¿Sabías que tu piel tam­bién su­fre cuan­do co­rres? Des­cu­bre có­mo evi­tar­lo

La piel del ros­tro es una de las más de­li­ca­das por su cons­tan­te ex­po­si­ción a la cli­ma­to­lo­gía pe­ro pa­ra los 'run­ners' los ries­gos y pro­ble­mas se mul­ti­pli­can por di­ver­sas cau­sas. .

Corricolari es correr - - Visto En La Red - En www.el­con­fi­den­cial.com

Co­rrer al ai­re li­bre so­me­te a nues­tra piel al sol, el vien­to, la hu­me­dad y a las in­cle­men­cias cli­má­ti­cas de ca­da es­ta­ción. El prin­ci­pal pro­ble­ma pa­ra la piel de los co­rre­do­res que en­tre­nan al ai­re li­bre se en­cuen­tra en la ex­po­si­ción so­lar du­ran­te un lar­go es­pa­cio de tiem­po. Du­ran­te los en­tre­na­mien­tos y las com­pe­ti­cio­nes se pro­du­ce una su­do­ra­ción ma­yor que no se sue­le aso­ciar a una subida de la tem­pe­ra­tu­ra de la piel a cau­sa de la ra­dia­ción, sino al ejer­ci­cio, pe­ro tam­bién se pro­du­ce y pa­ra que la piel no su­fra da­ños es im­pres­cin­di­ble apli­car pro­tec­ción so­lar. Las con­se­cuen­cias de una ex­po­si­ción so­lar pro­lon­ga­da sin pro­tec­ción pue­den lle­var a la apa­ri­ción de man­chas so­la­res, ma­yor can­ti­dad de arru­gas, te­lan­giec­ta­sias ( pe­que­ñas ve­ni­tas de la ca­ra), e in­clu­so en ma­yo­res ex­po­si­cio­nes so­la­res, la apa­ri­ción de cán­cer de piel. Por tan­to, pa­ra pre­ve­nir el da­ño pro­du­ci­do por la ex­po­si­ción so­lar, hay que con­cien­ciar­se de la ne­ce­si­dad de apli­car cre­ma de pro­tec­ción so­lar me­dia ho­ra o vein­te mi­nu­tos an­tes de co­men­zar y siem­pre que se va­ya a es­tar ex­pues­to al sol du­ran­te los en­tre­na­mien­tos al ai­re li­bre, tan­to en ve­rano co­mo en in­vierno, ade­más de re­pe­tir la apli­ca­ción ca­da dos o tres ho­ras si se si­gue ex­pues­to. Es cier­to que aun­que se apli­que la cre­ma de pro­tec­ción so­lar de for­ma co­rrec­ta, siem­pre pe­ne­tra­rá al­go de ra­dia­ción so­lar, pe­ro se­rá mu­cho me­nor que si no se apli­ca. En ca­so de prac­ti­car deportes al ai­re li­bre en épo­cas de ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, su­ma­mos el efec­to de la ra­dia­ción so­lar con el de la tem­pe­ra­tu­ra. Ha­bi tual­men­te las tem­pe­ra­tu­ras frías pro­vo­can ma­yor se­que­dad de piel que pre­dis­po­ne a las irri­ta­cio­nes, ec­ce­mas o der­ma­ti­tis. Por tan­to, se aña­den ma­yo­res fac­to­res pa­ra la apa­ri­ción de pa­to­lo­gías en la piel que si se rea­li­za de­por­te en épo­cas de tem­pe­ra­tu­ras más ele­va­das. Si es­tos sín­to­mas apa­re­cen es con­ve­nien­te con­sul­tar con un der­ma­tó­lo­go y uti­li­zar una cre­ma hi­dra­tan­te adap­ta­da al ti­po de piel que ayu­de a con­tra­rres­tar los efec­tos de se­que­dad pro­vo­ca­dos por el frío. Pa­ra cui­dar la piel en el gim­na­sio lo me­jor es uti­li­zar cre­mas hi­dra­tan­tes y be­ber mu­cha agua pa­ra hi­dra­tar­la tam­bién por den­tro. En in­vierno, mu­chos ‘run­ners’ de­ci­den en­tre­nar­se en las sa­las del gim­na­sio pa­ra evi­tar el frío, aun­que tam­bién en es­tas se pue­de da­ñar la piel. En es­tos ca­sos tam­bién hay que cui­dar la dermis pues­to que los aires acon­di­cio­na­dos

tien­den a se­car la piel y las ca­le­fac­cio­nes cau­san ma­yor sud o ra­ci ó n y aum e nto de la vas cu la­ri zac ión en la pi e l. To­do e llo no es be­ne­fi­cio­so a un­que sie mpre ser á me­nos pe rj ud icia l que la ex­po­si­ci ó n sol ar. Pa ra cui­dar la p iel en l a s s al a s d e g im nas io l o mej or q ue se p ue­de hac e r es hid ra tar la , m e di an te c r e m as h i d r a t a ntes p or fu era y be­bien­do agua pa­ra cui­dar­la des­de el in­te­rior. Lo ideal es ev i t a r l a ex p o si c ió n p r o l on g ad a a l os a i re s acon­di­cio­na­dos siem­pre que sea po­si­ble. El en­tren a mi e n to in­te nso y co nti­nua­do pue­de pro­vo­ca r pér­di­da de te­ji­dos gra­sos en la ca­ra que pue­de afec­tar a la p iel, que se v u el­ve más d e lgad a y ha­bi tualm en­te más f r á g i l a las ag res i o nes ex te r n as al p e r d e r e l su ste n to na­tu­ral que ha­bi­tual­men­te tie­ne la piel que es la gra­sa. Es frec uen te qu e l as pe rs on a s que en t ren a n a un a al ta in ten si­dad ten­gan una pie l me­nos te rsa y co nsi sten­te q u e s i n o s e c u i d a a de c ua d a m en t e l l eve a u n en­ve­je­ci­mien­to más pre­ma­tu­ro de la piel. En es­tos ca­sos lo i dea l e s do si fic a r la fo r m a d e h a c e r ejerc i cio pa ra in­ten­tar, en la me­di­da de lo po­si­ble, no ge­ne­rar pi­cos de in­ten­si­dad. Si el plan de en­tre­na­mien­to ele­gi­do lo obli­ga ha y q u e evi­ta r e n la me d i d a d e l o p o s i b l e a g e n t e s e xtern o s qu e p ued e n dañ a r la pi e l , co m o e l so l o l a s tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.