DO­LOR VER­SUS MO­LES­TIA

Mu­chos co­rre­do­res in­ter­pre­tan los do­lo­res co­mo sim­ples mo­les­tias por la exi­gen­cia del ejer­ci­cio. Es im­por­tan­te que pue­da di­fe­ren­ciar una se­ñal de aler­ta del cuer­po con una mo­les­tia por una ac­ti­vi­dad du­ra. Es de­cir, la di­fe­ren­cia en­tre el do­lor y mo­les­tia.

Corricolari es correr - - Salud -

EEl de­no­mi­na­do "Efec­to re­bo­te" que si­gue a un Ex­ce­so de En­tre­na­mien­to Es la "úni­ca cau­sa" del ro­sa­rio de le­sio­nes que Es­tá afec­tan­do a los fon­dis­tas Es­pa­ño­les se­gún El res­pon­sa­ble del sec­tor En la fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de atle­tis­mo, luis mi­guel lan­da.

cin­co fon­dis­tas -Ju­lio rey, fa­bián ron­ce­ro, Juan carlos de la ossa, Ja­vier cor­tés y Eli­seo mar­tín- y el marchador pa­qui­llo fernández han si­do víc­ti­mas de le­sio­nes o enfermedades re­cien­tes que les han im­pe­di­do cum­plir sus pla­nes de tra­ba­jo en­ca­mi­na­dos a los Jue­gos olím­pi­cos.

an­tes se ha­bla­ba del atle­ta que­ma­do, lue­go se ha­bló de so­bre­en­tre­na­mien­to y aho­ra es­tá de mo­da el efec­to re­bo­te, pe­ro to­do es lo mis­mo. la pro­pia am­bi­ción del atle­ta en una tem­po­ra­da olím­pi­ca le lle­va a re­ba­sar los lí­mi­tes y se rom­pe por las ar­ti­cu­la­cio­nes, los hue­sos, los ten­do­nes.

la am­bi­ción del atle­ta tam­bién oca­sio­na com­pli­ca­cio­nes: "te­ne­mos gen­te muy bue­na que no só­lo as­pi­ra a ga­nar­se la pla­za olím­pi­ca, sino a con­se­guir me­da­lla en los Jue­gos. to­dos que­re­mos más, y a ve­ces, por ejem­plo, si el en­tre­na­dor le di­ce que rue­de a 3:20 el ki­ló­me­tro, lo ha­ce a 3:15 y ter­mi­na pa­gán­do­lo".

las le­sio­nes por so­bre­es­fuer­zo, tam­bién de­no­mi­na­das de so­bre­uso, tie­nen un diagnóstico muy di­fí­cil que obli­ga a los mé­di­cos a in­da­gar so­bre to­dos los fac­to­res que ro­dean al de­por­tis­ta y a su mé­to­do de en­tre­na­mien­to, des­de los cam­bios de in­ten­si­dad has­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas de la su­per­fi­cie so­bre la que se tra­ba­ja, pa­san­do por el equi­pa­mien­to, los cam­bios de in­ten­si­dad o las dis­tan­cias re­co­rri­das a lo lar­go de los úl­ti­mos días.

Es fre­cuen­te ob­ser­var el ele­va­do nú­me­ro de le­sio­nes que pue­de pro­du­cir el sim­ple he­cho de co­rrer. En la ma­yo­ría de los ca­sos el fac­tor etio­ló­gi­co de la le­sión de­ri­va de la si­tua­ción lí­mi­te a la que so­me­te­mos al or­ga­nis­mo, con ele­va­dos ni­ve­les de es­trés psico-fí­si­co, al­to gra­do de ten­sión mus­cu­lar, ex­ce­si­va so­bre­car­ga so­bre en las ar­ti­cu­la­cio­nes, y una gran dis­ten­sión so­bre ten­do­nes y li­ga­men­tos.

Frac­tu­ras de es­trés y ro­tu­ras de fi­bras, sín­to­mas del "efec­to re­bo­te"

las con­se­cuen­cias del ex­ce­so de tra­ba­jo del atle­ta son: frac­tu­ras de es­trés, ro­tu­ras de fi­bras y so­bre­car­gas en las ar­ti­cu­la­cio­nes, que se re­fle­jan en eco­gra­fías, re­so­nan­cias y ra­dio­gra­fías, en do­cu­men­tos mé­di­cos en to­dos los ca­sos. ade­más, el atle­ta pier­de un mon­tón de di­ne­ro al no po­der acu­dir a las com­pe­ti­cio­nes. ca­si to­dos sus con­tra­tos con fir­mas co­mer­cia­les es­tán vin­cu­la­dos a su pre­sen­cia en los Jue­gos.

Los atle­tas se es­tán en­tre­nan­do más que nun­ca

al de­di­car­se al al­to ren­di­mien­to los de­por­tis­tas es­tán ex­pues­tos a ni­ve­les al­tos de es­trés, al­tas car­gas de en­tre­na­mien­to y com­pe­ti­ción. Es­tar per­ma­nen­te­men­te ex­pues­to a es­tas al­tas car­gas o ni­ve­les de es­trés sin po­si­bi­li­dad de re­ge­ne­ra­ción del or­ga­nis­mo, con­du­ce a una fa­ti­ga crónica y des­cen­so del ren­di­mien­to. des­cen­de­rán por tan­to los ni­ve­les de mo­ti­va­ción in­trín­se­ca pu­dien­do pro­du­cir­se el aban­dono de­por­ti­vo. co­mo in­ter­ven­ción, se de­be pro­po­ner una pro­gra­ma­ción y pla­ni­fi­ca­ción de en­tre­nos y com­pe­ti­ción y po­si­bi­li­tar la re­ge­ne­ra­ción del or­ga­nis­mo.

los atle­tas es­pa­ño­les se en­tre­nan más que nun­ca cuan­do hay Jue­gos olím­pi­cos y to­dos quie­ren me­da­lla. quién pa­ra a un atle­ta am­bi­cio­so? tra­ba­ja en el fi­lo de la na­va­ja no só­lo en el as­pec­to fí­si­co, sino tam­bién en el as­pec­to in­mu­no­ló­gi­co, don­de las de­fen­sas es­tán al lí­mi­te de de­rrum­bar­se. si asi­mi­la to­do el tra­ba­jo pue­de sa­car me­da­lla, pe­ro si se pa­sa, se rom­pe. lo mis­mo ocu­rre en ita­lia, fran­cia, in­gla­te­rra, Es­ta­dos uni­dos...

Pre­ve­nir el pro­ble­ma es di­fí­cil por­que no sue­le ha­ber in­di­cios. "El atle­ta se en­cuen­tra muy bien has­ta que un día se rom­pe"

co­mo en el co­rre­dor po­pu­lar tam­bién se dan es­tos ca­sos de efec­to re­bo­te y sa­bien­do que la ma­yo­ría de la pa­to­lo­gía le­sio­nal de las ca­rre­ras en el atle­tis­mo se ori­gi­na por “so­bre­car­ga” de­bi­do a un tra­ba­jo ex­ce­si­vo so­bre ar­ti­cu­la­cio­nes, múscu­los y ten­do­nes, es ne­ce­sa­rio aten­der a la pre­ven­ción de las ci­ta­das le­sio­nes.

des­pués de una le­sión, que par­ti­cu­lar­men­te re­quie­ra una lar­ga reha­bi­li­ta­ción, un atle­ta pue­de te­ner pro­ble­mas pa­ra ajus­tar­se so­cial­men­te y pue­de sen­tir­se alie­na­do por el res­to del equi­po.

El atle­ta mu­chas ve­ces pue­de sen­tir que los en­tre­na­do­res han de­ja­do de pres­tar­le aten­ción, que los com­pa­ñe­ros de equi­po no tie­nen tiem­po pa­ra es­tar con ellos, que no tie­nen más ami­gos y que su vi­da so­cial se ba­sa prin­ci­pal­men­te en el tiem­po de­di­ca­do al pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción.

los atle­tas pue­den creer que exis­te po­co so­por­te de los en­tre­na­do­res y com­pa­ñe­ros de equi­po. los atle­tas de­ben en­ten­der que los en­tre­na­do­res son los que di­ri­gen a los equi­pos pe­ro no son ex­per­tos en el ma­ne­jo de las le­sio­nes y que pue­den es­tar preo­cu­pa­dos de có­mo ma­ne­jar el equi­po sin los atle­tas le­sio­na­dos.

los fi­sio­te­ra­peu­tas (fi­sios en el am­bien­te

po­pu­lar de­por­ti­vo) son los en­car­ga­dos de la reha­bi­li­ta­ción de las le­sio­nes y son el prin­ci­pal me­dio de so­por­te so­cial, los atle­tas ne­ce­si­tan el so­por­te de los en­tre­na­do­res, los fi­sios y los com­pa­ñe­ros de equi­po.

Qué pue­den ha­cer los fi­sios en es­te as­pec­to?

su pa­pel es im­por­tan­te: de­be­rían ad­qui­rir al­gu­nas ha­bi­li­da­des pa­ra acon­se­jar, in­clu­yen­do una bue­na ca­pa­ci­dad pa­ra oír a los atle­tas. de­ben apren­der a tra­tar a to­do el atle­ta no só­lo a la le­sión. se de­be­rían co­mu­ni­car en for­ma efec­ti­va ya que la ma­ne­ra en que el fi­sio des­cri­be la le­sión o su reha­bi­li­ta­ción al atle­ta, de­ter­mi­na­ra en cier­ta ex­ten­sión, la ra­pi­dez en que un atle­ta se re­cu­pe­ra. El fi­sio de­be­ría ayu­dar al atle­ta a es­ta­ble­cer sus ob­je­ti­vos a me­diano y lar­go pla­zo pa­ra even­tual­men­te ob­te­ner una com­ple­ta re­cu­pe­ra­ción. de­be­rían ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra ha­cer sen­tir al atle­ta le­sio­na­do, co­mo par­te im­por­tan­te del equi­po.

Es de vi­tal im­por­tan­cia en­se­ñar a los atle­tas a dis­tin­guir en­tre el do­lor y las mo­les­tias ¨nor­ma­les¨ del en­tre­na­mien­to y el do­lor de las le­sio­nes.

los atle­tas que no apren­den a ha­cer es­ta dis­tin­ción fre­cuen­te­men­te pue­den le­sio­nar­se se­ria­men­te ya que no re­co­no­cen el ini­cio de las le­sio­nes y no mo­di­fi­can ade­cua­da­men­te sus pro­gra­mas de en­tre­na­mien­to.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, los atle­tas le­sio­na­dos pue­den ex­pe­ri­men­tar sen­sa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, ais­la­mien­to y ba­ja es­ti­ma. tam­bién jue­ga par­te en el pro­ce­so, la ne­ga­ción de la reali­dad de la le­sión. to­dos es­tos sen­ti­mien­tos pue­den afec­tar ad­ver­sa­men­te al atle­ta y su pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción de su le­sión. Es im­por­tan­te iden­ti­fi­car y ayu­dar a los atle­tas a ha­cer fren­te a sus sen­ti­mien­tos.

un atle­ta que desa­rro­lla su vi­da al­re­de­dor del de­por­te, que su­fre una le­sión in­va­li­dan­te que lo ex­clu­ye de su ca­rre­ra de­por­ti­va, de­be­rá rea­li­zar ma­yo­res ajus­tes en as­pec­tos co­mo su pro­pia per­cep­ción y co­mo es per­ci­bi­do den­tro de su gru­po de­por­ti­vo y fa­mi­liar. mu­chos atle­tas tie­nen di­fi­cul­ta­des en el con­trol emo­cio­nal cuan­do su­fren al­gu­na le­sión se­ria.

los atle­tas que se re­cu­pe­ran más rá­pi­do de las le­sio­nes tien­den a es­tar más mo­ti­va­dos, to­man un rol ac­ti­vo en su re­cu­pe­ra­ción y se ajus­tan a su pro­to­co­lo de reha­bi­li­ta­ción. tam­bién se han aso­cia­do a una reha­bi­li­ta­ción más ace­le­ra­da a las téc­ni­cas de es­ta­ble­ci­mien­to de ob­je­ti­vos, téc­ni­cas de vi­sua­li­za­ción de cu­ra­ción, téc­ni­cas po­si­ti­vas de au­to­apo­yo así co­mo las téc­ni­cas de ma­ne­jo del es­trés.

igual­men­te se ha evi­den­cia­do que la crea­ción de un am­bien­te de re­cu­pe­ra­ción con un mar­ca­do so­por­te so­cial y psi­co­ló­gi­co, en el cual, los en­tre­na­do­res man­tie­nen con­tac­to con el atle­ta y los fi­sios y mé­di­cos de­mues­tran in­te­rés, es­tá aso­cia­do a una re­cu­pe­ra­ción más rá­pi­da de la le­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.