El ser hu­mano se ali­men­ta de sue­ños y el sue­ño se nu­tre de fuer­za.

Corricolari es correr - - Contenidos -

Ir tras la con­se­cu­ción de una me­ta, sue­ño o de­seo es par­te de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Nos mo­ti­va, nos es­pe­ran­za, nos lle­na de ale­gría y nos em­pu­ja a ir siem­pre ha­cia ade­lan­te. So­lo la po­ten­cia que le de­mos a nues­tros sue­ños per­mi­ti­rá que se pro­duz­ca su con­se­cu­ción. La na­tu­ra­le­za del sue­ño es el fluir, el dis­fru­te, la mo­ti­va­ción, la ale­gría. Ir tras un sue­ño es ca­mi­nar­lo y dis­fru­tar de su pai­sa­je, Sor­pren­der­me y de­jar­me sor­pren­der. Em­pa­par­me de to­do lo que me lle­va ha­cia él, res­pi­ran­do el mo­men­to presente y dis­po­nien­do mi con­cien­cia a la to­ta­li­dad del aho­ra. So­lo en la ple­na con­cien­cia de es­te ins­tan­te mis sen­ti­dos se des­plie­gan ple­na­men­te a la con­tem­pla­ción de to­do lo que me ro­dea pa­ra po­der to­mar lo que de­ci­do por pro­pia vo­lun­tad. Sin mie­dos ni con­di­cio­nan­tes. So­lo ob­ser­van­do con ple­na con­cien­cia lo que me ro­dea pa­ra in­cli­nar­me na­tu­ral­men­te a lo que me­jor me ha­ce sen­tir y dis­fru­tar de la ver­da­de­ra li­ber­tad de ele­gir con la cer­te­za del co­ra­zón, nos man­tie­ne en el dis­fru­te del aho­ra y nos en­se­ña el se­cre­to de so­ñar des­pier­tos. El co­rre­dor se ali­men­ta de sue­ños y el sue­ño se nu­tre de fuer­za. Nos gus­ta co­rrer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.