SÍN­TO­MAS EN­FER­ME­DAD CO­RO­NA­RIA

Corricolari es correr - - Salud -

ca­so los co­rre­do­res, sue­len te­ner una fre­cuen­cia ba­sal más ba­ja, por­que el co­ra­zón es más gran­de, por tan­to la FCM tam­bién se­rá más ba­ja, ya que el co­ra­zón con me­nos la­ti­dos podrá man­dar más sangre y es­to lo ha­rá más efi­cien­te. Di­fe­ren­cia­mos en­tre hom­bres y mu­je­res:

- Hom­bres: FCM = 209 – ( 0,7 x edad)

- Mu­je­res: FCM = 214 – ( 0,8 x edad)

Prue­bas pa­ra car­dio­pa­tía co­ro­na­ria si­len­te

Al­gu­nas per­so­nas que pa­de­cen una car­dio­pa­tía co­ro­na­ria no mues­tran sín­to­mas de la en­fer­me­dad

¿ Por qué rea­li­zar­se prue­bas en bus­ca de car­dio­pa­tías co­ro­na­rias si­len­tes?

Las car­dio­pa­tías son la prin­ci­pal cau­sa de muer­te en Es­ta­dos Uni­dos. Las car­dio­pa­tías co­ro­na­rias son un ti­po de car­dio­pa­tía de­ri­va­da de una acu­mu­la­ción de ate­ro­mas (com­bi­na­ción de co­les­te­rol, cal­cio y otros ma­te­ria­les) en las ar­te­rias co­ro­na­rias ( va­sos san­guí­neos) que su­mi­nis­tran sangre al co­ra­zón.

Los sín­to­mas fre­cuen­tes de las car­dio­pa­tías co­ro­na­rias son el do­lor to­rá­ci­co y la res­pi­ra­ción di­fi­cul­to­sa, en es­pe­cial con ac­ti­vi­dad. Mu­chas de las per­so­nas que pa­de­cen car­dio­pa­tías co­ro­na­rias no pre­sen­tan sín­to­mas y, por tan­to, no sa­ben que pa­de­cen pro­ble­mas de co­ra­zón. Co­mo re­sul­ta­do, no toman la me­di­ca­ción in­di­ca­da que po­dría ayu­dar­les a pre­ve­nir in­far­tos de mio­car­dio, ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res o la muer­te. En es­tas per­so­nas que no pre­sen­tan sín­to­mas, las prue­bas de car­dio­pa­tías co­ro­na­rias pue­den se­guir sien­do úti­les.

Ti­pos de prue­bas

En los co­rre­do­res ( o cual­quier per­so­na) que no pre­sen­ten sín­to­mas, la prue­ba bá­si­ca de car­dio­pa­tía co­ro­na­ria im­pli­ca la com­pro­ba­ción de los fac­to­res de ries­go an­te­rio­res co­mo par­te de un exa­men mé­di­co ge­ne­ral.

Aun­que tam­bién exis­ten va­rios ti­pos de prue­bas dis­po­ni­bles que no se han es­tu­dia­do lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra afir­mar que son úti­les en to­das las per­so­nas. Su car­dió­lo­go pue­de orien- tar­le pa­ra ver si es­tas prue­bas son o no son ade­cua­das pa­ra us­ted. Es­tas prue­bas son:

- Aná­li­sis de sangre: Las con­cen­tra­cio­nes al­tas de pro­teí­na C reac­ti­va de alta sen­si­bi­li­dad u ho­mo­cis­teí­na en la sangre pue­den in­di­car un ries­go car­dio­vas­cu­lar su­pe­rior en un gru­po selecto de per­so­nas.

- Elec­tro­car­dio­gra­ma: El elec­tro­car­dio­gra­ma ( ECG) mues­tra la ac­ti­vi­dad eléctrica del co­ra­zón. Ge­ne­ral­men­te, pa­ra per­so­nas que no pre­sen­tan sín­to­mas no se re­co­mien­da un ECG

"LA SA­LUD NO ES LA AU­SEN­CIA DE EN­FER­ME­DAD O DE PA­TO­LO­GÍA, SINO UN ES­TA­DO DE BIE­NES­TAR FÍ­SI­CO, MEN­TAL Y SO­CIAL".

re­per­cu­sión di­rec­ta so­bre las de­man­das ener­gé­ti­cas del mio­car­dio. Al au­men­tar el con­su­mo de oxí­geno sin ser equi­li­bra­do por el in­cre­men­to del apor­te ne­ce­sa­rio, se crea una si­tua­ción de is­que­mia en el suben­do­car­dio.

El ca­len­ta­mien­to pue­de du­rar des­de 10 mi­nu­tos, en ca­so de un ca­len­ta­mien­to ge­ne­ral, has­ta 30- 40 mi­nu­tos si se tra­ta de un ca­len­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra la com­pe­ti­ción. Es­te pe­rio­do de­be in­cluir ejer­ci­cio de mo­vi­li­za­ción pro­gre­si­va de las prin­ci­pa­les ar­ti­cu­la­cio­nes ( cue­llo, hom­bros, espalda, ca­de­ra, ro­di­llas, to­bi­llos y pies), ac­ti­van­do los prin­ci­pa­les gru­pos mus­cu­la­res, y com­ple­tan­do es­te pe­rio­do de mo­vi­li­za­ción con otro de es­ti­ra­mien­to mus­cu­lar que nos pre­pa­re pa­ra la ac­ti­vi­dad con­cre­ta que va­ya­mos a rea­li­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.