ALIS­HA BOE.

LA ‘CA­RA A’ DE LA AC­TRIZ DE LA SE­RIE ‘POR 13 RA­ZO­NES’ MUES­TRA A UNA CHI­CA QUE AMA A SUS AMI­GOS Y SU FA­MI­LIA. LA ‘CA­RA B’, A UNA LU­CHA­DO­RA QUE HA LO­GRA­DO EL ÉXI­TO A FUER­ZA DE TRA­BA­JO. GRÁ­BA­TE SU NOM­BRE POR­QUE VA A DAR MU­CHO QUE HA­BLAR.

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: ANA M. JI­MÉ­NEZ. FO­TOS: BER­NAR­DO DO­RAL. REA­LI­ZA­CIÓN: DA­NIE­LA GUTIÉRREZ.

La ac­triz de Por 13 ra­zo­nes ha­bla del es­fuer­zo y el éxi­to.

Su pa­pel de Jes­si­ca Da­vis en la con­tro­ver­ti­da se­rie Por 13 ra­zo­nes (que se emi­te en Net­fix y abor­da un sui­ci­dio) ha con­se­gui­do que su ros­tro sea co­no­ci­do en to­do el mun­do. Con dos mi­llo­nes de se­gui­do­res en Instagram, el es­treno de la se­gun­da tem­po­ra­da el 18 de ma­yo (en la que co­bra aún más pro­ta­go­nis­mo), y la pe­lí­cu­la Yes, God, Yes pre­vis­ta pa­ra el año que vie­ne, Alis­ha Boe se per­fla co­mo una de las ac­tri­ces más pro­me­te­do­ras del mo­men­to. Por es­te mo­ti­vo, nos des­pla­za­mos has­ta Los Án­ge­les, ciu­dad en la que re­si­de des­de los 8 años, cuan­do sus pa­dres –un re­fu­gia­do so­ma­lí y una no­rue­ga– de­ci­die­ron tras­la­dar­se allí des­de Os­lo, don­de ella na­ció. Na­da más irrum­pir en el es­tu­dio de Ve­ni­ce Beach, don­de he­mos que­da­do pa­ra rea­li­zar la en­tre­vis­ta, nos sor­pren­de su tre­men­da na­tu­ra­li­dad (en con­tra del pro­to­co­lo ha­bi­tual en Es­ta­dos Uni­dos, nos sa­lu­da con dos be­sos en lu­gar de un apre­tón de ma­nos) y su gran son­ri­sa, que man­tie­ne du­ran­te to­da la se­sión de fo­tos. En cuan­to cru­za­mos las pri­me­ras pa­la­bras, com­pro­ba­mos que, a pe­sar de su fa­ma re­pen­ti­na, Alis­ha no desea que le cuel­guen el car­tel de ce­le­brity: «Agra­dez­co la ama­bi­li­dad de la gen­te que me di­ce que le en­can­ta mi tra­ba­jo, pe­ro no me gus­ta­ría ser tan co­no­ci­da que no pu­die­se vi­vir tran­qui­la en mi ca­sa», se­ña­la mien­tras da unas ca­la­das a su ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co y es­pe­ra tran­qui­la a que co­men­ce­mos con las pre­gun­tas.

Aca­bo de dar­me cuen­ta de que hoy es mar­tes 13 (el equi­va­len­te a vues­tro vier­nes 13). No se­rás su­pers­ti­cio­sa…

Lo soy, y mu­cho. Por ejem­plo, no pue­do evi­tar echar­me sal por de­trás del hom­bro cuan­do se cae en la me­sa. Pe­ro a pe­sar de su ma­la pren­sa, creo que el 13 es mi nú­me­ro de la bue­na suer­te. Los días 13 son bue­nos y es­ta es la prue­ba.

¿Có­mo te ha in­fui­do tu mezcla de raí­ces?

Mi pa­dre, que es mu­sul­mán y es­tu­vo en la cár­cel por in­ten­tar es­ca­par de la gue­rra de So­ma­lia, me ha en­se­ña­do la cul­tu­ra afro­so­ma­lí; y mi ma­dre, que es eu­ro­pea y li­be­ral, la nór­di­ca. Y lo

más im­por­tan­te, me ha ayu­da­do a no te­ner mie­do a la di­ver­si­dad. Me sien­to es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro si­go con­si­de­ran­do mi lu­gar de ori­gen co­mo mi ho­gar.

El 6 de mar­zo cum­plis­te 21 años. Ya eres ma­yor de edad en Es­ta­dos Uni­dos…

Sí, ¡ya pue­do to­mar al­cohol! (bro­mea). Es gra­cio­so, por­que lle­vo be­bien­do vino con mi ma­dre des­de que los 17 o 18 años. Siem­pre me de­cía: «Ven­ga, que en No­rue­ga no im­por­ta» (se ríe).

¿Qué ti­po de re­ga­los te conquistan?

Los que es­tán he­chos con el co­ra­zón. Es­te ha si­do mi me­jor cum­plea­ños: me fui con diez ami­gos al de­sier­to de Joshua Tree, en Ca­li­for­nia; al­qui­la­mos una ca­sa pre­cio­sa y es­tu­vi­mos ha­cien­do sen­de­ris­mo du­ran­te el día y bai­lan­do to­da la no­che. Una se­ma­na des­pués, se­guía dán­do­les las gra­cias mien­tras se me sal­ta­ban las lá­gri­mas (se ríe).

He vis­to en Instagram es­ta ci­ta tu­ya: «No po­drás lo­grar na­da a no ser que tra­ba­jes du­ro». Es ra­ro en­con­trar esa ac­ti­tud en una chi­ca tan jo­ven.

No pro­ce­do de una fa­mi­lia ri­ca y no en­tré en el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción por co­no­cer a al­guien en la in­dus­tria. Aho­ra soy fa­mo­sa, pe­ro lle­vo mu­cho tiem­po ac­tuan­do. Em­pe­cé a ha­cer cas­tings pa­ra anun­cios a los 10 años, y mi ma­dre y yo pa­sá­ba­mos has­ta ocho ho­ras en el au­to­bús pa­ra ir des­de nues­tra ca­sa a Holly­wood. Ya en­ton­ces me di cuen­ta de que cum­plir un sue­ño re­quie­re sa­crif­cio y mu­cha au­to­dis­ci­pli­na.

¿Qué otros va­lo­res ri­gen tu vi­da?

Pa­ra mí es fun­da­men­tal ser ho­nes­ta con­mi­go mis­ma y los de­más. Tam­bién apren­der a es­tar so­la y sa­ber pa­rar –el día a día a ve­ces es una lo­cu­ra– pa­ra es­tar en sin­to­nía con tu yo in­te­rior.

Has di­cho que la drag­queen Ado­re De­lano re­pre­sen­ta a los mi­llen­nials…

Sí, por­que es au­tén­ti­ca y no tie­ne nin­gún ti­po de com­ple­jos. Ade­más, nun­ca si­gue las re­glas, y eso me en­can­ta.

En tu opi­nión, ¿cuá­les son las prin­ci­pa­les vir­tu­des de tu ge­ne­ra­ción?

So­mos más cons­cien­tes de los pro­ble­mas so­cia­les, más em­pá­ti­cos, sa­be­mos es­cu­char a la gen­te y no nos con­for­ma­mos con un no. Te­ne­mos ac­ce­so a mu­cha más in­for­ma­ción y es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra con­se­guir la igual­dad en to­dos los ám­bi­tos: se­xua­li­dad, gé­ne­ro y ra­za.

¿Pien­sas que los hom­bres tie­nen pri­vi­le­gios so­bre las mu­je­res?

No exac­ta­men­te, pe­ro lo que sí es cier­to es que ellos no se sien­ten agre­di­dos cuan­do ca­mi­nan por la ca­lle, ni se ven for­za­dos a preo­cu­par­se por su se­gu­ri­dad si van so­los a su ca­sa por la no­che.

Ima­gi­na que pu­die­ses ser un chi­co du­ran­te to­do un día. ¿Qué ha­rías?

Dis­fru­tar de sus ven­ta­jas. Por ejem­plo, pa­sear por la ca­lle sin que na­die sil­ba­se a mi tra­se­ro o ir a la pla­ya sin te­ner que aguan­tar que nin­gún tío ba­bo­so me hi­cie­se fo­tos. Me sen­ti­ría muy li­bre.

¿Cuál si­gue sien­do nues­tra asig­na­tu­ra pen­dien­te en cues­tión de igual­dad?

La bre­cha sa­la­rial. Que a es­tas al­tu­ras las mu­je­res co­bren me­nos por el mis­mo tra­ba­jo es ri­dícu­lo. Pe­ro ven­cer­lo no de­pen­de tan­to de lo que no­so­tras ha­ga­mos, sino so­bre to­do, de que to­do el mun­do de­je de ver­nos co­mo ob­je­tos.

¿Tú has su­fri­do es­ta co­sif­ca­ción?

Por for­tu­na, no. Es­toy fe­liz de ha­ber co­men­za­do jus­to cuan­do las mu­je­res han de­ci­di­do de­nun­ciar a to­dos esos ac­to­res, di­rec­to­res o pro­duc­to­res que co­me­ten abu­sos de po­der. Gra­cias a que ellas han ha­bla­do, yo me sien­to más tran­qui­la y no voy a te­ner que pa­sar por ese tran­ce.

He leí­do que te aco­sa­ban en el ins­ti­tu­to.

Sí, du­ran­te un año. Yo no le caía bien a na­die y a esa edad la gen­te es muy cruel y pue­de ha­cer que te sien­tas ais­la­da.

¿Por eso de­ci­dis­te apo­yar el pro­yec­to Pun­to y Co­ma, que tra­ta de re­du­cir el sui­ci­dio en­tre ado­les­cen­tes?

Sí, y pa­ra sim­bo­li­zar mi im­pli­ca­ción, me he ta­tua­do un pun­to y co­ma en la mu­ñe­ca. Tam­bién lo han he­cho Se­le­na Gó­mez (pro­duc­to­ra de ‘Por 13 ra­zo­nes’) y Tommy Dorf­man, uno de mis com­pa­ñe­ros. El ob­je­ti­vo es trans­mi­tir idea de con­ti­nui­dad, de que las co­sas en ge­ne­ral no tie­nen por qué aca­bar.

Pa­ra ti es­te com­pro­mi­so es im­por­tan­te. ¿Cuál es tu or­den de prio­ri­da­des?

Fa­mi­lia, ami­gos, di­ne­ro y amor. Pre­fe­ro te­ner una ca­rre­ra es­ta­ble an­tes de me­ter­me de lleno en una re­la­ción.

¿Es di­fí­cil te­ner pa­re­ja con tu pro­fe­sión?

Sí. Me en­can­ta­ría echar­me no­vio, pe­ro an­tes de enamo­rar­me de otra per­so­na ne­ce­si­to co­no­cer­me y enamo­rar­me de mí mis­ma y sa­ber lo que bus­co. Ade­más, he te­ni­do una re­la­ción lar­ga y aho­ra me ape­te­ce vi­vir la vi­da.

¿A la ho­ra de li­gar pre­fe­res el fa­ce­to fa­ce o las apli­ca­cio­nes de ci­tas?

¡El es­ti­lo tra­di­cio­nal! Pa­ra mí es­tas da­ting apps no tie­nen nin­gún sen­ti­do por­que a la ma­yo­ría de los tíos que es­tán ahí no les voy a co­no­cer nun­ca. Pre­fe­ro em­pe­zar con al­guien co­mo ami­go y que des­pués sur­ja el amor.

O sea, que no eres de fe­cha­zos.

Nun­ca he sen­ti­do nin­guno. Sí que me he en­ca­pri­cha­do de al­gún chi­co y, en ese ca­so, he ido a sa­co. Pe­ro al fnal se ha asus­ta­do y ha sa­li­do hu­yen­do (se ríe).

¿Quién te ha da­do los me­jo­res con­se­jos?

Mi ma­dre. Pa­dez­co ata­ques de pá­ni­co y se han acen­tua­do en los úl­ti­mos años por­que mi vi­da ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te. A ve­ces me su­ce­den cuan­do es­toy so­la y la lla­mo. Ella siem­pre me di­ce «túm­ba­te, res­pi­ra y pien­sa que to­do va a ir bien», y es­to me ayu­da mu­cho. Es co­mo un man­tra.

Si gra­ba­ras una cin­ta con un men­sa­je pa­ra que lo es­cu­cha­ran tus des­cen­dien­tes, ¿qué les di­rías?

Mmmm... Pues se­ría al­go así co­mo «ho­la, soy Alis­ha, ¿có­mo es­tá el mun­do aho­ra?, ¿exis­ten ya los co­ches vo­la­do­res? ¡por­que no­so­tros aún no los te­ne­mos! Es­pe­ro que ha­ya agua to­da­vía (se ríe), que os va­ya to­do ge­nial, que man­ten­gáis el con­tac­to en­tre las per­so­nas y que os ha­bléis ca­ra a ca­ra, no só­lo a tra­vés de al­gún apa­ra­to elec­tró­ni­co ra­ro».

Ves­ti­do es­tam­pa­do, Ma­ri­na Hoer­man­se­der. Pan­ta­lón, Ni­na Ric­ci. Pen­dien­te, Mer­ce­des Sa­la­zar. San­da­lias, Blu­ma­ri­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.