Be­ne­fi­cios de la man­za­na: la fru­ta por ex­ce­len­cia pa­ra la sa­lud

“An ap­ple a day keeps the doc­tor away” re­za el di­cho in­glés, y es que la man­za­na tie­ne múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud. Si quie­res sa­ber to­das las pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les de la man­za­na y al­gu­nas re­ce­tas pa­ra in­cor­po­rar­la a tu me­nú,

Corricolari es correr - - Visto En La Red - En www.en­fe­me­nino.com

La man­za­na es una de las fru­tas más con­su­mi­das en to­do el mun­do, gra­cias en par­te al gran nú­me­ro de va­rie­da­des y sa­bo­res que ofre­ce y por su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y re­sis­ten­cia a di­fe­ren­tes cli­mas. La Fu­ji, la Gol­den, la Rei­ne­ta, la Pink Lady o la Ro­yal Ga­la son al­gu­nos ti­pos de man­za­na que pue­des dis­fru­tar co­mo fru­ta al na­tu­ral o aña­dir­las a tus pla­tos dul­ces y sa­la­dos. Aquí tie­nes al­gu­nas re­ce­tas con man­za­na pa­ra que apro­ve­ches to­dos sus be­ne­fi­cios sa­lu­da­bles. Pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les de la man­za­na. La man­za­na con­tie­ne vi­ta­mi­nas A. B y C, fi­bra so­lu­ble e in­so­lu­ble y po­ta­sio, pe­ro des­ta­ca prin­ci­pal­men­te por su apor­te en fi­to­quí­mi­cos y fla­vo­noi­des co­mo la quer­ce­ti­na, un an­ti­oxi­dan­te na­tu­ral. Ade­más es la fru­ta que con­tie­ne más fruc­to­sa. Pre­ci­sa­men­te por su con­te­ni­do en glu­co­sa es un ali­men­to sa­cian­te que ayu­da a con­tro­lar me­jor el ham­bre en die­tas de adel­ga­za­mien­to y tan so­lo tie­ne 50 ca­lo­rías. Tam­bién se re­co­mien­da pa­ra per­so­nas con dia­be­tes por­que fa­vo­re­ce el con­trol de los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre. Asi­mis­mo, su apor­te de pec­ti­na (fi­bra so­lu­ble) ayu­da a con­tro­lar el co­les­te­rol y re­gu­la el trán­si­to in­tes­ti­nal, tan­to en ca­sos de dia­rrea co­mo es­tre­ñi­mien­to. Así, si to­mas la man­za­na ra­lla­da (oxi­da­da), en com­po­ta o asada sin piel es as­trin­gen­te y antiinflamatoria, por la pre­sen­cia de ta­ni­nos que ayu­dan a de­te­ner la dia­rrea, pe­ro si se in­gie­re cru­da y con piel, es acon­se­ja­ble pa­ra tra­tar el es­tre­ñi­mien­to, en es­te ca­so, por el apor­te de fi­bra que se en­cuen­tra en la piel.

Una va­rie­dad pa­ra ca­da gus­to y pla­to. Ade­más de po­der con­su­mir las man­za­nas en cru­do, tam­bién fer­men­ta­da se usa pa­ra ela­bo­rar be­bi­das al­cohó­li­cas co­mo la si­dra as­tu­ria­na o el cal­va­dos fran­cés. Tam­bién, co­mo has vis­to, es el in­gre­dien­te per­fec­to pa­ra pos­tres y sal­sas con car­nes o in­clu­so en­sa­la­das, el tru­co es­tá en ele­gir la va­rie­dad acer­ta­da pa­ra ca­da uso. ¿Quie­res sa­ber en qué se di­fe­ren­cian las cla­ses de man­za­na más co­no­ci­das?

Man­za­na Ga­la: des­ta­ca por su co­lor en­tre ama­ri­llo y na­ran­ja, su ju­go­si­dad y su con­sis­ten­cia cru­jien­te. Tie­ne un sa­bor en­tre dul­ce y áci­do. Pro­ce­den­te de Nue­va Ze­lan­da, los me­jo­res me­ses pa­ra su con­su­mo son en­tre agos­to y sep­tiem­bre. Se sue­le con­su­mir cru­da pe­ro tam­bién es acon­se­ja­ble pa­ra ha­cer al horno o en pu­rés.

Ma n za n a Granny Smith: de or igen aus­tra­liano, es una de las va­rie­da­des más áci­das del mer­ca­do y ade­más, muy ju­go­sa. Se ca­rac­te­ri­za por un co­lor ver­de in­ten­so y en la co­ci­na tie­ne múl­ti­ples usos, en­tre ellos, pa­ra la pre­pa­ra­ción de tar­tas y mous­ses y pa­ra en­sa­la­das en cru­do.

Man­za­na Fu­ji: ori­gi­na­ria de Japón se di­fe­ren­cia por sus to­na­li­da­des ro­jas y ama­ri­llen­tas. Tie­ne un sa­bor muy dul­ce y una tex­tu­ra sua­ve por lo que es idó­nea pa­ra re­pos­te­ría o pa­ra su con­su­mo al na­tu­ral.

Man­za­na Gol­den: de un co­lor ama­ri­llo do­ra­do, es­ta va­rie­dad tie­ne una aci­dez no­ta­ble y es ri­ca en azú­ca­res. Cuan­do ma­du­ra se vuel­ve más ha­ri­no­sa y es ideal pa­ra la pre­pa­ra­ción de tar­tas y biz­co­chos.

Man­za­na Rei­ne­ta: de pro­ce­den­cia fran­ce­sa es de un co­lor ver­do­so y ama­ri­llen­to. Es ju­go­sa, agri­dul­ce y aro­má­ti­ca, per­fec­ta pa­ra tar­tas y com­po­tas.

Man­za­na Pink Lady: crea­da en Aus­tra­lia del cru­ce de Lady Wi­lliam´s y Gol­den De­li­cious, se con­su­me du­ran­te el in­vierno y tie­ne un sa­bor áci­do. Se pue­de co­mer cru­da o acom­pa­ña­da, por ejem­plo, de foie o con pes­ca­dos ahu­ma­dos y ma­ri­na­dos, así co­mo en sal­sa de man­za­na pa­ra car­nes asa­das o aves de ca­za y co­rral. Tam­bién co­mo acom­pa­ña­mien­to con que­sos, re­que­són o yo­gur.

Re­cuer­da to­mar man­za­nas den­tro de una die­ta equi­li­bra­da en la que ha­ya to­do ti­po de ali­men­tos y en las que si­gas unas pau­tas sa­lu­da­bles co­mo es­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.