La fe­rri­ti­na, el hie­rro a exa­men

Corricolari es correr - - Contenidos -

EEn El ca­so del de­por­tis­ta, un con­trol bio­quí­mi­co a lo lar­go de la tem­po­ra­da per­mi­te op­ti­mi­zar El ren­di­mien­to, así co­mo Evi­tar po­si­bles sín­dro­mes de so­breEn­tre­na­mien­to.

da­do que la fe­rri­ti­na desem­pe­ña múl­ti­ples fun­cio­nes en el or­ga­nis­mo, dan­do lu­gar a efec­tos ad­ver­sos tan­to en el ren­di­mien­to co­mo en la sa­lud en si­tua­cio­nes de de­fi­cien­cias de hie­rro.

se ha de­mos­tra­do que la fe­rri­ti­na de­be­ría de con­ver­tir­se en un pa­rá­me­tro de re­fe­ren­cia a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes die­té­ti­co-nu­tri­cio­na­les o de con­trol de las car­gas de tra­ba­jo en pa­sos an­te­rio­res a la ins­tau­ra­ción de una fe­rro­pe­nia ( dis­mi­nu­ción de hie­rro en san­gre).

a la ho­ra de va­lo­rar los re­sul­ta­dos ana­lí­ti­cos, hay que te­ner en cuen­ta que el en­tre­na­mien­to in­flu­ye en la ma­yo­ría de pa­rá­me­tros bio­quí­mi­cos que se mi­den de for­ma ru­ti­na­ria, lo que quie­re de­cir que no coin­ci­di­rán con el res­to de la po­bla­ción no de­por­tis­ta.

El hie­rro desem­pe­ña múl­ti­ples fun­cio­nes en el or­ga­nis­mo pu­dien­do des­ta­car las si­guien­tes:

- in­ter­ven­ción en el transporte y al­ma­ce­na­mien­to de oxí­geno.

- par­ti­ci­pa­ción en la ca­de­na de transporte de elec­tro­nes. - par­ti­ci­pa­ción en la síntesis de adn. - ca­ta­li­za­dor en la pro­duc­ción de mo­lé­cu­las de ra­di­ca­les li­bres a par­tir del oxí­geno. - Función pro-oxi­dan­te be­ne­fi­cio­sa. to­das es­tas fun­cio­nes ha­cen que es­te mi­ne­ral sea con­si­de­ra­do el más im­por­tan­te pa­ra el ren­di­mien­to fí­si­co.

Es más, exis­te una co­rre­la­ción en­tre el vo2 má­xi­mo y el vo­lu­men san­guí­neo en de­por­tis­tas de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas y los va­lo­res re­gis­tra­dos en la po­bla­ción de­por­tis­ta, ob­via­men­te son su­pe­rio­res a la po­bla­ción se­den­ta­ria.

por otra par­te, sa­be­mos que la de­fi­cien­cia de hie­rro, ade­más de ser el des­or­den nu­tri­cio­nal más co­mún a ni­vel mun­dial, tam­bién lo es en los de­por­tis­tas de re­sis­ten­cia, par­ti­cu­lar­men­te en mu­je­res y ado­les­cen­tes.

una si­tua­ción de­fi­ci­ta­ria de hie­rro cor­po­ral se acom­pa­ña­ría de efec­tos ne­ga­ti­vos en el ren­di­mien­to de­por­ti­vo co­mo: - Fa­ti­ga. - in­to­le­ran­cia al ejer­ci­cio. - irri­ta­bi­li­dad. - pér­di­da de la per­cep­ción vi­sual. - ma­la función in­mu­ne. - ma­la re­gu­la­ción de la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral en am­bien­tes fríos.

- dis­mi­nu­ción de la ca­pa­ci­dad pa­ra adap­tar­se a al­ti­tud.

no es de ex­tra­ñar que di­chas si­tua­cio­nes de dé­fi­cit nu­tri­cio­nal con­lle­ven a una pér­di­da del ren­di­mien­to tan­to fí­si­co co­mo men­tal y que afec­te tan­to a deportes con un ma­yor pre­do­mi­nio del me­ta­bo­lis­mo ae­ró­bi­co co­mo anae­ró­bi­co.

Fe­rri­ti­na: in­di­ca­dor de las re­ser­vas cor­po­ra­les de hie­rro

El con­te­ni­do to­tal de hie­rro en el cuer­po se ci­fra en 50 mg/kg en hom­bres y en ci­fras li­ge­ra­men­te in­fe­rio­res en el ca­so de las mu­je­res. no obs­tan­te, hay que in­di­car que el hie­rro en el or­ga­nis­mo siem­pre irá li­ga­do a pro­teí­nas, pues­to

que en es­ta­do li­bre es tó­xi­co, ya que, se con­si­de­ra esen­cial pa­ra la su­per­vi­ven­cia de pa­tó­ge­nos in­va­so­res en el or­ga­nis­mo, co­rre­la­cio­nán­do­se di­rec­ta­men­te la vi­ru­len­cia bac­te­ria­na con la dis­po­ni­bi­li­dad de hie­rro. una vez acla­ra­do es­te as­pec­to, in­di­car que el hie­rro en el or­ga­nis­mo se dis­tri­bu­ye de la si­guien­te ma­ne­ra:

- Hie­rro fun­cio­nal: con función en­zi­má­ti­ca es cuan­ti­ta­ti­va­men­te la for­ma de hie­rro más im­por­tan­te (2,5 gra­mos o di­cho de otro mo­do, un 70% del to­tal). las que se en­cuen­tran en ma­yor can­ti­dad son las pro­teí­nas del gru­po he­mo, so­bre to­do la he­mo­glo­bi­na, mio­glo­bi­na y los ci­to­cro­mos.

- Hie­rro cir­cu­lan­te: aso­cia­do con el transporte del hie­rro es re­pre­sen­ta­do por la trans­fe­rri­na y su con­cen­tra­ción su­po­ne un 0,1-0,2% del to­tal del hie­rro cor­po­ral.

- Hie­rro de de­pó­si­to: se re­la­cio­na con el al­ma­ce­na­mien­to del hie­rro y es cons­ti­tui­do por una frac­ción li­bre, so­lu­ble y mó­vil (fe­rri­ti­na) y por un agre­ga­do in­so­lu­ble (he­mo­si­de­ri­na).

de es­te mo­do, en cuan­to a las re­ser­vas cor­po­ra­les de hie­rro se re­fie­re, si bien la he­mo­si­de­ri­na es el pool de hie­rro es­ta­ble no mo­vi­li­za­ble y la for­ma de de­pó­si­to más im­por­tan­te en los in­di­vi­duos con ex­ce­so de hie­rro, la fe­rri­ti­na, al te­ner una pe­que­ña can­ti­dad cir­cu­lan­do por el plas­ma, se con­vier­te en un in­di­ca­ti­vo muy va­lio­so al co­rre­la­cio­nar­se po­si­ti­va­men­te con los de­pó­si­tos de hie­rro cor­po­ral.

As­pec­tos re­le­van­tes en la in­ter­pre­ta­ción bio­quí­mi­ca en el de­por­te

El prin­ci­pal as­pec­to que de­be­mos de con­si­de­rar es que la fe­rri­ti­na, al ser una pro­teí­na de fa­se agu­da pue­de ele­var­se (in­de­pen­dien­te­men­te del es­ta­do del hie­rro) du­ran­te el pro­ce­so de di­ver­sas en­fer­me­da­des o pro­ce­sos in­fec­cio­sos. pe­ro, ade­más, tras un es­fuer­zo de ca­rác­ter má­xi­mo sus va­lo­res pue­den ver­se al­te­ra­dos du­ran­te va­rios días. no obs­tan­te, po­de­mos con­si­de­rar­lo co­mo un pa­rá­me­tro ade­cua­do pa­ra eva­luar las re­ser­vas cor­po­ra­les de hie­rro, siem­pre que reali­ce­mos la va­lo­ra­ción tras una jor­na­da de des­can­so y no ha­ber rea­li­za­do en­tre­na­mien­tos con un ni­vel de es­fuer­zo de­ma­sia­do exi­gen­tes en los días pre­vios a la de­ter­mi­na­ción ana­lí­ti­ca.

SE HA DE­MOS­TRA­DO QUE LA FE­RRI­TI­NA DE­BE­RÍA CON­VER­TIR­SE EN UN PA­RÁ­ME­TRO DE RE­FE­REN­CIA PA­RA LA TO­MA DE DE­CI­SIO­NES DIETÉTICONUTRICIONALES O DE CON­TROL DE LAS CAR­GAS DE TRA­BA­JO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.