¿Por qué sen­ti­mos olor a amo­nía­co des­pués de rea­li­zar ejer­ci­cio?

Corricolari es correr - - De todo un Poco -

La trans­pi­ra­ción y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca son in­se­pa­ra­bles si ha­bla­mos de ejer­ci­cio: la su­do­ra­ción es ne­ce­sa­ria pa­ra man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral ba­jo con­trol. Sin em­bar­go, el su­dor tam­bién ge­ne­ra olo­res ba­sa­dos en un ran­go de va­ria­bles, des­de lo que co­me has­ta la pre­sen­cia de bac­te­rias en su piel. Un olor que pue­de ex­pe­ri­men­tar mien­tras se ejer­ci­ta es un li­ge­ro olor a amo­nía­co. Por qué trans­pi­ra Su cuer­po ne­ce­si­ta man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na cons­tan­te de unos 37°C apro­xi­ma­da­men­te pa­ra ope­rar a to­do su po­ten­cial. Cuan­do se ejer­ci­ta, su cuer­po ge­ne­ra ener­gía a un rit­mo ace­le­ra­do pa­ra ir al pa­so de la pér­di­da de ener­gía de la ac­ti­vi­dad mus­cu­lar du­ran­te el ejer­ci­cio. Un con­se­cuen­cia de es­ta crea­ción de ener­gía es el ca­lor. Cuan­do el cuer­po se ca­lien­ta de­ma­sia­do, su­da pa­ra en­friar­se. La su­do­ra­ción fun­cio­na por en­fria­mien­to por eva­po­ra­ción. Mien­tras el su­dor lí­qui­do sa­le de los po­ros, se in­tro­du­ce al mo­vi­mien­to na­tu­ral del ai­re al­re­de­dor del su cuer­po. A me­di­da que el su­dor se eva­po­ra de su cuer­po, el ca­lor tam­bién se es­ca­pa, y se ale­ja de su cuer­po por la co­rrien­te de ai­re, re­sul­tan­do en un mar­ca­do en­fria­mien­to de su tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na. Bac­te­rias y olo­res El su­dor en sí mis­mo es prác­ti­ca­men­te inolo­ro. Sin em­bar­go, si el su­dor de sus glán­du­las apo­cri­nas en áreas co­mo sus axi­las o su in­gle en­tra en con­tac­to con bac­te­rias en su piel, se pue­de desa­rro­llar un olor mien­tras las bac­te­rias procesan las sus­tan­cias que se li­be­ran con su su­dor. El su­dor apo­crino con­tie­ne gra­sa que las bac­te­rias de su piel con­su­men, de­jan­do tras de sí el sub­pro­duc­to que con­fie­re el fa­mi­liar aro­ma del mal olor cor­po­ral. Ni­tró­geno En al­gu­nos ca­sos, los olo­res adi­cio­na­les de su su­dor pue­den ser li­be­ra­dos por el ti­po de ali­men­tos que con­su­me. Un ejem­plo co­mún de es­te fe­nó­meno es el ajo o las ce­bo­llas, que pue­den cam­biar el olor de su su­dor si co­me mu­chos ali­men­tos que con­ten­gan es­tos pro­duc­tos. El olor del amo­nía­co es­tá re­la­cio­na­do con con­su­mir de­ma­sia­das pro­teí­nas en su die­ta. Las pro­teí­nas otor­gan los ami­noá­ci­dos esen­cia­les a su die­ta y, en­tre es­tos, es­tá el ni­tró­geno. Olor a amo­nía­co Si hay mu­cho ni­tró­geno pre­sen­te en su sis­te­ma, su cuer­po de­pen­de­rá de sus ri­ño­nes pa­ra pro­ce­sar el ex­ce­so. Es­te pro­ce­so crea la urea, que pue­de ser ex­cre­ta­da por la ori­na. Sin em­bar­go, si hay de­ma­sia­da pa­ra que sus ri­ño­nes y ape­nas pue­den pro­ce­sar­la, el ex­ce­so de ni­tró­geno se se­cre­ta co­mo amo­nía­co a tra­vés del su­dor. Cuan­do se ejer­ci­ta y su­da a una ve­lo­ci­dad ma­yor a la nor­mal, emi­te una can­ti­dad su­fi­cien­te de amo­nía­co pa­ra que lle­gue a oler­lo. Li­diar con el olor a amo­nía­co Pa­ra li­diar con el olor a amo­nía­co en su su­dor, cam­bie su die­ta y con­su­ma más car­bohi­dra­tos. La pri­mer elec­ción de su cuer­po pa­ra ob­te­ner ener­gía son, usual­men­te, los car­bohi­dra­tos. Cuan­do con­su­me su­fi­cien­tes fuen­tes de car­bohi­dra­tos, su cuer­po es me­nos pro­pen­so a usar los ami­noá­ci­dos de las pro­teí­nas pa­ra ge­ne­rar ener­gía, re­du­cien­do la can­ti­dad de ni­tró­geno que pro­du­ce su cuer­po. Eli­ja fuen­tes de car­bohi­dra­tos com­ple­jos, co­mo le­gum­bres o pa­nes y ce­rea­les in­te­gra­les.

Ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res . Na­dar . Ci­clis­mo . Re­mo . Sal­tar la cuer­da . Pa­ti­nar (en rue­das o hie­lo) . Baloncesto, bad­min­ton, squash, otros deportes de pis­ta... En­tre­na­mien­to de fuer­za . Push ups, ab­do­mi­na­les y pull ups . Pe­so li­bre . Le­van­tar pe­sas . Fle­xi­bi­li­dad (es­ti­ra­mien­tos, yo­ga, pi­la­tes) . Ve­lo­ci­dad, agi­li­dad y equi­li­brio (cir­cui­tos)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.