• De to­do un po­co:

Corricolari es correr - - Contenidos -

¿Pi­la­tes pa­ra co­rre­do­res? Sí / Ho­ja de ru­ta pa­ra una exi­to­sa tem­po­ra­da / Re­ce­ta: Cal­do de­pu­ra­ti­vo pa­ra los excesos na­vi­de­ños / Có­mo di­ge­rir me­jor un gel / ¿has­ta dón­de pue­de lle­gar con 16 ho­ras de en­tre­na­mien­to se­ma­na­les? / ¿Qué es más exi­gen­te el ma­ra­tón o el triatlón? / Con­se­jos pa­ra man­te­ner su en­tre­na­mien­to mien­tras es­tá de va­ca­cio­nes

sau­son­se­dris­mu­chasm­ciepj­loin­rae,sla­seantleest­taes­for­mas,cya­suon,yma­ne­ra­soel­dreuenln­loinsg­po­re.smeu­llasc“hpois­la­cua­les­cteosrr”une.do­re­satle­ta­des­co­no­cen­bus­ca­pre­pa­rar­que­más­su­cuer­poa­llá­dely­só­lo­men­te­co­rrer,pa­ra­hay­con­se­gui­re­jer­ci­cio­sun­que­me­jor­pue­den­ren­di­mien­to­ayu­dar­leons A prin­ci­pios de los 20´s del si­glo pa­sa­do Jo­seph H. Pi­la­tes creó es­te mo­vi­mien­to, hoy más vi­gen­te que nun­ca, pe­ro es­te mé­to­do sur­gió a raíz de que Jo­seph des­de ni­ño su­fría de as­ma, ra­qui­tis­mo y fie­bre reu­má­ti­ca, ra­zón por la cual desa­rro­lló una mus­cu­la­tu­ra dé­bil, es­to le lle­vó a es­tu­diar el cuer­po hu­mano bus­can­do la ma­ne­ra de for­ta­le­cer­se me­dian­te el ejer­ci­cio fí­si­co. Así prac­ti­có di­ver­sas dis­ci­pli­nas que in­flui­rían en su mé­to­do de en­tre­na­mien­to, co­mo cul­tu­ris­mo, lu­cha, yo­ga, tai­chi, me­di­ta­ción zen y gim­na­sia, a lo que sumó el es­tu­dio de la me­cá­ni­ca cor­po­ral y de la co­rrec­ta res­pi­ra­ción. Fue tal su de­ter­mi­na­ción pa­ra me­jo­rar que a los ca­tor­ce años, su­pe­ra­das sus en­fer­me­da­des, co­men­zó a po­sar co­mo mo­de­lo ana­tó­mi­co y con el tiem­po se con­vir­tió en un gran de­por­tis­ta, con­si­guien­do cier­to éxi­to co­mo bo­xea­dor y gim­nas­ta y ad­qui­rien­do un buen ni­vel en na­ta­ción, sub­ma­ri­nis­mo y es­quí. Jmoas­re­taphg­prail­haa­tems yse­gie­nosrt­gae­ló­bean­lann­cuheiv­nae Yfou­re­kroy­nap­bi­roi­nóee­rols­preim­ne­lar per­sá­tuct­dii­coa dceon­pie­lalt­me­sé­taold­load­poi­lad­teelsn.me­wucy­hoorsk dcei­teyll­boas­llaes­ti.sb­tíain­laar­lin­geims­cnoam­sio con el fin de re­cu­pe­rar­se de le­sio­nes y otros im­pre­sio­na­dos por los mé­to­dos de Pi­la­tes, con­ti­nua­ban en­tre­nán­do­se con él du­ran­te años. El mé­to­do Pi­la­tes com­bi­na

ac­ti­vi­da­des fí­si­cas que se rea­li­zan de for­ma breve y que se ba­san, fun­da­men­tal­men­te, en la fuer­za. Su ob­je­ti­vo prin­ci­pal no es la que­ma de ca­lo­rías, sino re­for­zar la mus­cu­la­tu­ra y au­men­tar el con­trol, fuer­za y fle­xi­bi­li­dad de nues­tro cuer­po. Los seis prin­ci­pios esen­cia­les de es­te mé­to­do son con­trol, con­cen­tra­ción, flui­dez, pre­ci­sión, res­pi­ra­ción y cen­tro, que es la zo­na con­cre­ta del cuer­po de­no­mi­na­da cen­tro de fuer­za, con­for­ma­da por los múscu­los ab­do­mi­na­les, la ba­se de la es­pal­da y los glú­teos y la in­ten­ción es que, a tra­vés de su for­ta­le­ci­mien­to, se ejer­ci­te el res­to de las par­tes del cuer­po.

Pi­la­tes y co­rrer Si es un co­rre­dor ac­ti­vo y dis­ci­pli­na­do, se­gu­ra­men­te ha­brá in­ten­ta­do al­ter­nar su en­tre­na­mien­to con el HIIT, gim­na­sio, na­ta­ción, fun­cio­na­les, en­tre otros, y si es un prin­ci­pian­te to­da­vía no ha­brá for­za­do mu­cho su mus­cu­la­tu­ra, en cual­quier ca­so nin­guno de los 2 se preo­cu­pe, el Pi­la­tes fun­cio­na pa­ra am­bos, ya que es un ejer­ci­cio com­bi­na­do de ba­jo im­pac­to, pe­ro real­men­te efec­ti­vo pa­ra el acon­di­cio­na­mien­to de la mus­cu­la­tu­ra y el con­trol men­tal, va­rian­tes que le ayu­da­rán a ser más efi­cien­te co­mo co­rre­dor. Ve­rá que el tra­ba­jo en los múscu­los ayu­da a que es­tos sean me­nos pro­pen­sos a la fa­ti­ga. Los pro­ble­mas más clá­si­cos en los co­rre­do­res, so­bre to­do du­ran­te ese par de me­ses an­tes de la ca­rre­ra, son el sín­dro­me de la ban­da ilio­ti­bial, do­lor de las lum­ba­res, do­lor de ro­di­lla y do­lor en la in­gle. To­dos es­tos pro­ble­mas son, en la ma­yo­ría de los ca­sos, de­bi­do a des­equi­li­brios mus­cu­la­res, que pue­den ser evi­ta­dos fá­cil­men­te me­dian­te ejer­ci­cios de Pi­la­tes. Al tra­ba­jar el múscu­lo de una ma­ne­ra di­fe­ren­te a lo lar­go de to­da su lon­gi­tud, co­mo ocu­rre con el Pi­la­tes, se pro­mue­ve el uso de di­fe­ren­tes fi­bras mus­cu­la­res y por tan­to se re­du­ce la ten­den­cia a que par­tes del múscu­lo se acor­ten y se ha­gan más vo­lu­mi­no­sas. Con es­te ré­gi­men de ejer­ci­cios (bien di­ri­gi­dos) ten­drá buenos re­sul­ta­dos en po­co tiem­po. La fle­xi­bi­li­dad y la fuer­za se ve­rán no­ta­ble­men­te y ayu­da­rán a que tras el ejer­ci­cio uti­li­ce me­nor tiem­po en es­ti­ra­mien­tos del que es­ta­ba acos­tum­bra­do. Le ayu­da a man­te­ner ob­je­ti­vos cla­ros, sin dis­trac­cio­nes, a en­fo­car­se en su me­ta. Con­tro­la­rá el can­san­cio, ya que apren­de­rá a ma­ne­jar la res­pi­ra­ción y el mo­vi­mien­to. Co­men­za­rá a con­tro­lar su po­si­ción al co­rrer, ali­nean­do el cuer­po de la ma­ne­ra co­rrec­ta pa­ra no su­frir do­len­cias en el cue­llo y par­te ba­ja de la es­pal­da. Fortalece la par­te cen­tral de su cuer­po, ayu­dan­do a pro­te­ger­le de le­sio­nes. Aun­que el Pi­la­tes es un mé­to­do de muy ba­jo im­pac­to, la res­pi­ra­ción jue­ga el pa­pel prin­ci­pal, ya que, si no ha­ce la co­rrec­ta sin­cro­nía de res­pi­ra­ción mien­tras ha­ce la se­sión de Pi­la­tes, pue­de no te­ner nin­gún re­sul­ta­do po­si­ti­vo, o peor, su­frir una le­sión. Mi con­se­jo pa­ra que es­to no su­ce­da es que con­si­ga a un ex­ce­len­te en­tre­na­dor que cu­bra sus ex­pec­ta­ti­vas y que sea de com­pro­ba­da ex­pe­rien­cia en el área de Pi­la­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.