Vis­to en la Red:

Ja­mes Law­ren­ce, apo­da­do "Iron Cow­boy", es un atle­ta de 41 años que lle­va una vi­da al lí­mi­te. In­cur­sio­nó en las prue­bas de fon­do en 2005 y hoy se so­me­te a ex­te­nuan­tes re­tos. Los ejer­ci­cios, la die­ta y la pla­ni­fi­ca­ción que man­tie­ne pa­ra lo­grar sus me­tas

Corricolari es correr - - Contenidos - En www.in­fo­bae.com

El sor­pren­den­te su­per­hu­mano ca­paz de co­rrer 50 Iron­mans en 50 días/ Las 5 se­ña­les que in­di­can que de­be co­mer más pro­teí­na / Los 5 me­jo­res ejer­ci­cios se­gún la Uni­ver­si­dad de Har­vard / Adiós a la os­teo­po­ro­sis co­rrien­do un mi­nu­to al día / Be­ne­fi­cios del ci­clis­mo a los 30 años / Los 3 sen­ci­llos ejer­ci­cios con los que Stran­ger Things ha pa­sa­do de fon­dón a ca­chas / ¿Có­mo afec­ta la pu­bal­gia al co­rre­dor? / In­ci­den­cia de una ca­ríes en el ren­di­mien­to / 8 co­sas que de­be sa­ber an­tes de ha­cer un triatlón

Ha­ce do­ce años, Ja­mes Law­ren­ce ape­nas po­día co­rrer unos ki­ló­me­tros sin ter­mi­nar ex­haus­to. Ha­bien­do in­cur­sio­na­do so­la­men­te en la lu­cha li­bre du­ran­te la pre­pa­ra­to­ria, no te­nía ex­pe­rien­cia en prue­bas de re­sis­ten­cia. De he­cho, su pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción en una ca­rre­ra afín fue jun­to a su es­po­sa en un en­cuen­tro fes­ti­vo por el Día de Ac­ción de Gra­cias. Fue aquel even­to, pro­me­dian­do el 2005, el que le des­per­tó una sen­sa­ción úni­ca. A los 28 años ha­bía ha­lla­do su ma­yor pa­sión, la ac­ti­vi­dad que mar­có sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su por­ve­nir. Hoy, es­te hom­bre casado, pa­dre de cin­co hi­jos y oriun­do de Cal­gary Alberta (Ca­na­dá), es re­co­no­ci­do co­mo uno de los más des­ta­ca­dos atle­tas del pla­ne­ta, co­mo uno de los más –sino el más– re­sis­ten­tes del mun­do ca­paz de su­pe­rar desafíos su­pre­mos. Tras aque­lla ca­rre­ra de es­par­ci­mien­to em­pren­dió una vi­da de­di­ca­da a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Y en par­ti­cu­lar por las prue­bas de triatlón. "Me gus­ta el desafío que im­po­nen. El re­to y la lu­cha", con­fe­só a Triath­lon Ins­pi­res. Así, co­men­zó una tran­si­ción con prue­bas de corta dis­tan­cia. En­tre­na­ba de lu­nes a vier­nes y co­rría ca­si ca­da fin de se­ma­na. Em­pe­zó a com­pe­tir ofi­cial­men­te en el ve­rano de 2007. Su pri­me­ra ca­rre­ra fue una dis­tan­cia de 70.3 mi­llas en la prue­ba de Steel­head, en Ben­ton Har­bor (Mi­chi­gan, EEUU). A par­tir de allí no pa­ró. Se per­fec­cio­nó y pu­so ob­je­ti­vos de su­ma exi­gen­cia co­mo me­ta a lar­go pla­zo. Ya más ave­za­do a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, se ani­mó a me­dir sus con­di­cio­nes en las prue­bas de Iron­man. Na­ci­da a fi­nes de la dé­ca­da de los '70, es­ta dis­ci­pli­na se con­vir­tió con los años en la mo­da­li­dad más exi­gen­te, an­ti­gua y pres­ti­gio­sa de triatlón. Se tra­ta de una com­pe­ten­cia de­por­ti­va que in­clu­ye tres va­rian­tes: na­ta­ción, ci­clis­mo y run­ning. Es con­si­de­ra­do uno de los deportes más du­ros que exis­ten en el pa­no­ra­ma com­pe­ti­ti­vo in­ter­na­cio­nal ac­tual. Una con­tien­da a la al­tu­ra de sus as­pi­ra­cio­nes. Se pu­so en mar­cha la co­se­cha de mar­cas ba­ti­das. En 2011 rom­pió su pri­mer ré­cord mun­dial: con­clu­yó 22 triatlo­nes Iron­man 70.3 (1,9 km de na­ta­ción, 90 km de ci­clis­mo, y 21,1 km de atle­tis­mo). En to­tal fue­ron 22 ca­rre­ras en un pe­río­do de sie­te me­ses y me­dio a tra­vés de los Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. "Fue un via­je re­lám­pa­go y mu­cha di­ver­sión", di­jo. Aun­que más allá del es­par­ci­mien­to hu­bo otro mo­ti­vo so­li­da­rio que lo im­pul­sa­ba: el pro­yec­to "Tri and Gi­ve a Dam", des­ti­na­do a re­cau­dar di­ne­ro pa­ra cons­truir pre­sas en Áfri­ca, es­pe­cí­fi­ca­men­te, sis­te­mas de re­ten­ción de agua en Ke­nia pa­ra ayu­dar a ali­viar la se­quía y me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da. Por en­ton­ces, Law­ren­ce ya era más co­no­ci­do por el apo­do de "Iron Cow­boy", que se lo ga­nó por­que se acos­tum­bró a co­rrer las ma­ra­to­nes por­tan­do un co­lo­ri­do som­bre­ro de va­que­ro. La cos­tum­bre la adop­tó pa­ra com­pla­cer a su fa­mi­lia, que le re­cla­ma­ba la di­fi­cul­tad pa­ra en­con­trar­lo du­ran­te las ca­rre­ras. Así na­ció una tra­di­ción que co­men­zó a re­pe­tir a fu­tu­ro. En 2012, rom­pió un nue­vo ré­cord mun­dial: con­ven­ció a su en­torno fa­mi­liar pa­ra so­me­ter su cuer­po a un gra­do ma­yor de di­fi­cul­tad y lo­gró el ma­yor nú­me­ro (30) de com­pe­ten­cias com­ple­ta­das en un año. Pro­me­dió po­co me­nos de 12 ho­ras de tra­ba­jo du­ran­te los 30 even­tos, com­pi­tien­do en 11 paí­ses.

Se­lló su gesta en el Li­bro Guin­ness de los Ré­cords.

Se ga­nó el apo­do por los som­bre­ros que uti­li­za (Fa­ce­book Ja­mes Law­ren­ce) Ávi­do de nue­vas aven­tu­ras, ele­vó la va­ra de com­pe­ten­cia. De­jó atrás la dis­tan­cia sprint y pa­só a com­pe­tir en la dis­tan­cia com­ple­ta, que se com­po­ne de 3,86 ki­ló­me­tros de na­ta­ción, 180 km de ci­clis­mo y 42,2 km de ca­rre­ra a pie en un tiem­po li­mi­ta­do. Por ello, ter­mi­nar un Iron­man su­po­ne un es­fuer­zo fí­si­co y psi­co­ló­gi­co su­pre­mo. Ha­cer­lo 50 ve­ces en 50 días, un re­to inima­gi­na­ble, prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. No lo fue pa­ra Law­ren­ce. La tra­ve­sía se ini­ció el 6 de ju­nio de 2015 en Ha­wái. De ahí en­ta­bló un ca­mino por los otros 49 es­ta­dos. Acom­pa­ña­do de una co­mi­ti­va en­car­ga­da de or­ga­ni­zar ca­da ca­rre­ra, to­do el cau­dal mo­ne­ta­rio re­cau­da­do en es­ta oca­sión fue pa­ra la Fun­da­ción de Ali­men­tos Ja­mie Oli­ver, el fa­mo­so chef bri­tá­ni­co, en me­dio de una cam­pa­ña pa­ra con­cien­ciar so­bre la obesidad in­fan­til. Pa­ra con­cre­tar la ha­za­ña, re­ve­ló que fue fun­da­men­tal la ali­men­ta­ción: co­mió en­tre 4 mil 500 y 6 mil 500 ca­lo­rías dia­rias. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, du­ran­te las ca­rre­ras, su in­ges­ta subió a 8 mil 500 ca­da día, de las que con­su­mía 2 mil ca­lo­rías en­tre el na­do y la bi­ci­cle­ta (ge­ne­ral­men­te hue­vos o pa­pas), y des­pués otras 2 mil en el re­co­rri­do en bi­ci­cle­ta (la ma­yo­ría de las ve­ces sánd­wi­ches mien­tras pe­da­lea­ba). Tam­bién, va­lo­ró el apo­yo de los es­pec­ta­do­res:

"In­vi­ta­ba a la gen­te a unir­se a mí du­ran­te los úl­ti­mos 5 km de ca­da ma­ra­tón. Al­gu­nos días lo ha­cían 10 per­so­nas y otros 2,000.

Eso me ani­ma­ba mu­chí­si­mo", con­fe­só. Con­tó que el tra­mo más di­fí­cil fue el de en­tre Ari­zo­na y Ten­nes­see. "Me que­dé dor­mi­do y me caí de la bi­ci en el ki­ló­me­tro 48. Tu­ve que ter­mi­nar el via­je con to­do el cuer­po ma­gu­lla­do por el im­pac­to con­tra el as­fal­to", re­cor­dó. En to­tal, pro­me­dió 15 ho­ras de ac­ti­vi­dad y cua­tro de sue­ño. De esa ma­ne­ra has­ta el 25 de ju­lio, cuan­do la épica re­co­rri­da lle­gó a su fin en Utah, lle­ván­do­lo a la fa­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.