El rin­cón del en­tre­na­dor:

LA A DE

Corricolari es correr - - Contenidos -

La fuer­za de vo­lun­tad a

exa­men

LLa fuer­za de vo­lun­tad es co­mo un múscu­lo que po­de­mos en­tre­nar. pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta co­mer, dor­mir y has­ta echar­se La sies­ta. La cla­ve, por Lo tan­to, es­tá en el equi­Li­brio. to­da es­ta his­to­ria em­pe­zó a par­tir de aque­lla idea de al­bert eins­tein: “hay una fuer­za mo­triz más po­de­ro­sa que el va­por, la elec­tri­ci­dad y la ener­gía ató­mi­ca: la vo­lun­tad”. y en­ton­ces nos da­mos cuen­ta de que pa­ra co­rrer, co­mo pa­ra me­mo­ri­zar una lec­ción, ha­ce fal­ta fuer­za de vo­lun­tad y que los co­rre­do­res no po­de­mos vi­vir sin ella. nues­tra pre­pa­ra­ción fí­si­ca y men­tal de­pen­de de la vo­lun­tad, una pa­la­bra que pro­ce­de del la­tín y que im­pli­ca la ca­pa­ci­dad de po­ner­nos en mar­cha pa­ra lo­grar lo que bus­ca­mos, sea ter­mi­nar un ma­ra­tón o una ca­rre­ra de 100 me­tros. por eso ca­da uno de no­so­tros con­ce­de­mos un sig­ni­fi­ca­do dis­tin­to a es­ta pa­la­bra. vo­lun­tad sig­ni­fi­ca ele­gir y, co­mo nos ex­pli­ca la fi­lo­so­fía: “cuan­do de­be­mos ha­cer una elec­ción y no la ha­ce­mos, es­to ya es vo­lun­tad”. por eso nues­tros lo­gros se com­par­ten con ella por­que, sin ella, se­ría muy di­fí­cil ima­gi­nar­se en la lí­nea de sa­li­da de una ca­rre­ra. por eso hay tan­to que con­tar acer­ca de la fuer­za de vo­lun­tad, que es co­mo el li­bro de ru­ta que uno se impone pa­ra re­cu­pe­rar­se de una en­fer­me­dad, pa­ra adel­ga­zar o pa­ra en­con­trar el tiem­po que se ne­ce­si­ta pa­ra pre­pa­rar un ma­ra­tón. un ca­mino que nos ins­pi­ra a cam­biar nues­tros há­bi­tos de vi­da o a so­me­ter­nos a no­so­tros mis­mos a es­te in­te­rro­ga­to­rio ini­cial:

¿Es­tás rea­li­zan­do al­go que real­men­te deseas?, ¿con­si­de­ras que va­le la pena el es­fuer­zo?, ¿crees que vas a po­der lo­grar­lo?, ¿por qué? ¡Cues­tió­na­te!

son pre­gun­tas que nos re­cuer­dan que to­da nues­tra vi­da es­tá en la ca­be­za y pue­den ser las mis­mas que yo mis­mo pre­gun­to en con­sul­ta a un pa­cien­te que tie­ne du­das de si se va a re­cu­pe­rar de esa en­fer­me­dad. re­cuer­do en­ton­ces que nues­tra vo­lun­tad nos lle­va a ven­cer los obs­tácu­los, a re­sis­tir las ten­ta­cio­nes más in­me­dia­tas y a des­cu­brir ob­je­ti­vos a lar­go pla­zo. La úni­ca exi­gen­cia es que esos ob­je­ti­vos sean rea­lis­tas, acor­des a nues­tro rit­mo de vi­da. el res­to for­ma­rá par­te de nues­tra mo­ti­va­ción que se en­car­ga­rá de en­con­trar los pen­sa­mien­tos ade­cua­dos pa­ra ter­mi­nar esa ca­rre­ra en la que nos sen­ti­mos ago­ta­dos o pa­ra sa­lir a en­tre­nar a las sie­te de la tar­de en in­vierno des­pués de lle­gar a ca­sa de tra­ba­jar. en ese sen­ti­do hay pre­gun­tas que siem­pre nos ayu­da­rán:

¿Quién no ha sen­ti­do sen­ti­do la ten­ta­ción de lle­gar y po­ner­se el pi­ja­ma?, ¿aca­so soy el úni­co? ¿qué ven­ta­jas tie­nen sa­lir a en­tre­nar en esas con­di­cio­nes?

al fi­nal, la di­fe­ren­cia en­tre los que re­sis­ten y lploa­lesf­nu­qoeur­se­zi­gan­lo­doe­xevx­so­tiá­lu­laennm­taed­lad,ipf­cuei­ne­raorzn­saoísd­peeuaev­doeml­cuiut­nea­tanqd­tui.fie­ce­sa­ner pue­de for­ta­le­cer co­mo cual­quier otro múscu­lo de nues­tro cuer­po. el mé­to­do es en­tre­nar­la y re­cor­dar lo que de­cía Gand­hi y que pa­ra la me­di­ci­na a ve­ces tam­bién es co­mo una ley: “La fuer­za no viene de la ca­pa­ci­dad cor­po­ral sino de una vo­lun­tad fé­rrea”. por lo tan­to, de­be­mos ser cons­cien­tes de los be­ne­fi­cios que po­de­mos re­co­ger si la tra­ba­ja­mos. ten­dre­mos la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir que ser tra­ta de un múscu­lo que tie­ne mu­cha elas­ti­ci­dad y que cuan­to más la en­tre­ne­mos va a fun­cio­nar me­jor. pe­ro pa­ra eso de­be­mos acom­pa­ñar­la con nues­tros há­bi­tos de vi­da.

así, por ejem­plo, es­tá de­mos­tra­do que cuan­do nos fal­ta glu­co­sa en la san­gre nues­tra ca­pa­ci­dad de au­to­con­trol se re­sien­te. de ahí la con­ve­nien­cia de rea­li­zar cin­co co­mi­das al día, co­mo tan­tas ve­ces su­gie­re la nu­tri­ción, por­que en­ton­ces no han de fal­tar­nos ener­gías lo que nos in­vi­ta a pen­sar que la fuer­za de vo­lun­tad tam­bién es con­se­cuen­cia de nues­tras cos­tum­bres. no se pue­de em­pe­zar una ca­rre­ra si desa­yu­nas una ta­ble­ta de cho­co­la­te, pe­ro tam­po­co se pue­de to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas a me­dia tar­de si nos fal­ta ener­gía. La pa­ra­do­ja se­ría que pa­ra no co­mer se ne­ce­si­ta vo­lun­tad, pe­ro pa­ra te­ner vo­lun­tad se ne­ce­si­ta co­mer. por lo tan­to, ne­ce­si­ta­mos un equi­li­brio y ale­jar­nos en la me­di­da de lo po­si­ble del es­trés, no ol­vi­dar nun­ca que la fuer­za de vo­lun­tad fun­cio­na co­mo un múscu­lo. es ca­paz de re­du­cir la ta­sa de eje­cu­ción de im­pul­sos ne­ga­ti­vos del 70% al 17%. pe­ro han de dar­se las con­di­cio­nes idea­les que, en es­te ca­so, nos lle­van a pre­gun­tas co­mo las si­guien­tes:

¿Eres de los que in­fra­va­lo­ras la fuer­za de vo­lun­tad?, ¿eres de los que só­lo pien­sas en los ob­je­ti­vos a cor­to pla­zo?, ¿qué im­por­tan­cia con­ce­des a la pa­cien­cia en tu vi­da?

La fuer­za de vo­lun­tad es­tá li­ga­da a pa­la­bras co­mo es­fuer­zo, dis­ci­pli­na o sa­cri­fi­cio que los co­rre­do­res co­no­ce­mos bien. hu­yen de la cultura de la in­me­dia­tez de la so­cie­dad ac­tual y que en una dis­ci­pli­na co­mo el atle­ca­rrer­de­tis­mo10­no­ki­ló­me­tros­sead­mi­te.noun­se­ma­ra­tón,pre­pa­ra­nu­naen­doas me­ses. pe­ro eso no quie­re de­cir que po­da­mos ha­cer uso cons­tan­te­men­te de la fuer­za de vo­lun­tad. nos ol­vi­da­ría­mos que se tra­ta de un múscu­lo que ne­ce­si­ta co­mer, dor­mir y has­ta echar­se la sies­ta. en la psi­co­lo­gía se de­fi­ne co­mo “la ca­pa­ci­dad pa­ra di­fe­rir o apla­zar las gra­ti­fi­ca­cio­nes de ma­ne­ra ra­cio­nal y con­sis­ten­te”, y se ad­mi­te que es uno de los ras­gos bá­si­cos de lo que to­dos co­no­ce­mos co­mo in­te­li­gen­cia emo­cio­nal. sus re­sul­ta­dos pue­den ser ex­tra­or­di­na­rios: la cien­cia ha de­mos­tra­do que quie­nes sa­ben cul­ti­var su fuer­za de vo­lun­tad, han in­ver­ti­do en su edu­ca­ción, en su fe­li­ci­dad o en su ren­di­mien­to. to­dos co­no­ce­mos a atle­tas afi­cio­na­dos que su­pe­ran los 40 años que es­tán lo­gran­do gran­des re­sul­ta­dos y que ha­ce ocho o diez años no se ima­gi­na­ban en la lí­nea de sa­li­da de una ca­rre­ra. en el úl­ti­mo con­gre­so mé­di­co que es­tu­ve se de­jó bien cla­ra su im­por­tan­cia con una fra­se que apun­té en el cua­derno: “el fra­ca­so de la vo­lun­tad es uno de los pro­ble­mas de la con­di­ción hu­ma­na”. de ahí la im­por­tan­cia de co­no­cer­la bien, de sa­ber que se tra­ta de un re­cur­so li­mi­ta­do controlado por un área de nues­tro ce­re­bro, el mis­mo que se ocu­pa de la con­cen­tra­ción, de la me­mo­ria o de re­sol­ver pro­ble­mas. siem­pre sue­le es­tar muy ocu­pa­da y es in­fluen­cia­ble por el es­trés del día a día. por eso es im­por­tan­te re­ca­pa­ci­tar, an­tes de que pue­da ce­der a un im­pul­so, por­que lo que nos su­ce­de en la vi­da dia­ria a ve­ces es un re­fle­jo de lo que pue­de ocu­rrir en el ki­ló­me­tro 35 del ma­ra­tón. Las fuer­zas en­ton­ces dis­mi­nu­yen. pe­ro aun así no nos de­ja­mos lle­var por las peo­res ten­ta­cio­nes por­que he­mos sa­bi­do tra­ba­jar la fuer­za de vo­lun­tad. el se­cre­to es sa­ber ha­cer­lo y ter­mi­nar con es­ta pre­gun­ta con la que tam­bién po­día­mos ha­ber em­pe­za­do es­te tex­to:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.