Pa­ra es­tas fies­tas: ¿qué re­la­ción hay en­tre el al­cohol y el de­por­te?

Corricolari es correr - - De todo un Poco -

Co­rrer o cual­quier de­por­te, de­be­ría es­tar re­ñi­da con el con­su­mo mo­de­ra­do de al­cohol, ¿ver­dad?la re­la­ción en­tre el al­cohol y sa­lir a co­rrer (o ha­cer cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca) es al­go más com­ple­ja. De he­cho, la in­ges­ta de una be­bi­da al día po­dría re­du­cir el ries­go de cán­cer y otras do­len­cias,en­ton­ces, ¿no hay nin­gún pro­ble­ma si be­bo y sal­go a co­rrer? Bueno, evi­den­te­men­te sí. Aun­que un es­tu­dio rea­li­za­do en 2009 por la Uni­ver­si­dad de Mia­mi afir­ma que los con­su­mi­do­res de al­cohol prac­ti­can más de­por­te, el he­cho es que son dos ac­ti­vi­da­des que no van par­ti­cu­lar­men­te de la mano. Le ex­pli­ca­mos las prin­ci­pa­les ra­zo­nes: Las be­bi­das al­cohó­li­cas son pro­duc­tos con un con­si­de­ra­ble com­po­nen­te ca­ló­ri­co, que ade­más me­ta­bo­li­za­mos di­rec­ta­men­te co­mo gra­sa. Por tan­to, con­su­mir al­cohol, in­clu­so de for­ma mo­de­ra­da, im­pli­ca la po­si­bi­li­dad de au­men­tar de pe­so, con el con­si­guien­te des­cen­so en el ren­di­mien­to que ello su­po­ne en cual­quier de­por­te de re­sis­ten­cia. El al­cohol tie­ne un efec­to diu­ré­ti­co que des­acon­se­ja su con­su­mo, so­bre to­do des­pués de una ca­rre­ra. Es im­por­tan­te re­cu­pe­rar los ni­ve­les de lí­qui­dos des­pués de un es­fuer­zo pro­lon­ga­do. La cer­ve­za o la co­pa de vino pa­ra re­la­jar­nos al aca­bar una ca­rre­ra, no obs­tan­te, no son una bue­na idea en tér­mi­nos de nues­tra sa­lud. Ade­más, se­gún la nu­tri­cio­nis­ta Emily Brown, de Run­ners Con­nect, el con­su­mo re­gu­lar de al­cohol per­ju­di­ca en la re­cu­pe­ra­ción de le­sio­nes y he­ri­das. en­ton­ces, ¿qué ha­cer? Si es co­rre­dor, ¿pue­de be­ber una co­pa de vino a cer­ve­za con tran­qui­li­dad? La con­clu­sión es que el al­cohol no de­be ser un ali­men­to co­mún en la die­ta de un de­por­tis­ta por los tres ar­gu­men­tos ex­pues­tos con an­te­rio­ri­dad. No obs­tan­te, si de­ci­díe com­pa­ti­bi­li­zar en su ru­ti­na se­ma­nal el con­su­mo mo­de­ra­do de al­cohol con la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va, la re­co­men­da­ción es que no lo ha­ga des­pués de en­tre­nar o com­pe­tir o cuan­do su­fra una le­sión. Si co­rre y quie­re man­te­ner su for­ma, lo me­jor es que evi­te el con­su­mo de al­cohol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.