¿ERES FEMINISTA TAM­BIÉN EN LA CAMA?

Apren­de a reivin­di­car tus de­seos en el dor­mi­to­rio.

Cosmopolitan España - - Su­ma­rio - TEX­TO: SIBILA FREIJO. FO­TO: CHRIS CRAY­MER.

Ima­gi­ne­mos la si­guien­te es­ce­na: es­tás a pun­to de liar­te con un li­gue, in­ten­tas ex­pli­car­le lo que te gus­ta (y có­mo te gus­ta) y, de re­pen­te, él pa­ra y te suel­ta: «No seas tan man­do­na. Ya sé yo per­fec­ta­men­te lo que ten­go que ha­cer». ¿Te sue­na? O es­ta otra: es­táis en pleno ka­ma­su­tra, él lle­ga al clí­max; tú, no se sa­be (ni tu no­vio te lo pre­gun­ta, ni tú lo di­ces), pe­ro cuan­do él aca­ba, la fes­ta ha ter­mi­na­do. Si al­gu­na vez has pa­sa­do por si­tua­cio­nes co­mo és­tas, ne­ce­si­tas apli­car tu fe­mi­nis­mo a la ca­ma.

LA HO­RA DEL CAM­BIO

Aun­que qui­zás no te pa­res a pen­sar­lo, los en­cuen­tros se­xua­les mu­jer-hom­bre si­guen ba­sán­do­se en pa­tro­nes mas­cu­li­nos. Pa­ra con­se­guir igual­dad de­ba­jo de las sá­ba­nas, es ne­ce­sa­rio exa­mi­nar tu com­por­ta­mien­to. «Es fun­da­men­tal em­pe­zar por no­so­tras mis­mas –di­ce Ana Lom­bar­día, psi­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en te­ra­pia se­xual–. Co­no­cer­nos, amar nues­tro cuer­po y apren­der a dis­fru­tar es la ba­se pa­ra una re­la­ción pa­ri­ta­ria. De­be­mos ser cons­cien­tes de qué nos gus­ta y, des­pués, ob­ser­var qué ha­ce­mos. Mu­chas ve­ces exis­te una gran di­fe­ren­cia en­tre lo que nos atrae y lo que lle­va­mos a ca­bo. Hay que re­cons­truir nues­tra se­xua­li­dad en ba­se a lo que nos ape­te­ce y ex­ci­ta». La re­gla nú­me­ro uno pa­sa por rom­per con el mo­de­lo de amor ro­mán­ti­co, su­fri­dor

e in­sa­tis­fe­cho. La se­xó­lo­ga y te­ra­peu­ta de pa­re­ja Klau­dia Kös­les ha­ce hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de aca­bar con los es­te­reo­ti­pos pa­ra re­def­nir una igual­dad real: «El fe­mi­nis­mo pro­po­ne re­la­cio­nes ale­ja­das del rol do­mi­na­ción-su­mi­sión, de la de­pen­den­cia emo­cio­nal y de la pre­mi­sa de sa­tis­fa­cer al hom­bre por en­ci­ma de cual­quier otra con­si­de­ra­ción». Aun­que he­mos avan­za­do en es­te ca­mino, el mo­de­lo pa­triar­cal to­da­vía si­gue im­po­nién­do­se: «La mu­jer, tra­di­cio­nal­men­te, ha si­do edu­ca­da pa­ra ol­vi­dar­se de su cuer­po y sus sen­sa­cio­nes. To­do lo que nos ro­dea, des­de las re­des so­cia­les, a las con­ver­sa­cio­nes de ca­lle, pa­san­do por la exis­ten­cia de una por­no­gra­fía muy ma­chis­ta, es­tá aún im­preg­na­do de es­ta do­mi­na­ción que nos im­pi­de ex­pre­sar­nos li­bre­men­te cuan­do ha­bla­mos de pla­cer». Ha lle­ga­do el mo­men­to de no con­for­mar­se con las mi­ga­jas. Y eso va en las dos di­rec­cio­nes. Si lo­gras cin­co or­gas­mos, ¡en­ho­ra­bue­na!, pe­ro lue­go no te que­des en plan es­tre­lla de mar.

SE­XO CON­SEN­SUA­DO

Pa­ra la so­ció­lo­ga y fe­mi­nis­ta Ve­ra Mo­reno, ahon­dar en el ca­mino ha­cia el dis­fru­te y la igual­dad se­xual su­po­ne un re­to pa­ra una so­cie­dad que ne­ce­si­ta li­be­rar­se de un le­ga­do in­tru­si­vo: «Aban­do­nar la di­co­to­mía del bien y del mal y los sen­ti­mien­tos de cul­pa es ele­men­tal pa­ra en­trar en el te­rri­to­rio del pla­cer. Y es­te no só­lo se en­cuen­tra con la rup­tu­ra de las nor­mas. Tam­bién tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad pa­ra ser sen­sual, con los sen­ti­dos, la com­pli­ci­dad… El re­to es re­cu­pe­rar la sen­sua­li­dad, ex­plo­rar for­mas de buen tra­to en la ca­ma en­tre un hom­bre y una mu­jer de for­ma co­la­bo­ra­ti­va, crea­ti­va y sen­sual». Una de las claves (y en es­to hay una­ni­mi­dad) es­tá en el res­pe­to: ja­más ha­gas na­da que no desees y mu­cho me­nos por sa­tis­fa­cer al otro. Y si re­sul­ta que sí que­rías pe­ro lue­go las co­sas se tuer­cen o no te sien­tes có­mo­da, pá­ra­lo.

DE­RE­CHO AL PLA­CER

«Ya de­cía Ma­don­na, que mien­tras la so­cie­dad aplau­día el ero­tis­mo de la pues­ta en es­ce­na de Prin­ce, ella, por ser mu­jer, se sin­tió juz­ga­da y tu­vo que su­pe­rar los tro­pe­zo­nes de la mi­so­gi­nia», re­cuer­da la so­ció­lo­ga, que reivin­di­ca el de­re­cho de las mu­je­res a cum­plir nues­tras fan­ta­sías se­xua­les. No obs­tan­te, re­co­no­ce que «el pa­so de ser ob­je­tos de de­seo a ser su­je­tas que desean es muy com­ple­jo». De he­cho, pa­ra la doc­to­ra Lom­bar­día, re­co­no­cer lo que quie­res y sa­ber pe­dir­lo es otro ca­ba­llo de Tro­ya: «Aún hay mu­je­res que bus­can más sa­tis­fa­cer el ego y los gus­tos se­xua­les de sus pa­re­jas que los su­yos. Ayu­da ha­blar en po­si­ti­vo y no só­lo cuan­do es­ta­mos me­ti­dos en fae­na, sino tam­bién en el día a día. Es me­jor de­cir “me en­can­ta cuan­do me aca­ri­cias” que “cuan­do me to­cas tan fuer­te no me gus­ta na­da”».

¿AQUÍ QUIÉN MAN­DA?

¿Pue­des exi­gir igual­dad y prac­ti­car BDSM (Bon­da­ge y Dis­ci­pli­na; Do­mi­na­ción y Su­mi­sión; Sa­dis­mo y Ma­so­quis­mo)? ¡Cla­ro que sí! Mag­gie Ci­van­tos, una de las ac­tri­ces que más vi­si­bi­li­dad es­tá dan­do a la cau­sa fe­mi­nis­ta, lo ex­pli­ca: «No son prác­ti­cas con­tra­dic­to­rias, se tra­ta de un jue­go. Siem­pre que ha­ya con­cien­cia de lo que se ha­ce no es in­com­pa­ti­ble. Si un hom­bre o una mu­jer quie­ren ejer­cer el rol su­mi­so, es­tá bien, lo mis­mo que si quie­ren ser los amos… El fe­mi­nis­mo im­pli­ca que el gé­ne­ro no con­di­cio­ne, po­der ele­gir y no ser juz­ga­da. Y, co­mo en la vi­da, es im­pres­cin­di­ble ju­gar y li­brar­nos de los pre­jui­cios».

PORNO PA­RA CHI­CAS

Por ma­chis­ta, la por­no­gra­fía es otra bes­tia ne­gra. Sin em­bar­go, la di­rec­to­ra sue­ca afn­ca­da en Barcelona Eri­ka Lust pro­po­ne otra vi­sión: «A no­so­tras no nos gus­tan las pe­lí­cu­las que nos co­sif­can y nos con­vier­ten en ob­je­to se­xual. Cin­tas lle­nas de cli­chés, acro­ba­cias y po­co se­xo real. Por eso las chi­cas he­te­ro­se­xua­les con­su­men más porno lés­bi­co, cen­tra­do en el pla­cer fe­me­nino y que no sue­le ser de­gra­dan­te ni vio­len­to». La ci­neas­ta cree que las mu­je­res quie­ren ver se­cuen­cias en las que pue­dan ver­se re­fe­ja­das, con pro­ta­go­nis­tas que se res­pe­tan. Una re­pre­sen­ta­ción que no les ha­ga es­tar in­có­mo­das, pen­sar que tie­nen que es­tar al ser­vi­cio del pla­cer mas­cu­lino, sen­tir­se mal con sus cuer­pos… Y que no les en­ga­ñe di­cién­do­les que lle­var ta­co­nes en la ca­ma es lo nor­mal o que hay que chi­llar siem­pre. Los ro­les, los es­tí­mu­los y los jue­gos los de­ci­des tú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.