EL RETO DEL GLUTEN.

Trein­ta días sin ce­rea­les ni de­ri­va­dos.

Cosmopolitan España - - Su­ma­rio - TEX­TO: AMELIA LARRAÑAGA.

Los ce­lía­cos y las per­so­nas in­to­le­ran­tes al glu­ten se han mul­ti­pli­ca­do a mi al­re­de­dor los úl­ti­mos años. Y aho­ra em­pie­zan a pro­li­fe­rar los ce­lía­cos de bo­te, o sea, los que de­ci­den eli­mi­nar de su die­ta es­ta pro­teí­na pre­sen­te en mu­chos ce­rea­les por­que sí. Sus ar­gu­men­ta­dos síes des­pués de pro­bar son mu­chos: una me­jor di­ges­tión, me­nor hin­cha­zón ab­do­mi­nal, re­duc­ción del can­san­cio y has­ta una ma­yor cla­ri­dad men­tal. Em­pie­zo a pen­sar si no se­rá un mal co­mún que no des­cu­bri­mos has­ta que eli­mi­na­mos la cau­sa que lo des­en­ca­de­na. Co­mo cuan­do tie­nes una pie­dra en el za­pa­to y no te das cuen­ta has­ta que te la qui­tas. Con la cu­rio­si­dad a flor de piel, pro­pon­go a COS­MO el que de­no­mi­na­mos «re­to del glu­ten»: «Ma­ría, ¿qué te pa­re­ce si ha­go la prue­ba du­ran­te un mes y lo cuen­to en la re­vis­ta?». A la sub­di­rec­to­ra le en­can­ta la idea, así que me des­pi­do de las ca­ñas con pa­ta­tas fri­tas, de la piz­za y de ha­cer la com­pra ale­gre­men­te, por­que el glu­ten no só­lo es­tá en los big four grains – tri­go, ce­ba­da, cen­teno y ave­na–, sino que tam­bién se usa co­mo aglu­ti­nan­te (y es­to no lo sa­be to­do el mun­do) en ca­si to­dos los pro­duc­tos en­va­sa­dos. Por suer­te, ten­go aná­li­sis re­cién he­chos (el co­les­te­rol por las nu­bes, 229). Los re­pe­ti­ré en un mes y ve­re­mos los re­sul­ta­dos.

Se­ma­na 1

Si no via­jo por tra­ba­jo, sue­lo co­mer muy sano, con pro­duc­tos fres­cos y de tem­po­ra­da, así que mi pri­me­ra ces­ta de la com­pra ce­lía­ca se re­mi­te só­lo a pan y al­go más pa­ra el desa­yuno. Cuan­do lle­go a ca­sa, sur­ge el pri­mer sus­to: com­pa­ro los ce­rea­les que aca­bo de com­prar con los que to­mo ca­da día y veo que aque­llos ca­si cua­dru­pli­can las ta­sas de gra­sas (en­tre ellas, las sa­tu­ra­das), el azú­car y la sal, po­si­ble­men­te pa­ra su­plir la fal­ta

de sa­bor tra­di­cio­nal de los pro­duc­tos sin glu­ten. Co­mo cu­rio­si­dad, os cuen­to que du­ran­te los pri­me­ros días, cuan­do in­for­mo a mi en­torno de que se­ré la in­có­mo­da com­pa­ñía que pe­di­rá to­do de co­mer apar­te, hay quien me ad­vier­te de que es­ta sus­tan­cia es un ele­men­to esen­cial de la die­ta y que ha oí­do que qui­tár­se­lo sin te­ner mo­ti­vo pa­ra ello pue­de aten­tar con­tra mi sa­lud. De­ci­do bus­car un es­pe­cia­lis­ta, y ha­blo con Lau­ra Pa­ra­da, nu­tri­cio­nis­ta de Slow Life Hou­se, quien me ase­gu­ra que «es una pro­teí­na de ba­jo va­lor nu­tri­ti­vo cu­yo uso se ma­sif­có de­bi­do a su ca­pa­ci­dad pa­ra re­te­ner ai­re en la ma­triz pro­tei­ca, fa­ci­li­tan­do que la ma­sa se ad­hi­rie­ra me­jor, lo que fa­vo­re­ce la ela­bo­ra­ción del pan. Así que, con­clu­sión: lle­var una die­ta glu­ten free no tie­ne nin­gún ries­go». Me que­do más tran­qui­la y de­ci­do se­guir ade­lan­te. Ya me sien­to li­ge­ra, ten­go me­jo­res di­ges­tio­nes, pe­ro no sé si es por­que co­mo me­nos (al fnal, no pi­cas en­tre ho­ras, y en los res­tau­ran­tes só­lo pue­des to­mar pla­tos ela­bo­ra­dos con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les y sin adi­ti­vos).

Se­ma­na 2

Voy al ci­ne con mi so­bri­na An­drea. ¡Pa­lo­mi­tas, of cour­se! Pre­gun­to al res­pon­sa­ble del pues­to den­tro del ci­ne si pue­do to­mar­las con mi nue­va die­ta. «Cla­ro que sí, es­to es só­lo maíz, acei­te y sal», con­tes­ta se­gu­ro. Pues no, ce­lía­cos del mun­do: al día si­guien­te leo que el 99% de las pa­lo­mi­tas lle­van una es­pe­cie de acei­te (con glu­ten) que las ro­dea pa­ra que re­sul­ten más sa­bro­sas. Y es que to­do lo en­va­sa­do, en ge­ne­ral, sal­vo que el pa­que­te in­di­que lo con­tra­rio, to­do, ami­gas, lle­va glu­ten. Los yo­gu­res na­tu­ra­les, la sal­sa de to­ma­te… To­do es sos­pe­cho­so de in­cluir­lo sal­vo que di­ga lo con­tra­rio en la eti­que­ta. Por suer­te, des­pués de la pe­li, An­drea, que es ve­ge­ta­ria­na y co­no­ce los en­tre­si­jos de ese deep world que es la vi­da sa­na, me lle­va a una tien­da de chu­ches sin glu­ten y a ce­nar a un local bio (con lo que eso sig­nif­ca en tér­mi­nos de di­ver­si­dad). En ese ins­tan­te me re­con­ci­lio con la in­dus­tria y el mun­do ce­lía­cos.

Se­ma­na 3

Des­ta­co los días que pa­sé en un pue­blo de Hues­ca con mi ami­ga Te­re­sa. Ca­da vez que nos in­vi­ta­ba al­gún ami­go a co­mer, allí iba yo con mis tos­ta­das de pan y mi cer­ve­za es­pe­cia­les (di­fe­ren­te sa­bor de la nor­mal, pe­ro mu­cho me­jor que la sin al­cohol). Y cla­ro, si se te ol­vi­dan (lo que me pa­só un par de ve­ces), pues te to­ca mi­rar la bar­ba­coa o los fri­tos del bar de turno y pen­sar en la cin­tu­ra de avis­pa que vol­ve­rás a re­cu­pe­rar. Y lo cier­to es que pa­ra en­ton­ces ya lo voy no­tan­do. Echo de me­nos la hin­cha­zón de tri­pa y no­to que he ba­ja­do bas­tan­te de vo­lu­men. Por otro la­do, a ve­ces, en­tre ho­ras, sien­to una es­pe­cie de va­cío en el es­tó­ma­go, una tris­te­za ab­do­mi­nal que no sé muy bien a qué atri­buir. Y es que pro­ba­ble­men­te una de las ra­zo­nes que hi­zo tan po­pu­lar en el mer­ca­do al glu­ten es esa sen­sa­ción de ple­ni­tud que pue­de que apor­te. Co­mo prue­ba, bas­ta con pen­sar du­ran­te unos se­gun­dos en una co­pio­sa co­mi­da re­ple­ta de car­bohi­dra­tos.

Se­ma­na 4

En el otro la­do de la ba­lan­za tam­bién pue­do ex­pe­ri­men­tar que, al es­tar su­per­con­ven­ci­da de que se co­me sano, in­gie­res más can­ti­dad. Es co­mo si es­tu­vie­ras blin­da­da fren­te a la bás­cu­la. No­tas que te res­trin­ges tan­to, so­bre to­do de ali­men­tos sa­bro­sos, que hay días que te ati­bo­rras a pan sin glu­ten y eres la mu­jer más di­cho­sa del mun­do. Así que lo co­mi­do por lo ser­vi­do. Mi re­to lle­ga a su fn y to­ca ha­cer cuen­tas. Lla­mo a la doc­to­ra Ro­sa­rio Ola­ci­re­gui, mi mé­di­co de fa­mi­lia, y le pi­do que me ha­ga un aná­li­sis de sangre. Cuan­do me da los re­sul­ta­dos, doy sal­tos de ale­gría, por­que he me­jo­ra­do en ca­si to­do. ¿Ten­drá que ver con que de­jé de to­mar fri­tos, con que co­mí más sano a pe­sar de los ce­rea­les con más de to­do o con que el glu­ten no es un buen con­se­je­ro? Nun­ca lo sa­bré, pe­ro aquí os dejo los da­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.