E

EL DE­POR­TE CO­MO OCIO ES­TÁ ACON­SE­JA­DO POR­QUE ES­TÁ DE­MOS­TRA­DO QUE PRE­VIE­NE EN­FER­ME­DA­DES. EL DE­POR­TE DE COM­PE­TI­CIÓN, SIN EM­BAR­GO, TIE­NE RIES­GOS PA­RA LA SA­LUD QUE DE­BE­MOS CON­TRO­LAR, SO­BRE­TO­DO EN CO­RRE­DO­RES PO­PU­LA­RES QUE COM­PI­TEN CON FRE­CUEN­CIA, EN­TRE­NAN CON G

Corricolari es correr - - Salud -

Es re­la­ti­va­men­te fre­cuen­te en­con­trar co­rre­do­res con des­ajus­tes en­tre su con­di­ción fí­si­ca y la can­ti­dad de tra­ba­jo rea­li­za­do en con­di­cio­nes téc­ni­cas de­fi­cien­tes, es­ta si­tua­ción con­du­ce a un mal acon­di­cio­na­mien­to, con res­pues­ta adre­nér­gi­ca exa­ge­ra­da y ries­go po­ten­cial en per­so­nas sus­cep­ti­bles. La res­pues­ta es tan­to más acen­tua­da cuan­to peor es la con­di­ción fí­si­ca, más ba­jo el ni­vel de en­tre­na­mien­to y me­nos ri­gu­ro­so el mé­to­do del mis­mo. Pe­ro, co­mo nor­ma ge­ne­ral, el ejer­ci­cio fí­si­co de co­rrer es una ac­ti­vi­dad be­ne­fi­cio­sa pa­ra el co­ra­zón, siem­pre y cuan­do se reali­ce de for­ma con­tro­la­da y con ca­be­za.

La Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón ( FEC) aler­ta de los ries­gos que con­lle­va lle­gar e in­clu­so so­bre­pa­sar el nú­me­ro má­xi­mo de la­ti­dos que pue­de al­can­zar el co­ra­zón por mi­nu­to, lo que se co­no­ce co­mo fre­cuen­cia car­dia­ca má­xi­ma, cuan­do se rea­li­za una prác­ti­ca de­por­ti­va, ya que pue­de ha­cer que el co­ra­zón se ha­ga "re­la­ti­va­men­te in­su­fi­cien­te".

Así lo ha ase­gu­ra­do Emi­lio Luen­go, miem­bro del Con­se­jo de Ex­per­tos de es­ta fun­da­ción de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía ( SEC), que re­cuer­da que la fórmula más co­no­ci­da pa­ra cal­cu­lar es­te in­di­ca­dor lí­mi­te es res­tar a 220 la edad de ca­da in­di­vi­duo.

Apar­te de la po­si­bi­li­dad de des­es­ta­bi­li­zar una en­fer­me­dad ocul­ta, el sim­ple he­cho de lle­gar, man­te­ner o so­bre­pa­sar la fre­cuen­cia car­dia­ca má­xi­ma ha­ce que el flu­jo de bom­beo del co­ra­zón no au­men­te pe­se a que la fre­cuen­cia car­dia­ca sí lo ha­ce.

Por ello, cuan­do se ha­ce de­por­te es im­por­tan­te vi­gi­lar la in­ten­si­dad a la que se prac­ti­ca y, pa­ra ello, ac­tual­men­te exis­ten dis­po­si­ti­vos que per­mi­ten me­dir es­te in­di­ca­dor pa­ra con­tro­lar el en­tre­na­mien­to y sus avan­ces. "Só­lo hay que apren­der a usar­los ra­zo­na­ble­men­te y ha­cer­les ca­so", ha aña­di­do.

Ade­más, an­tes de so­me­ter al cuer­po a un ejer­ci­cio fí­si­co in­ten­so Luen­go des­ta­ca la ne­ce­si­dad de des­car­tar la pre­sen­cia de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res pre­vias, me­dian­te re­co­no­ci­mien­tos mé­di­cos pe­rió­di­cos, ca­da 5 años en jó­ve­nes y 2 en ma­yo­res siem­pre que los va­lo­res sean nor­ma­les.

"Si so­mos me­no­res de 35 años de­be­mos ha­ber des­car­ta­do la pre­sen­cia de en­fer­me­da­des con un com­po­nen­te ge­né­ti­co o con­gé­ni­to. Pe­ro si nos acer­ca­mos o so­bre­pa­sa­mos la cua­ren­te­na, la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar que más pue­de dar­nos la la­ta es la en­fer­me­dad co­ro­na­ria. Por eso, de­be­mos des­car­tar que la ten­ga­mos", ha apun­ta­do.

¿ Qué su­ce­de en el co­rre­dor que rea­li­za prue­bas de re­sis­ten­cia?

Se pro­du­cen cam­bios en la fun­ción vas­cu­lar des­pués del ejer­ci­cio pro­lon­ga­do e in­ten­so en co­rre­do­res afi­cio­na­dos ( no de éli­te).

Es­te ti­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca pue­de al­te­rar de mo­do sig­ni­fi­ca­ti­vo la fun­ción en­do­te­lial, con po­si­bi­li­dad de au­men­tar en for­ma tran­si­to­ria el ries­go de even­tos ate­ro­trom­bó­ti­cos o es­pas­mos ar­te­ria­les des­pués del ejer­ci­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.