Co­rrer por las ra­zo­nes equi­vo­ca­das

Corricolari es correr - - De todo un Poco -

¿Se ha pues­to a pen­sar cuál es su prin­ci­pal mo­ti­vo pa­ra co­rrer? ¿Cuál es la ra­zón pro­fun­da que le mo­ti­va a po­ner­se los za­pa­ti­llas y sa­lir a la ca­lle a en­tre­nar? ¿Qué es lo que le ha­ce to­mar la de­ci­sión de pro­gra­mar el des­per­ta­dor a las cin­co de la ma­ña­na en do­min­go pa­ra ir a co­rrer 10 ki­ló­me­tros jun­to con otros mi­les de co­rre­do­res? mi­les de for­mas que en­cuen­tran pa­ra dar­se tiem­po pa­ra en­tre­nar a pe­sar de sus cir­cuns­tan­cias de vi­da. Es­tán los co­rre­do­res que tra­ba­jan con jor­na­das lar­gas y que op­tan por ini­ciar el día tres o cua­tro ho­ras an­tes de las per­so­nas que no co­rren. Es­tos co­rre­do­res po­nen el des­per­ta­dor in­clu­so an­tes de las cin­co de la ma­ña­na, pa­ra es­tar en la pis­ta a las 6 a.m. y sen­ta­dos fren­te a su compu­tado­ra a las 8 a.m. Tam­bién es­tán los que adi­cio­nal a su tra­ba­jo, tie­nen fa­mi­lia y por lo tan­to mu­chas obli­ga­cio­nes dia­rias a cum­plir, son los que ha­cen do­ble turno la­bo­ral y al sa­lir de la ofi­ci­na lle­gan a ha­cer ta­rea, pre­pa­rar co­mi­da, ba­ñar ni­ños y con­vi­vir. Es­tos co­rre­do­res son los que en­cuen­tran me­dia ho­ra pa­ra co­rrer a la ho­ra de la co­mi­da, o se po­nen los za­pa­ti­llas an­tes de que des­pier­ten sus hi­jos, co­rren y re­gre­san pa­ra lle­var­los al cla­se. Son los mis­mos que co­rren em­pu­jan­do un co­che­ci­to con su hi­jo en él. O es­tán los co­rre­do­res que tie­nen las tres la­bo­res jun­tas: es­tu­diar, tra­ba­jar y cum­plir con su fa­mi­lia. En es­te ru­bro en­tran las ma­dres y pa­dres de tiem­po com­ple­to, que se las in­ge­nian pa­ra co­rrer, pa­ra en­tre­nar pa­ra un ma­ra­tón, ser ma­más, edu­car hi­jos, cui­dar a su fa­mi­lia, etc. La gran ma­yo­ría de es­tos co­rre­do­res prac­ti­can es­te de­por­te de for­ma re­crea­ti­va, por lo que a mi en­ten­der de­be­rían de com­par­tir un mis­mo mo­ti­vo pa­ra co­rrer, al me­nos a ni­vel muy pro­fun­do: con­cien­cia por la sa­lud o en una so­la pa­la­bra, au­to­cui­da­do. Es­to apli­ca in­de­pen­dien­te­men­te los tiem­pos en los que lo­gren de­ter­mi­na­das dis­tan­cias, los ob­je­ti­vos o el com­pro­mi­so que ten­gan. Otras las ra­zo­nes su­per­fi­cia­les pue­den lla­mar­se: ba­jar de pe­so, man­te­ner­se en for­ma o me­jo­rar la con­di­ción fí­si­ca, ha­cer al­go de ejer­ci­cio, sen­tir­se ac­ti­vo y con ener­gía, re­du­cir el ni­vel de es­trés, dar­se un tiem­po pa­ra sí mis­mos o com­par­tir una afi­ción con la pa­re­ja o ami­gos. En fin, to­das es­tas mo­ti­va­cio­nes tie­nen un co­mún de­no­mi­na­dor y es que lo­gran un be­ne­fi­cio fí­si­co o emo­cio­nal, cu­ya raíz de­be ser el au­to­cui­da­do, el amor pro­pio. Sin que es­to se con­fun­da con ego­cen­tris­mo o nar­ci­sis­mo. El amor pro­pio es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con el au­to­co­no­ci­mien­to, con el va­lor y res­pe­to con el que nos con­ce­bi­mos, con sa­ber re­co­no­cer nues­tras cua­li­da­des y for­ta­le­zas, pe­ro tam­bién nues­tros de­fec­tos y de­bi­li­da­des. Y co­no­cer­nos es la úni­ca for­ma de sa­ber qué es lo que nos ha­ce sen­tir com­ple­tos o qué es lo que ne­ce­si­ta­mos cam­biar pa­ra sen­tir­nos me­jor. Quien se ama y se acep­ta a sí mis­mo no bus­ca una cons­tan­te apro­ba­ción en sus ac­cio­nes, no bus­ca in­can­sa­ble­men­te la per­fec­ción, sino que acep­ta sus te­mo­res sin afe­rrar­se a al­gu­na cua­li­dad fí­si­ca o in­te­lec­tual. Y no creo que ha­ya na­da de ma­lo en cui­dar el fí­si­co o el in­te­lec­to, pe­ro si to­dos nues­tros es­fuer­zos es­tán con­cen­tra­dos en eso, es­ta­mos con­de­na­dos a sen­tir­nos in­com­ple­tos. Es la fe­li­ci­dad di­ri­gi­da por el ego, la que es­tá con­di­cio­na­da a lle­gar a al­gún la­do, a ob­te­ner al­go, a la bús­que­da cons­tan­te de apro­ba­ción. To­da es­ta re­fle­xión es reali­dad una invitación a man­te­ner pre­sen­te que co­rrer es sa­lud, no es lle­var al cuer­po a lí­mi­tes do­lo­ro­sos, co­rrer no de­be ser ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, agre­si­vo con el cuer­po. Pon­ga­mos aten­ción, por­que co­rrer por las ra­zo­nes equi­vo­ca­das inevi­ta­ble­men­te tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas. Y por ra­zo­nes equi­vo­ca­das re­fe­ri­das es­pe­cí­fi­ca­men­te a co­rrer ol­vi­dan­do que el fin úl­ti­mo es el equi­li­brio fí­si­co y men­tal, el au­to­co­no­ci­mien­to en el es­pa­cio pri­va­do que re­pre­sen­ta, en la per­se­ve­ran­cia y la su­pera­ción de lí­mi­tes men­ta­les. Ob­ser­ve­mos si la com­pe­ti­ti­vi­dad nos es­tá acer­can­do lu­ga­res pe­li­gro­sos pa­ra el cuer­po o la men­te. Dis­tin­ga­mos que no nos ha­ce me­nos va­lio­sos co­rrer más des­pa­cio que la per­so­na que es­tá al la­do y no nos ha­ce me­nos co­rre­do­res no ha­ber co­rri­do un ma­ra­tón. Ten­ga­mos cui­da­do con nues­tro cuer­po, res­pe­té­mos­lo. Sea­mos cons­cien­tes de que par­ti­ci­par en una com­pe­ti­ción re­quie­re del en­tre­na­mien­to, nu­tri­ción y des­can­so ade­cua­do. Co­rra­mos con la mi­sión de amar y cui­dar nues­tro cuer­po, de dar­le sa­lud. Co­rra­mos sien­do ho­nes­tos con no­so­tros mis­mos, sin pre­ten­der al­go que no so­mos, sin com­pro­me­ter­nos a co­sas que es­tén le­jos de nues­tro al­can­ce. No di­go que no nos pon­ga­mos me­tas al­tas o que no bus­que­mos me­jo­rar, pe­ro co­rra­mos de for­ma res­pon­sa­ble. Co­rrer de­be dar­nos me­jor ca­li­dad de vi­da, no lo con­tra­rio. Co­rra­mos pa­ra com­par­tir tiem­po con quie­nes dis­fru­tan de co­rrer, pe­ro sin olvidarnos de ha­cer tiem­po pa­ra nues­tros ami­gos o fa­mi­lias. Y si por al­gu­na ra­zón co­rrer no nos ha­ce sen­tir ma­ra­vi­llo­sa­men­te, si es­tá afec­tan­do al­gún as­pec­to de nues­tra vi­da, to­me­mos un mo­men­to pa­ra pen­sar si de ca­sua­li­dad es­ta­mos co­rrien­do por las ra­zo­nes equi­vo­ca­das. Co­rrer le ha­ce sen­tir vi­vo y lleno de ener­gía. Co­rrer ayu­da a acla­rar la men­te, le po­ne de buen hu­mor. Co­rrer des­pier­ta la crea­ti­vi­dad, la ins­pi­ra­ción pa­ra crear. Co­rrien­do se des­cu­bren lu­ga­res in­creí­bles, co­rrien­do se ven co­sas que de otra for­ma no se ven. Con ca­da en­tre­na­mien­to que ha­ce (¡y con los que no ha­ce!) se apren­de al­go y se en­cuen­tra al­go de uno mis­mo. Co­rrer es una for­ma de de­cir­le a su cuer­po que le quie­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.