta neu­ropsy­chop­har­ma­co­logy.

de acuer­do con las re­co­men­da­cio­nes de ac­ti­vi­dad fí­si­ca establecidas por los cen­tros pa­ra el con­trol y la pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (cdc, por sus si­glas en in­glés) del de­par­ta­men­to de sa­lud y ser­vi­cios hu­ma­nos de los Es­ta­dos uni­dos, si los adul­tos quie­ren me­jo­rar o man­te­ner su sa­lud fí­si­ca, de­be­rán prac­ti­car mí­ni­mo 150 mi­nu­tos de ac­ti­vi­dad ae­ró­bi­ca de in­ten­si­dad mo­de­ra­da a la se­ma­na, o 75 mi­nu­tos de ac­ti­vi­dad ae- ró­bi­ca de in­ten­si­dad vi­go­ro­sa du­ran­te el mis­mo pe­río­do.

¿Las En­dor­fi­nas Va­rían De­pen­dien­do del Ejer­ci­cio Mo­de­ra­do o In­ten­so?

co­mo ya se con­fir­mó, es­tá cla­ro que los re­sul­ta­dos van mu­cho más allá de lo fí­si­co, se ex­tien­den al es­ta­do de áni­mo de la per­so­na e in­clu­so pue­den ayudar a ali­viar la an­sie­dad y de­pre­sión co­mo re­sul­ta­do di­rec­to de la ac­ti­va­ción de en­dor­fi­nas que pro­vo­ca el ejer­ci­cio.

la coau­to­ra del es­tu­dio tii­na saa­ni­jo­ki di­jo que una de las ra­zo­nes por las que el es­tu­dio fue sig­ni­fi­ca­ti­vo es por­que, aun­que los cien­tí­fi­cos ya co­no­cían el ni­vel de β-en­dor­fi­na o be­ta-en­dor­fi­na plas­má­ti­ca, és­ta pue­de ele­var­se con fre­cuen­cia du­ran­te el ejer­ci­cio in­ten­so, las in­ves­ti­ga­cio­nes aún no es­ta­ble­cían si po­dría ha­ber un víncu­lo en­tre la con­cen­tra­ción cir­cu­lan­te de en­dor­fi­nas y el es­ta­do de áni­mo.

En cuan­to a si las en­dor­fi­nas pue­den ser más o me­nos be­ne­fi­cio­sas de­pen­dien­do de si el ejer­ci­cio es mo­de­ra­do o más in­ten­so, los in­ves­ti­ga­do­res hi­cie­ron que los 22 par-

ti­ci­pan­tes hom­bres del es­tu­dio rea­li­za­ran los ejer­ci­cios an­tes men­cio­na­dos, jun­to con des­can­sos; y mi­die­ron sus es­ta­dos de áni­mo y en­dor­fi­nas con una pet que uti­li­za un com­pues­to ra­dio­ac­ti­vo que se une a los re­cep­to­res opioi­des del ce­re­bro. de acuer­do con me­di­cal news to­day:

“los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que, en los hom­bres, el hiit cau­só un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas.

Es­to ocu­rrió en áreas del ce­re­bro que es­tán aso­cia­das con el do­lor, la re­com­pen­sa y las emo­cio­nes, in­clui­do el tá­la­mo, ín­su­la, cor­te­za or­bi­to­fron­tal, hi­po­cam­po y el cín­gu­lo an­te­rior.

ade­más, el equi­po en­con­tró que el hiit pro­vo­có sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos en los hom­bres, lo cual tam­bién se aso­ció con un au­men­to en la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas".

saa­ni­jo­ki ex­pli­có que la alta in­ten­si­dad en el ejer­ci­cio li­be­ra en­dor­fi­nas que pa­re­cen es­tar re­la­cio­na­das con ma­yo­res emo­cio­nes ne­ga­ti­vas y do­lor, y que la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas po­dría ser ne­ce­sa­ria pa­ra con­tra­rres­tar qué tan emo­cio­nal y fí­si­ca­men­te desafian­te es tal ejer­ci­cio.

El pro­ble­ma es que los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos que pro­vo­ca el hiit po­drían des­in­cen­ti­var el ejer­ci­cio, di­jo.

sin em­bar­go, el ejer­ci­cio ae­ró­bi­co más mo­de­ra­do pro­vo­có, co­mo me­di­cal news to­day lo des­cri­bió, sen­ti­mien­tos de pla­cer y eu­fo­ria, lo que más tar­de les ayu­dó a los in­ves­ti­ga­do­res a com­pren­der có­mo fun­cio­nan las en­dor­fi­nas. neu­ros­cien­ce news des­cri­bió los re­sul­ta­dos del es­tu­dio de es­ta ma­ne­ra:

"El hiit con­du­ce a la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas en el ce­re­bro, lo que po­dría ali­viar el es­trés fí­si­co y emo­cio­nal que es oca­sio­na­do por el en­tre­na­mien­to de alta in­ten­si­dad. un ejer­ci­cio ae­ró­bi­co me­nos exi­gen­te, de me­nos de una ho­ra de du­ra­ción, no pro­vo­ca una li­be­ra­ción si­mi­lar de en­dor­fi­nas. El hiit au­men­tó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas y otros pép­ti­dos opioi­des en las áreas ce­re­bra­les que con­tro­lan el do­lor y las emo­cio­nes.

ade­más, el hiit oca­sio­nó sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos en los par­ti­ci­pan­tes de la prue­ba y eso se re­la­cio­nó con una ma­yor li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas.

aun­que una ho­ra de ejer­ci­cio ae­ró­bi­co no pro­du­jo una li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas sig­ni­fi­ca­ti­va, in­cre­men­tó los sen­ti­mien­tos pla­cen­te­ros y de eu­fo­ria, lo cual se co­rre­la­cio­na con la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas".

Es­tu­dios: ¿Cuá­les son los Be­ne­fi­cios del Ejer­ci­cio de Alta In­ten­si­dad?

la con­clu­sión ge­ne­ral del es­tu­dio es que la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas que pro­vo­ca el ejer­ci­cio po­dría ser un fac­tor im­por­tan­te en la motivación, al igual que el man­te­ner un ré­gi­men ha­bi­tual de ejer­ci­cio. ade­más, sa­ber que se pue­de es­pe­rar tal "eu­fo­ria" in­clu­so po­dría ser al­go que los rea­cios gue­rre­ros del ejer­ci­cio pue­den to­mar en cuen­ta al de­ci­dir qué ru­ti­nas de ejer­ci­cio in­cor­po­rar.

pa­ra reite­rar lo que hiit pue­de ha­cer por us­ted con­si­de­re lo si­guien­te: un mi­nu­to de ac­ti­vi­dad in­ten­sa en una se­sión de ejer­ci­cio de 10 mi­nu­tos pue­de ser tan efec­ti­vo co­mo un en­tre­na­mien­to de en­tre 45 mi­nu­tos y una ho­ra a rit­mo mo­de­ra­do.

Eso tam­bién sig­ni­fi­ca que 12 mi­nu­tos de es­fuer­zo ex­tre­mo le brin­da más re­sul­ta­dos que cin­co ho­ras de ejer­ci­cio mo­de­ra­do. ade­más, tam­bién im­pac­ta­rá su sa­lud ge­ne­ral de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va.

uno de los as­pec­tos más in­creí­bles del hiit es que tal es­fuer­zo me­jo­ra la to­le­ran­cia a la glucosa más que cual­quier otro ti­po de ejer­ci­cio, pue­de que­mar en­tre 6 y 15 % más ca­lo­rías, pro­du­ce cam­bios in­me­dia­tos en su adn, ade­más de que tam­bién es­ti­mu­la la pro­duc­ción de la hor­mo­na de cre­ci­mien­to hu­mano y la bio­gé­ne­sis mi­to­con­drial, que in­clu­so po­dría ayu­dar­le a vi­vir más tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.