DE LA MON­TA­ÑA

GUÍA PA­RA EL USO RES­PON­SA­BLE

Corricolari es correr - - Correr Por Montaña -

SSi VAS A COMENZAR A CO­RRER EN MON­TA­ÑA, ES fá­cil CREER QUE SE TRA­TA SIM­PLE­MEN­TE DE HA­CER LO MIS­MO QUE EN EL AS­FAL­TO, ASÍ DE fá­cil ¿ VER­DAD? BUENO, NO DEL TO­DO. TRAIL RUN­NING OFRE­CE UN ES­CA­PE A LUGARES HER­MO­SOS y SAL­VA­JES, PE­RO TAM­BIÉN im­PLI­CA LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD DE MAN­TE­NER ESOS LUGARES SIN DE­JAR HUE­LLA y RES­PE­TAR LAS EX­PE­RIEN­CIAS DE OTROS Vi­si­TAN­TES. Aquí hay al­gu­nos con­se­jos pa­ra ayu­dar­le a con­ver­tir­se en un ciu­da­dano res­pe­tuo­so con la mon­ta­ña y con los de­más vi­si­tan­tes.

Acep­tar la res­pon­sa­bi­li­dad

An­tes de di­ri­gir­se a las mon­ta­ñas, apren­da so­bre el camino, co­ja el equi­po apro­pia­do (que de­pen­de­rá de la lon­gi­tud y la dis­tan­cia de su re­co­rri­do) y pre­pá­re­se pa­ra cui­dar­se. Cuan­do se en­tre­na en áreas fue­ra de pis­ta du­ran­te ho­ras, las co­sas pue­den sa­lir mal; no so­lo po­dría es­tar en pe­li­gro, sino que otras per­so­nas pue­den asu­mir la car­ga de res­ca­tar­los. "Exis­te res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal cuan­do sa­le en una ca­rre­ra de mon­ta­ña", di- ce Li­za Ho­ward, una ins­truc­to­ra de me­di­ci­na sil­ves­tre y de ul­tra­con­ser­va­do­res de la Na­tio­nal Out­door Lea­ders­hip School. "Eso siem­pre ha si­do par­te de la éti­ca trail- run­ning".

Res­pe­tar a otros usua­rios

Con­si­de­re las pre­fe­ren­cias de pa­so in­clu­so el es­pa­cio que fa­ci­lia­ta pa­ra tal fin. No sea in­va­si­vo y no in­co­mo­de a otros usu­sa­rios, bien que va­yan más des­pa­cio e in­clu­so más rá­pi­do.re­co­no­cer que to­dos tie­nen el de­re­cho de mo­ver­se al rit­mo que eli­jan. Avi­se con su­fi­cien­te an­te­la­ción al ade­lan­tar a los ex­cur­sio­nis­tas, y no ato­si­gue en zo­nas

es­tre­chas o es­car­pa­das. Se­pa quién tie­ne el de­re­cho de pa­so. Las re­glas bá­si­cas de trá­fi­co ha­cen que las co­sas se mue­van de ma­ne­ra sua­ve y se­gu­ra en los senderos. Cuan­do va­ya cues­ta aba­jo, ce­da a los que ven­gan de fren­te, es de­cir, cues­ta arri­ba. Siem­pre ce­da el pa­so a los ji­ne­tes, per­ma­nez­ca en el sen­de­ro cues­ta aba­jo (los ca­ba­llos asus­ta­dos vue­len cues­ta arri­ba). Los ci­clis­tas de mon­ta­ña de­be­rían ce­der an­te us­ted, sin em­bar­go, en la prác­ti­ca, pue­de ser más fá­cil de­jar­los pa­sar.

Sé un buen pro­pie­ta­rio de pe­rro. Los pe­rros pue­den de­jar su hue­lla en el ex­te­rior, en más de una for­ma. Los due­ños de pe­rros res­pon­sa­bles obe­de­cen las re­glas, que di­fie­ren de un sen­de­ro a otro. ¿ Se per­mi­ten pe­rros en el camino? ¿ Ne­ce­si­tan man­te­ner­se en la co­rrea? ¿ De­be em­pa­car o en­te­rrar sus re­si­duos? ¿ De­be ir con bo­zal? Man­ten­ga a los pe­rros sin co­rrea a la vis­ta y ba­jo el con­trol de voz pa­ra evi­tar que es­tre­sen a la vi­da sil­ves­tre, o a otros usua­rios de los senderos que no les gus­te ser man­cha­dos de ba­bas, ser la­dra­dos o ata­ca­dos.

Mi­ni­mi­ce el uso del te­lé­fono. Use su te­lé­fono si lo ne­ce­si­ta; sim­ple­men­te no de­je que sus con­ver­sa­cio­nes se en­tro­me­tan en aque­llos que vie­nen bus­can- do una ex­pe­rien­cia tran­qui­la. "No to­do el mun­do quie­re es­cu­char su con­ver­sa­ción en lo al­to de una mon­ta­ña.

Man­ten­ga una ore­ja abier­ta. Si es­cu­cha música, de­je un au­ri­cu­lar pa­ra que pue­da es­cu­char la vi­da sil­ves­tre y a otros usua­rios. Evi­te re­pro­du­cir música des­de al­ta­vo­ces abier­tos.

Qué­de­se en el camino. Di­rí­ja­se di­rec­ta­men­te por tra­mos de senderos y no cor­te en zig­zags. Ro­dear o to­mar ata­jos en­san­cha el sen­de­ro, ace­le­ra la ero­sión y ci­ca­tri­za el pai­sa­je con "senderos so­cia­les" no au­to­ri­za­dos. Eso se pue­de evi­tar con un po­co de pla­ni­fi­ca­ción. "No te­ner el equi­po ade­cua­do mu­chas ve­ces pue­de ser un camino pa­ra au­men­tar el im­pac­to", di­ce Law­hon. Se­pa qué senderos se en­tur­bian y use za­pa­tos con ta­cos agre­si­vos, o sim­ple­men­te bus­que senderos se­cos.

De­fe­que res­pon­sa­ble­men­te. To­dos he­mos es­ta­do allí, y heos sen­ti­do ne­ce­si­dad de de­fe­car. So­lo ase­gú­ra­se de ha­cer­lo de ma­ne­ra res­pon­sa­ble. Se­pá­re­se lo su­fien­te del sen­de­ro, campamentos o cur­sos de agua; ca­var un ho­yo y en­tie­rre su de­fe­ca­ción.

No en­su­cie. Lle­ve con­si­go to­da la ba­su­ra que ge­ne­re, in­clui­das las cás­ca­ras y los nú­cleos bio­de­gra­da­bles, y re­co­ja cual­quier ba­su­ra que vea en el camino. Es­to tam­bién se apli­ca a los even­tos or­ga­ni­za­dos.

No se lle­ve co­sas. Esa ro­ca o flor per­te­ne­ce a don­de la en­con­tró, por muy pre­sio­sa que le pa­rez­ca.

Res­pe­te las res­tric­cio­nes de ac­ce­so a zo­nas.

Los cierres es­ta­cio­na­les y otras nor­mas po­drían man­te­ner­lo tem­po­ral­men­te ale­ja­do de su ru­ta fa­vo­ri­ta, pe­ro es­tán pues­tos por bue­nas ra­zo­nes, co­mo pro­te­ger las po­bla­cio­nes de vi­da sil­ves­tre o re­du­cir la ero­sión.

De­vol­ver. Pón­ga­se en con­tac­to con una or­ga­ni­za­ción lo­cal que cons­tru­ye y man­tie­ne senderos, eli­mi­na las plan­tas in­va­so­ras o de lo con­tra­rio tra­ba­ja pa­ra pre­ser­var la sa­lud de los es­pa­cios na­tu­ra­les. El vo­lun­ta­ria­do tam­bién cons­tru­ye víncu­los va­lio­sos con los ad­mi­nis­tra­do­res de tie­rras y con otros gru­pos de usua­rios de senderos, co­mo los ci­clis­tas de mon­ta­ña y los ji­ne­tes. "No to­dos nos es­ta­mos mo­vien­do a la mis­ma ve­lo­ci­dad, pe­ro to­dos te­ne­mos una par­ti­ci­pa­ción en los senderos", di­ce Law­hon. "En la me­di­da en que to­dos po­da­mos lle­var­nos bien y com­par­tir es­tos re­cur­sos, nos be­ne­fi­cia­rá a to­dos a lar­go pla­zo".

La ma­jes­tuo­si­dad de los es­pa­cios na­tu­ra­les de­be­mos man­te­ner­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.