VA­RÍA SE­GÚN LA EJER­CI­CIO

IN­TEN­SI­DAD DEL

Corricolari es correr - - El Rincon Del Entrenador -

uti­li­zar

on­co­logy nur­se ad­vi­sor dio a co­no­cer que el hiit pue­de be­ne­fi­ciar a so­bre­vi­vien­tes del cán­cer co­lo­rrec­tal de­bi­do a que pos­ter­gar el ejer­ci­cio que po­dría be­ne­fi­ciar la con­di­ción car­dio­rres­pi­ra­to­ria de las per­so­nas, afec­ta su sa­lud más de lo que creen.

de he­cho, di­cha omi­sión po­dría dis­mi­nuir las ta­sas de su­per­vi­ven­cia en­tre las per­so­nas que han re­ci­bi­do te­ra­pia con­tra el cán­cer. un es­tu­dio de­mos­tró que los so­bre­vi­vien­tes que prac­ti­ca­ron hiit o in­clu­so ejer­ci­cio mo­de­ra­do, ex­pe­ri­men­ta­ron una me­jo­ra en su con­su­mo má­xi­mo de oxí­geno.

y el mis­mo si­tio web se­ña­ló que el hiit pue­de ayudar a los pa­cien­tes con tras­plan­te de co­ra­zón que se en­cuen­tran es­ta­bles, a ga­nar re­sis­ten­cia, au­men­tar su ca­pa­ci­dad de es­fuer­zo y me­jo­rar su pre­sión ar­te­rial, más que el ejer­ci­cio de in­ten­si­dad mo­de­ra­da, ade­más, es se­gu­ro y más efi­cien­te al me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de es­fuer­zo en pa­cien­tes con di­fe­ren­tes ti­pos de en­fer­me­da­des car­día­cas.

In­clu­so si No es HIIT, el Ejer­ci­cio Re­gu­lar For­ta­le­ce su Ce­re­bro, Se­gún el Es­tu­dio

una de las ra­zo­nes por las que es­to es es­pe­cial­men­te fun­da­men­tal es que se pro­du­ce en un mo­men­to en el que la en­fer­me­dad de alz­hei­mer y otras for­mas de de­men­cia se en­cuen­tran en as­cen­so crí­ti­co.

de he­cho, la aso­cia­ción de alz­hei­mer di­ce que, en Es­ta­dos uni­dos, al­re­de­dor de 5,5 mi­llo­nes de per­so­nas de to­das las eda­des pa­de­cen alz­hei­mer, y cer­ca de 200.000 de ellas tie­nen me­nos de 65 años de edad.

Es­tos son al­gu­nos otros be­ne­fi­cios que ofre­ce el ejer­ci­cio: pue­de fa­vo­re­cer su piel, re­tar­dar el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to, ayu­dar­le a re­cu­pe­rar­se más rá­pi­do de una en­fer­me­dad cró­ni­ca y, con res­pec­to a la pér­di­da de pe­so, pue­de re­du­cir las cé­lu­las de gra­sa.

de acuer­do con un es­tu­dio de har­vard, ade­más de re­du­cir el ries­go de desa­rro­llar "las tres prin­ci­pa­les" com­pli­ca­cio­nes gra­ves de sa­lud –car­dio­pa­tía, de­rra­me ce­re­bral y dia­be­tes– ejer­ci­tar­se con re­gu­la­ri­dad pue­de re­du­cir su pre­sión ar­te­rial, dis­mi­nuir su pe­so e in­clu­so pre­ve­nir la de­pre­sión.

pe­ro en re­la­ción con el ce­re­bro, pue­den ocu­rrir cam­bios que me­jo­ra­rán su me­mo­ria y ha­bi­li­da­des de pen­sa­mien­to ade­más de dis­mi­nuir las la­gu­nas men­ta­les.

En­tre es­tas ven­ta­jas y lo­grar ser más fe­liz gra­cias a la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas pla­cen­te­ras, el ejer­ci­cio es una ob­vie­dad, o más bien un há­bi­to que po­dría ad­qui­rir pa­ra ase­gu­rar­se de que su ce­re­bro sea más in­te­li­gen­te ca­da día.

CUAN­DO REA­LI­ZA­MOS EJER­CI­CIO, NUES­TRO CO­RA­ZÓN SE ACE­LE­RA Y AU­MEN­TA LA TEM­PE­RA­TU­RA COR­PO­RAL. A CAU­SA DE ES­TE ES­FUER­ZO Y PA­RA PA­LIAR LA FA­TI­GA MUS­CU­LAR, LA HIPÓFISIS AU­MEN­TA LA PRO­DUC­CIÓN DE EN­DOR­FI­NAS. ES­TE NEUROTRASMISOR AU­MEN­TA NUES­TRA SEN­SA­CIÓN DE ALE­GRÍA, BIE­NES­TAR Y TRAN­QUI­LI­DAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.