LA BI­CI ME CAM­BIÓ LA VI­DA.

PE­DA­LEAR ES LA ME­JOR OP­CIÓN PA­RA RE­LA­JAR­SE, CUI­DAR EL PLA­NE­TA... ¡Y LI­BRAR­SE DE LA CE­LU­LI­TIS! TRES LEC­TO­RAS NOS CUEN­TAN SU AMOR POR LAS DOS RUE­DAS.

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: RO­SA ALVARES. FO­TO: CH­RIS­TIAN BLANCHARD.

Tres lec­to­ras nos cuen­tan sus ven­ta­jas.

Hay pla­ce­res sen­ci­llos que no cues­tan tan­to co­mo el úl­ti­mo bol­so de Miu Miu o unas va­ca­cio­nes en un ho­tel de cin­co es­tre­llas y que nos pro­por­cio­nan una enor­me fe­li­ci­dad. Mon­tar en bi­ci es uno de ellos. Por­que pe­da­lear re­sul­ta di­ver­ti­do, ba­ra­to, li­be­ra­dor y be­nef­cio­so pa­ra el cuer­po y la men­te, así co­mo pa­ra la sa­lud del pla­ne­ta. «Se sue­le de­cir que tie­ne el po­der de cam­biar el mun­do, y no me ca­be la me­nor du­da», es­cri­be An­na Bro­nes en su li­bro No sin mi bi­ci. Una guía pa­ra vi­vir so­bre dos rue­das (ed. Geo­pla­ne­ta). «¿Por qué? Por­que son sim­ples. Por­que apren­der a mon­tar es fá­cil. Por­que hay en to­das par­tes. Y, so­bre to­do, por­que nos ha­cen son­reír, nos ha­cen sen­tir bien y, cuan­do eso ocu­rre, que­re­mos re­pe­tir una y otra vez».

UNA SA­NA ADIC­CIÓN

En efec­to, pe­da­lear se con­vier­te en una sa­ní­si­ma adic­ción: si nos en­se­ña­ron de ni­ñas, nun­ca se nos ol­vi­da­rá quién su­je­ta­ba el si­llín pa­ra que man­tu­vié­ra­mos el equi­li­brio, có­mo nos do­lie­ron las pri­me­ras caí­das y la in­men­sa sen­sa­ción de li­ber­tad que ex­pe­ri­men­ta­mos. Con o sin rue­di­nes. Y siem­pre es­ta­re­mos a tiem­po de su­mar­nos a la re­vo­lu­ción so­bre dos rue­das. Em­pe­ce­mos por lo que pro­vo­ca en nues­tro bie­nes­tar fí­si­co. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Glas­gow, pu­bli­ca­do en 2017, ir a tra­ba­jar en es­te me­dio de trans­por­te re­du­ce en un 41% el ries­go de muer­te pre­ma­tu­ra; en un 45% el de desa­rro­llar cán­cer, y en un 46% el de pa­de­cer una en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar. Ade­más, con­ver­tir­te en una bi­ker to­nif­ca las pier­nas, man­tie­ne a raya la piel de na­ran­ja, te per­mi­te al­can­zar el pe­so ideal, man­te­ner­lo… ¡y has­ta co­mer­te unas tor­ti­tas con na­ta sin sen­tir­te cul­pa­ble! Pe­ro las bon­da­des del van más allá de la apa­rien­cia ex­te­rior, tal co­mo re­cuer­da An­na Bro­nes: «La bi­ci ayu­da a re­la­jar la di­ná­mi­ca dia­ria, dis­fru­tar del en­torno, ver la be­lle­za en lo co­ti­diano, go­zar de los pa­seos con los ami­gos, sen­tir el vien­to en la ca­ra… Las bi­ci­cle­tas sien­tan bien y, en es­te rit­mo apre­su­ra­do y fe­bril, las ne­ce­si­ta­mos». Nues­tro pla­ne­ta, tam­bién. Por­que, si más per­so­nas de­ja­ran apar­ca­dos sus co­ches y mo­tos e hi­cie­ran de los pe­da­les sus best friends fo­re­ver, las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono se re­du­ci­rían con­si­de­ra­ble­men­te. En Co­pen­ha­gue, por ejem­plo, el tráf­co so­bre dos rue­das evi­ta la emi­sión anual de 90.000 to­ne­la­das de CO2 al año; mien­tras que, si en Es­ta­dos bi­king Uni­dos ca­da ha­bi­tan­te re­co­rrie­se 2,2 ki­ló­me­tros en bi­ci a la se­ma­na, en vez de ha­cer­lo en co­che, se con­su­mi­rían 7.500 mi­llo­nes me­nos de li­tros de ga­so­li­na al año. ¡La de di­ne­ro que se aho­rra­ría pa­ra de­di­car­lo a co­sas me­jo­res!

ALIADA DEL FE­MI­NIS­MO

Po­dría­mos aga­rrar­nos al ma­ni­llar y ha­blar de la re­vo­lu­ción bi­ke has­ta el inf­ni­to. Des­de su in­ven­ción, las bi­ci­cle­tas han es­ta­do uni­das a las cau­sas fe­me­ni­nas, co­mo es­cri­be Bro­nes: «De he­cho, en el si­glo XIX y co­mien­zos del XX, los ve­lo­cípe­dos po­si­bi­li­ta­ron que las mu­je­res sa­lie­ran de ca­sa, se des­pla­za­ran y so­cia­li­za­ran por sí mis­mas». Tam­bién pro­pi­cia­ron un cam­bio en las def­ni­cio­nes de la fe­mi­ni­dad, ¡out­fts in­clui­dos! Des­de lue­go, una aliada tan fel no pue­de man­te­ner­se muy le­jos de nues­tra vi­da, por­que cuan­to más pe­da­lee­mos, más le­jos lle­ga­re­mos… Tres lec­to­ras nos cuen­tan a con­ti­nua­ción su his­to­ria de amor con la bi­ci­cle­ta.

AYU­DA A VER LA BE­LLE­ZA DE LO CO­TI­DIANO EN EL XIX, FA­CI­LI­TÓ QUE LAS MU­JE­RES SA­LIE­RAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.