Nu­tri­ción:

Corricolari es correr - - Contenidos -

La ven­ta­na me­ta­bó­li­ca, el me­jor mo­men­to pa­ra re­po­ner los nu­trien­tes y re­pa­rar los múscu­los

CCUALQUIER DE­POR­TE CON­LLE­VA DES­GAS­TE FÍ­SI­CO. ES IM­POR­TAN­TE CO­NO­CER CUÁL ES EL ME­JOR MO­MEN­TO PA­RA RE­CU­PE­RAR­NOS GRA­CIAS A LA ALI­MEN­TA­CIÓN.

El tér­mino ven­ta­na me­ta­bó­li­ca im­pli­ca el tiem­po pos­te­rior al en­tre­na­mien­to en el cual se de­ben con­su­mir nu­trien­tes pa­ra que el or­ga­nis­mo pa­se de “con­su­mir re­ser­vas” (pro­ce­so ca­ta­bó­li­co) a re­ge­ne­rar te­ji­dos, nu­trir los múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes y ayu­dar a crear vo­lu­men (pro­ce­so anabó­li­co).

Pa­ra el apro­ve­cha­mien­to de es­ta fa­se hay que ser rá­pi­dos, la ven­ta­na se man­tie­ne abier­ta prin­ci­pal­men­te du­ran­te las 2 ho­ras post-en­treno, aun­que los pri­me­ros 45 mi­nu­tos en don­de ma­yor sus­cep­ti­bi­li­dad en­con­tra­mos.

Ba­jo la pa­la­bra nu­trien­tes se sue­le pen­sar que so­lo las pro­teí­nas nos ayu­dan en es­ta fa­se y eso no es así, prin­ci­pal­men­te los car­bohi­dra­tos y la hi­dra­ta­ción jun­to a las pro­teí­nas son fun­da­men­ta­les pa­ra lo­grar­lo. No so­lo se re­ge­ne­ran los te­ji­dos so­me­ti­dos al en­tre­na­mien­to sino que una bue­na nu­tri­ción pos­te­rior nos ayu­da­rá a:

Ace­le­rar la eli­mi­na­ción de des­he­chos

.

pro­du­ci­do du­ran­te el en­tre­na­mien­to al au­men­tar el flu­jo san­guí­neo por ac­ción de la in­su­li­na.

¿Por qué es tan im­por­tan­te es­ta fa­se?

Un or­ga­nis­mo que ejer­za cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad ne­ce­si­ta ener­gía, di­cha ener­gía se ob­tie­ne en pri­me­ra ins­tan­cia de los de­pó­si­tos de glu­có­geno mus­cu­lar. Los de­pó­si­tos de glu­có­geno es­ca­sean más o me­nos a los 45 mi­nu­tos des­de el ini­cio de la ac­ti­vi­dad. Pa­ra que la ener­gía si­ga cons­tan­te y nos acom­pa­ñe has­ta el fi­nal del en­tre­na­mien­to el or­ga­nis­mo co­mien­za a des­truir los te­ji­dos mus­cu­la­res en un pro­ce­so de­no­mi­na­do “ca­ta­bó­li­co”.

Pa­ra de­te­ner los pro­ce­sos ca­ta­bó­li­cos y fo­men­tar el cre­ci­mien­to de los múscu­los (anabo­lis­mo), el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta su­bir los ni­ve­les de in­su­li­na en la san­gre, la in­su­li­na es la pre­cur­so­ra de la ma­yo­ría de los pro­ce­sos anabó­li­cos y de re­cu­pe­ra­ción. El mé­to­do más fá­cil

DU­RAN­TE LA VEN­TA­NA ME­TA­BÓ­LI­CA EL OR­GA­NIS­MO SE EN­CUEN­TRA MUY RECEPTIVO A RE­CI­BIR NU­TRIEN­TES DE­BI­DO A LA SEN­SI­BI­LI­DAD A LA IN­SU­LI­NA DE ES­TE QUE IRÁ DES­APA­RE­CIEN­DO A LO LAR­GO DEL DÍA UNA VEZ FI­NA­LI­ZA­DO EL EN­TRE­NA­MIEN­TO.

pa­ra in­cre­men­tar los ni­ve­les de in­su­li­na es con­su­mir en pri­me­ra ins­tan­cia car­bohi­dra­tos de rá­pi­da ab­sor­ción (fru­ta, zu­mos, su­ple­men­ta­ción es­pe­cí­fi­ca, fru­tas se­cas, mer­me­la­das, mem­bri­llo, pan o arroz blan­co, etc).

Cuan­do el or­ga­nis­mo es­tá en mo­do anabó­li­co tras un en­tre­na­mien­to (cons­tru­yen­do te­ji­do mus­cu­lar y re­cu­pe­rán­do­se), los múscu­los tam­bién ne­ce­si­tan pro­teí­nas. Es­tas pro­teí­nas tam­bién de­ben ser de rá­pi­da ab­sor­ción, ya que se ne­ce­si­tan in­me­dia­ta­men­te des­pués del ejer­ci­cio. La pro­por­ción car­bohi­dra­tos siem­pre de­be ser ma­yor que la de pro­teí­nas pa­ra un co­rrec­to res­ta­ble­ci­mien­to y re­cu­pe­ra­ción del glu­có­geno tan­to car­día­co, co­mo he­pá­ti­co y mus­cu­lar.

De ahí de­ri­va la to­ma de los “fa­mo­sos ba­ti­dos” que pue­den con­te­ner pro­teí­nas o pro­teí­nas+ car­bohi­dra­tos, ba­rri­tas, ge­les, etc. Es­tos pro­duc­tos son de rá­pi­da asi­mi­la­ción, no com­pro­me­ten a la di­ges­tión y la dis­po­ni­bi­li­dad de nu­trien­tes es ma­yor du­ran­te la ven­ta­na me­ta­bó­li­ca.

Es fun­da­men­tal cui­dar la ali­men­ta­ción an­tes, du­ran­te y des­pués del ejer­ci­cio así co­mo la hi­dra­ta­ción y el des­can­so.

SI TIE­NE PRO­BLE­MAS PA­RA RE­CU­PE­RAR­SE TRAS EN­TRE­NAR, EN­TRE­NE TAM­BIÉN SU ALI­MEN­TA­CIÓN DU­RAN­TE LA VEN­TA­NA ME­TA­BÓ­LI­CA.

el ejer­ci­cio, es­pe­cial­men­te cuan­do se ha­ce a al­ta in­ten­si­dad, es una for­ma de au­men­tar su re­sis­ten­cia y qui­zá no es una coin­ci­den­cia que es­to tam­bién au­men­ta­rá su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral en ca­da se­sión.

el acon­di­cio­na­mien­to hi­per­tér­mi­co o "acli­ma­tar­se al ca­lor no es­tá re­la­cio­na­do con la ac­ti­vi­dad fí­si­ca ae­ró­bi­ca sino con el uso de la sau­na", tam­bién au­men­ta la re­sis­ten­cia por­que in­du­ce la adap­ta­ción en su cuer­po que le fa­ci­li­ta lle­var a ca­bo una ac­ti­vi­dad cuan­do su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral se en­cuen­tra ele­va­da.

en po­cas pa­la­bras, a me­di­da que su cuer­po se so­me­te a can­ti­da­des ra­zo­na­bles de es­trés por ca­lor, gra­dual­men­te co­mien­za a acli­ma­tar­se al ca­lor, dan­do lu­gar a una se­rie de cam­bios be­né­fi­cos en su cuer­po.

es­tas adap­ta­cio­nes in­clu­yen au­men­to del vo­lu­men plas­má­ti­co y flu­jo san­guí­neo a su co­ra­zón y múscu­los (lo que au­men­ta la re­sis­ten­cia de­por­ti­va) jun­to con un au­men­to de la ma­sa mus­cu­lar de­bi­do a los ni­ve­les ele­va­dos de pro­teí­nas de cho­que tér­mi­co y hor­mo­na del cre­ci­mien­to.

en un es­tu­dio, las per­so­nas que tu­vie­ron una se­sión de sau­na de 30 mi­nu­tos dos ve­ces a la se­ma­na du­ran­te tres se­ma­na des­pués de ha­cer ejer­ci­cio au­men­ta­ron el tiem­po que les lle­va­ba co­rrer has­ta el ago­ta­mien­to ¡en más de un 30 por cien­to! otras adap­ta­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas que ocu­rren a cau­sa del acon­di­cio­na­mien­to hi­per­tér­mi­co in­clu­yen:

.

me­jo­rar los me­ca­nis­mos car­dio­vas­cu­la­res y re­du­cir la fre­cuen­cia car­día­ca . re­du­cir la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral cen­tral du­ran­te la car­ga de tra­ba­jo . au­men­tar la ta­sa de su­dor y sen­si­bi­li­dad al su­dor co­mo una fun­ción de un ma­yor con­trol ter­mo­re­gu­la­dor . au­men­tar el flu­jo san­guí­neo al múscu­lo es­que­lé­ti­co (co­no­ci­do co­mo per­fu­sión mu­cu­lar) y otros te­ji­dos . re­du­cir la ta­sa de ago­ta­mien­to de glu­có­geno de­bi­do a una me­jo­ra en la per­fu­sión mus­cu­lar . au­men­tar gló­bu­los ro­jos . au­men­tar la efi­cien­cia de trans­por­te de oxí­geno a los múscu­los

El uso de una sau­na po­dría pro­vo­car una li­be­ra­ción "ma­si­va" en la hor­mo­na del cre­ci­mien­to

la hor­mo­na del cre­ci­mien­to hu­mano (HGH) es un bio­quí­mi­co si­nér­gi­co fun­da­men­tal que tra­ta la pér­di­da mus­cu­lar gra­ve y atro­fia que ge­ne­ral­men­te ocu­rren con el en­ve­je­ci­mien­to. mien­tras más al­tos sean sus ni­ve­les de HGH, más sano y fuer­te es­ta­rá.

una vez que lle­ga a los 30 años de edad, en­tra a lo que se co­no­ce co­mo "so­ma­to­pau­sia" que es cuan­do sus ni­ve­les de HGH co­mien­zan a ba­jar dra­má­ti­ca­men­te. es­ta re­duc­ción de HGH es par­te de lo que im­pul­sa el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to, así que man­te­ner bue­nos ni­ve­les de HGH se vuel­ve ca­da vez más im­por­tan­te con la edad.

sul­ta­do, es­to au­men­ta la sín­te­sis ne­ta de pro­teí­nas en sus múscu­los, que en úl­ti­ma ins­tan­cia pro­mue­ve el cre­ci­mien­to mus­cu­lar.

cu­rio­sa­men­te, uno de los me­ca­nis­mos a tra­vés del cual el es­trés por ca­lor pre­vie­ne la de­gra­da­ción de pro­teí­nas es me­dian­te la ac­ti­va­ción de las pro­teí­nas de cho­que tér­mi­co (Hsps), que son uti­li­za­das por sus cé­lu­las pa­ra con­tra­rres­tar los es­tí­mu­los po­ten­cial­men­te da­ñi­nos.

ca­da vez que una cé­lu­la se ex­po­ne a un am­bien­te hos­til, el adn se se­pa­ra en cier­tas re­gio­nes y co­mien­za a des­ci­frar el có­di­go ge­né­ti­co pa­ra pro­du­cir es­tas pro­teí­nas de es­trés. las Hsps en reali­dad son be­né­fi­cas, ayu­dan­do a pre­ve­nir y re­pa­rar las pro­teí­nas da­ña­das. co­mo lo ex­pli­có el dr. pa­trick:

"las pro­teí­nas de cho­que tér­mi­co (o Hsps), co­mo su nom­bre in­di­ca, son in­du­ci­das por el ca­lor y son un ex­ce­len­te ejem­plo de hor­me­sis. la ex­po­si­ción in­ter­mi­ten­te al ca­lor in­du­ce una res­pues­ta hor­mé­ti­ca (una res­pues­ta de pro­tec­ción con­tra el es­trés), que pro­mue­ve la ex­pre­sión de un gen lla­ma­do fac­tor de cho­que tér­mi­co y pos­te­rior­men­te las Hsps in­vo­lu­cra­das en la re­sis­ten­cia al es­trés.

las Hsps pue­de pre­ve­nir el da­ño al cap­tar di­rec­ta­men­te los ra­di­ca­les li­bres y tam­bién re­for­zar la ca­pa­ci­dad an­ti­oxi­dan­te ce­lu­lar a tra­vés de sus efec­tos en el man­te­ni­mien­to del glu­ta­tión

las Hsps pue­den re­pa­rar las pro­teí­nas da­ña­das ase­gu­ran­do que las pro­teí­nas ten­gan unas es­truc­tu­ra y fun­ción apro­pia­da

las in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do que cuan­do las ra­tas se ex­pu­sie­ron a se­sio­nes de ca­lor in­ter­mi­ten­tes, tu­vie­ron una ex­pre­sión "ro­bus­ta" de pro­teí­nas de cho­que tér­mi­co que es­tu­vo re­la­cio­na­da con un nue­vo cre­ci­mien­to de múscu­lo de más de 30 por cien­to en com­pa­ra­ción con el gru­po de con­trol.

la ex­pre­sión de las Hsps per­sis­tió du­ran­te más de 48 ho­ras des­pués de las se­sio­nes de ca­lor y en reali­dad po­dría dar lu­gar a una ma­yor ex­pre­sión de pro­teí­nas de cho­que tér­mi­co in­clu­so cuan­do no es­tá ha­cien­do ejer­ci­cio. cuan­do ha­ce ejer­ci­cio, la acli­ma­ta­ción al ca­lor po­dría dar lu­gar a una li­be­ra­ción aún ma­yor de Hsps de lo nor­mal.

"es­te es un ex­ce­len­te ejem­plo de có­mo una per­so­na pue­de teó­ri­ca­men­te uti­li­zar el acon­di­cio­na­mien­to hi­per­tér­mi­co pa­ra au­men­tar sus pro­pias pro­teí­nas de cho­que tér­mi­co y por lo tan­to ob­te­ner los be­ne­fi­cios, in­clu­yen­do el cre­ci­mien­to mus­cu­lar y más", de acuer­do con el dr. pa­trick.

tam­bién es emo­cio­nan­te que la ex­po­si­ción al ca­lor ha de­mos­tra­do au­men­tar la es­pe­ran­za de vi­da (en un 15 por cien­to) en mos­cas y gu­sa­nos, un be­ne­fi­cio que se atri­bu­ye a las Hsps. una Hsp en par­ti­cu­lar (el gen Hsp70) tam­bién ha si­do re­la­cio­na­do con un au­men­to en la lon­ge­vi­dad, lo que su­gie­re que po­drían exis­tir be­ne­fi­cios con­tra el en­ve­je­ci­mien­to de­ri­va­dos del es­trés al ca­lor re­gu­lar.

de tra­ta­mien­to hi­per­tér­mi­co, tres ve­ces a la se­ma­na du­ran­te 12 se­ma­nas, re­sul­tó en una re­duc­ción de 31 por cien­to en los ni­ve­les de in­su­li­na y una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en los ni­ve­les de azú­car en la san­gre.

es­to tie­ne im­pli­ca­cio­nes no só­lo pa­ra sus múscu­los, por su­pues­to, sino tam­bién pa­ra mu­chas otras enfermedades cró­ni­cas que se de­ri­van de la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, co­mo la dia­be­tes ti­po 2 y sín­dro­me me­ta­bó­li­co, en­tre otras.

Có­mo be­ne­fi­cia a su ce­re­bro el uso de la sau­na

du­ran­te el ejer­ci­cio, el ayuno y pa­re­ce ser que el uso de la sau­na, las cé­lu­las ner­vio­sas li­be­ran pro­teí­nas co­no­ci­das co­mo fac­to­res neu­ro­tró­fi­cos, co­mo el fac­tor neu­ro­tró­fi­co de­ri­va­do del ce­re­bro o Bdnf, que ac­ti­va las cé­lu­las ma­dre del ce­re­bro pa­ra pro­du­cir neu­ro­nas nue­vas. el Bdnf tam­bién li­be­ra otras sus­tan­cias quí­mi­cas que pro­mue­ven la sa­lud de los ner­vios.

el Bdnf tam­bién se ex­pre­sa en el sis­te­ma neu­ro-mus­cu­lar en don­de pro­te­ge los neu­ro­mo­to­res de la de­gra­da­ción. el neu­ro­mo­tor es el ele­men­to más im­por­tan­te en su múscu­lo. sin el neu­ro­mo­tor, su múscu­lo es co­mo un mo­tor sin ig­ni­ción. la de­gra­da­ción del neu­ro­mo­tor es par­te del pro­ce­so que ex­pli­ca la atro­fia mus­cu­lar re­la­cio­na­da con la edad.

la ac­ti­vi­dad de Bdnf tan­to en los múscu­los co­mo en el ce­re­bro pa­re­ce ser una par­te im­por­tan­te de la ex­pli­ca­ción de por qué el en­tre­na­mien­to fí­si­co pue­de te­ner un im­pac­to tan be­né­fi­co en su te­ji­do ce­re­bral. pue­de, li­te­ral­men­te, ayu­dar a pre­ve­nir e in­clu­so re­ver­tir, la de­ge­ne­ra­ción ce­re­bral tan­to co­mo pre­vie­ne y re­vier­te la atro­fia mus­cu­lar re­la­cio­na­da con la edad.

cu­rio­sa­men­te, ha­cer ejer­ci­cio cuan­do ha­ce ca­lor au­men­ta más el Bdnf en com­pa­ra­ción con ha­cer ejer­ci­cio a ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, re­for­zan­do la teo­ría de que el es­trés por ca­lor (es de­cir uso de la sau­na) be­ne­fi­cia su ce­re­bro.

otra in­ves­ti­ga­ción ha de­mos­tra­do que el uso de la sau­na au­men­ta los ni­ve­les de no­re­pi­ne­fri­na, una hor­mo­na in­vo­lu­cra­da en las res­pues­ta al es­trés que au­men­ta la con­cen­tra­ción y aten­ción, así co­mo la pro­lac­ti­na, que po­dría pro­mo­ver el cre­ci­mien­to de la mie­li­na, ayu­dan­do a su ce­re­bro a fun­cio­nar rá­pi­da­men­te y re­pa­rar el da­ño de las cé­lu­las ner­vio­sas.

in­clu­so la lla­ma­da "eu­fo­ria del co­rre­dor", el au­men­to de las endorfinas y bie­nes­tar que mu­chas ve­ces se siente des­pués de ha­cer ejer­ci­cio po­drían es­tar re­la­cio­na­das con el es­trés al ca­lor, ya que un es­tu­dio rea­li­za­do en ani­ma­les re­ve­ló que el es­trés al ca­lor de la ex­po­si­ción a una sau­na au­men­ta las endorfinas sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te.

Tres ti­pos de sau­nas: ¿cuál es la di­fe­ren­cia?

sau­na fin­lan­de­sa hú­me­da, en don­de el va­por se crea al ver­ter agua so­bre ro­cas ca­lien­tes (el ca­lor pue­de ser ge­ne­ra­do por la que­ma de ma­de­ra o elec­tri­ci­dad)

sau­na fin­lan­de­sa se­ca que uti­li­za ca­lor eléc­tri­co y por lo tan­to no se em­plea agua (es­tos hor­nos no es­tán he­chos pa­ra que vier­tan agua so­bre ellos. Ha­cer­lo pue­de cau­sar un cor­to cir­cui­to).

sau­nas in­fra­rro­jos, la di­fe­ren­cia en­tre un sau­na in­fra­rro­jo y los sau­nas fin­lan­de­ses tra­di­cio­na­les es que és­te úl­ti­mo ca­lien­ta des­de el exterior, co­mo un horno. los sau­nas in­fra­rro­jos calientan des­de el in­te­rior. los sau­nas hú­me­dos tra­di­cio­na­les uti­li­zan un pe­que­ño horno con ele­men­tos de ca­lor ra­dia­nes, es de­cir, ele­men­tos de re­sis­ten­cia que calientan cuan­do la co­rrien­te flu­ye a tra­vés de ellos.

es­tos ele­men­tos calientan las ro­cas que se en­cuen­tran en la par­te su­pe­rior. la tem­pe­ra­tu­ra se re­gu­la ter­mos­tá­ti­ca­men­te. al prin­ci­pio, en la sau­na se sen­ti­rá ca­lien­te y se­co, pe­ro una vez que vier­ta al­go de agua so­bre las ro­cas, se ge­ne­ra­rá un va­por ca­lien­te, que ayu­da a abrir los po­ros e in­du­ce a la su­do­ra­ción.

los ba­ños de va­por son ex­ce­len­tes pa­ra desintoxicar los ór­ga­nos de ba­se acuo­sa. así que si tie­ne pro­ble­mas en los pul­mo­nes, ri­ño­nes o ve­ji­ga, un ba­ño de va­por con acei­tes esen­cia­les pue­de ser be­ne­fi­cio­so. sin em­bar­go, los sau­nas in­fra­rro­jos pue­den ace­le­rar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el pro­ce­so de des­in­to­xi­ca­ción. calientan sus te­ji­dos a pro­fun­di­dad, lo que au­men­ta los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos na­tu­ra­les.

tam­bién me­jo­ra la cir­cu­la­ción y ayu­da a oxi­ge­nar sus te­ji­dos. ade­más, los vi­rus y cé­lu­las car­ga­das de to­xi­nas son más dé­bi­les que las cé­lu­las nor­ma­les y to­le­ran po­co el ca­lor, así que au­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral ayu­da a cu­rar las in­fec­cio­nes más rá­pi­do.

aun­que al­gu­nas per­so­nas si­guen es­tan­do a fa­vor de los sau­nas tra­di­cio­na­les en don­de se que­ma ma­de­ra, las ver­sio­nes eléc­tri­cas más mo­der­nas y los sau­nas in­fra­rro­jos son los más co­mu­nes hoy en día. de­sa­for­tu­na­da­men­te, es­to tam­bién ha da­do lu­gar a al­gu­nos pro­ble­mas, prin­ci­pal­men­te re­la­cio­na­dos con la al­ta ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca. si es­tá pen­san­do en uti­li­zar un sau­na in­fra­rro­jo, ase­gú­re­se de que no emi­ta al­tos ni­ve­les de emfs.

Uso se­gu­ro del sau­na: con­se­jos esen­cia­les que de­be co­no­cer

uno de los prin­ci­pa­les ór­ga­nos de eli­mi­na­ción es la piel, que es muy inac­ti­va en la ma­yo­ría de las per­so­nas. mu­chos sim­ple­men­te no su­dan lo su­fi­cien­te. el uso re­pe­ti­do de la sau­na res­ta­ble­ce len­ta­men­te la eli­mi­na­ción a tra­vés de la piel, per­mi­tien­do eli­mi­nar las sus­tan­cias quí­mi­cas to­xi­cas y me­ta­les pe­sa­dos. es un há­bi­to dia­rio que brin­da mu­chos be­ne­fi­cios, no só­lo pa­ra la des­in­to­xi­ca­ción sino tam­bién pa­ra su re­sis­ten­cia, sa­lud mus­cu­lar, sa­lud ce­re­bral y mu­cho más.

di­cho es­to, ex­po­ner su cuer­po a al­tas tem­pe­ra­tu­ras de­be ha­cer­se uti­li­zan­do el sen­ti­do co­mún y to­man­do las pre­cau­cio­nes per­ti­nen­tes. pri­me­ro, si ja­más ha uti­li­za­do un sau­na, de­be­rá pa­sar unos cuan­tos mi­nu­tos den­tro su pri­me­ra vez – cua­tro mi­nu­tos co­mo má­xi­mo, es­to de acuer­do con el dr. Brian cle­ment, di­rec­tor mé­di­co del ins­ti­tu­to de sa­lud Hi­pó­cra­tes.

a par­tir de en­ton­ces, pa­ra ca­da uso pos­te­rior, aña­da unos 30 se­gun­dos y así su­ce­si­va­men­te has­ta lle­gar a los 15 a 30 mi­nu­tos. la ra­zón de es­to es que el pro­ce­so de des­in­to­xi­ca­ción pue­de ser se­ve­ro en al­gu­nos ca­sos, de­pen­dien­do de la car­ga tó­xi­ca. las re­co­men­da­cio­nes ge­ne­ra­les del dr. cle­ment son las si­guien­tes:

ade­más, de­be­rá se­guir los si­guien­tes con­se­jos de se­gu­ri­dad to­do el tiem­po: . evi­te uti­li­zar la sau­na só­lo, siem­pre uti­lí­ce­lo acom­pa­ña­do . no uti­li­ce el sau­na si ha es­ta­do con­su­mien­do al­cohol . si es­tá em­ba­ra­za­da evi­te el uso de sau­nas . siem­pre es­cu­che a su cuer­po en el mo­men­to de de­ci­dir cuán­to es­trés al ca­lor pue­de to­le­rar­se y ser más in­te­li­gen­te ca­da día.

UN ES­TU­DIO REA­LI­ZA­DO EN ANI­MA­LES RE­VE­LÓ QUE EL ES­TRÉS AL CA­LOR DE LA EX­PO­SI­CIÓN A UNA SAU­NA AU­MEN­TA LAS ENDORFINAS SIG­NI­FI­CA­TI­VA­MEN­TE GE­NE­RAN­DO LA LLA­MA­DA EU­FO­RIA DEL CO­RRE­DOR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.