Ab­do­mi­na­les en la ofi­ci­na… en­tre­ne mien­tras tra­ba­ja

Corricolari es correr - - De todo un Poco -

Si es­tá con po­co tiem­po pa­ra en­tre­nar sus ab­do­mi­na­les, so­la­men­te ne­ce­si­ta una si­lla de ofi­ci­na con rue­das, diez mi­nu­tos y no ser muy ver­gon­zo­so: es lo úni­co que ne­ce­si­ta­rá pa­ra ha­cer es­tos ab­do­mi­na­les en la ofi­ci­na.

Ni­vel 1. Man­ten­ga la pos­tu­ra en L so­bre la si­lla, se­pa­rán­do­se del asien­to. Tra­ba­ja­rá in­ten­sa­men­te sus cuá­dri­ceps y psoas ilia­co ade­más de sus hom­bros, trí­ceps y por su­pues­to ab­do­mi­na­les. Ha­ga 3 re­pe­ti­cio­nes del tiem­po má­xi­mo que pue­da man­te­ner la po­si­ción co­rrec­ta

Ni­vel 2. Un po­co más di­fí­cil, y me­nos dis­cre­to (ideal si no com­par­te ofi­ci­na!), es es­te mo­vi­mien­to. De ro­di­llas en el sue­lo, aga­rre la ba­se de la si­lla y ex­tien­da el tron­co to­do lo que pue­da, pa­ra acer­car­se al sue­lo man­te­nien­do el con­trol. Re­cu­pe­re la po­si­ción arro­di­lla­do. Ha­ga 3 se­ries de 6 re­pe­ti­cio­nes. Ade­más de la par­te fí­si­ca, sin du­da, con es­tos ejer­ci­cios tra­ba­ja­rá un po­co su “pu­dor” den­tro de la ofi­ci­na. Qui­zás al prin­ci­pio le mi­ren co­mo si fue­ras un bi­cho “ra­ro”, lo ad­mi­ti­mos. Pe­ro tam­bién hay que re­co­no­cer que es­te es un gran mé­to­do pa­ra apro­ve­char ese mo­men­to li­bre o el tiem­po de la co­mi­da pa­ra ejer­ci­tar­se. Y quién sa­be… Se­gu­ro que des­pués al­guien se une a su ru­ti­na de to­ni­fi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.