SALVEMOS EL MAR.

Inma Cues­ta pro­te­ge la po­si­do­nia con Green­pea­ce.

Cosmopolitan España - - Su­ma­rio - TEX­TO: INMA CUES­TA. FOTOS: MIRIAM YELEQ /JOAN COSTA.

LA AC­TRIZ IN­MA CUES­TA SE CON­VIER­TE EN COS­MO­RRE­POR­TE­RA PA­RA CON­TAR­NOS SU EX­PE­RIEN­CIA CO­MO EM­BA­JA­DO­RA DE LA CAM­PA­ÑA DE GREEN­PEA­CE ‘PRO­TE­JO LA PO­SI­DO­NIA’.

La Po­si­do­nia ocea­ni­ca es una plan­ta acuá­ti­ca en­dé­mi­ca del mar Me­di­te­rrá­neo –es de­cir, no es­tá pre­sen­te en nin­gu­na otra par­te del pla­ne­ta–. Ocu­pa el 3% de to­da su su­per­fi­cie, y só­lo en Ba­lea­res cre­ce ca­si la mi­tad de to­da la que se da en Es­pa­ña. Es una plan­ta su­pe­rior, por lo que, a di­fe­ren­cia de las al­gas, tie­ne ho­jas, ta­llo y raí­ces, ade­más de flo­res y fru­tos. No ol­vi­da­ré nun­ca la pri­me­ra vez que me aden­tré en el mar pa­ra co­no­cer­la: me so­bre­co­gió bu­cear por esa in­men­sa sel­va del Me­di­te­rrá­neo y apre­ciar la be­lle­za de las pra­de­ras. Me pa­re­ció un es­pec­tácu­lo inex­pli­ca­ble y un te­so­ro que de­be­ría ser in­to­ca­ble...

Las gran­des ex­ten­sio­nes de po­si­do­nia es­truc­tu­ran el fon­do del mar y son el há­bi­tat de más de 400 es­pe­cies de plan­tas y mil de ani­ma­les. Pro­te­gen la cos­ta de la ero­sión y con­tri­bu­yen a adap­tar­la al ho­ri­zon­te de su­bi­da del ni­vel del mar pro­vo­ca­do por el des­hie­lo de los cas­que­tes po­la­res. Su pro­duc­ción de oxí­geno es muy im­por­tan­te, ya que se es­ti­ma que un me­tro de ho­jas pro­por­cio­nan 10 li­tros de oxí­geno al día. Es­to la con­vier­te en el pul­món del Me­di­te­rrá­neo. Ade­más, las pra­de­ras de po­si­do­nia rea­li­zan una se­rie de fun­cio­nes eco­ló­gi­cas y ser­vi­cios am­bien­ta­les a gran es­ca­la que in­ci­den, en con­cre­to, en la ca­li­dad de las aguas y pla­yas, y tam­bién en los re­cur­sos pes­que­ros.

El 67% del de­cli­ve de las pra­de­ras se ha atri­bui­do al im­pac­to del ser hu­mano. Una de las cau­sas prin­ci­pa­les es el fon­deo de em­bar­ca­cio­nes en­ci­ma de las pra­de­ras a cau­sa de ac­ti­vi­da­des co­mo la ba­ja­da e iza­do del an­cla, así co­mo el efec­to ara­do

que es­te ins­tru­men­to pro­du­ce: al es­tar suel­ta, se des­li­za por el fon­do y lo ero­sio­na con la ca­de­na. Es­to pro­vo­ca gran­des da­ños en las pra­de­ras, y hay días en ve­rano en que se pue­den con­tar has­ta 900 bar­cos atra­ca­dos fren­te a una so­la pla­ya de la is­la. La or­ga­ni­za­ción eco­lo­gis­ta Green­pea­ce ha desa­rro­lla­do es­te ve­rano una cam­pa­ña de­no­mi­na­da Pro­te­jo la po­si­do­nia, y cuan­do me lla­ma­ron pa­ra co­la­bo­rar en ella sen­tí una gran emo­ción: dar vi­si­bi­li­dad a un gra­ve pro­ble­ma y par­ti­ci­par en la ac­ción pa­ra sal­va­guar­dar es­ta es­pe­cie se con­vir­tió en una mi­sión pri­mor­dial pa­ra mí.

Una ma­ña­na, sen­ta­das al­re­de­dor de una me­sa, un gru­po de mu­je­res me ex­pli­ca­ron con pa­sión cuál se­ría mi la­bor. Yo es­cu­ché aten­ta­men­te –y em­be­le­sa­da– y des­de aquel mo­men­to sen­tí que to­das nos con­ver­tía­mos en guar­dia­nas de la po­si­do­nia.

Nues­tro tra­ba­jo con­sis­tía en de­nun­ciar la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra la plan­ta y dar vi­si­bi­li­dad al pro­ble­ma, así que nos tras­la­da­mos allí en uno de los fi­nes de se­ma­na de más ocu­pa­ción tu­rís­ti­ca de la tem­po­ra­da pa­ra com­pro­bar las ile­ga­li­da­des que se co­me­ten cons­tan­te­men­te y el con­si­guien­te de­te­rio­ro de las pra­de­ras.

Des­de que anun­cia­mos el mues­treo so­cial que íba­mos a rea­li­zar en Ibi­za y For­men­te­ra se han re­ci­bi­do has­ta 150 de­nun­cias. En es­ta ac­ción–en la que par­ti­ci­pa­ron or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Ocea­na, el Cen­tro de Re­cu­pe­ra­ción de Es­pe­cies Ma­ri­nas, Cruz Ro­ja o vo­lun­ta­rios– re­co­rri­mos con lan­chas de Green­pea­ce las pla­yas du­ran­te tres días y pu­di­mos com­pro­bar có­mo al­gu­nos bar­cos es­ta­ban di­rec­ta­men­te an­cla­dos

so­bre zo­nas pro­te­gi­das. A su vez, de­ce­nas de ellos fon­dea­ban no so­bre pra­de­ras de po­si­do­nia, pe­ro sí en su pe­ri­fe­ria, y, por tan­to, se su­ma­ban al im­pac­to me­dioam­bien­tal.

El Go­vern de Ba­lea­res aca­ba de apro­bar un de­cre­to pio­ne­ro en to­do el Me­di­te­rrá­neo, pues prohí­be, por ejem­plo, los fon­deos in­con­tro­la­dos y los ver­ti­dos, pe­ro se ne­ce­si­ta di­ne­ro pa­ra ha­cer un se­gui­mien­to e im­plan­tar la le­gis­la­ción de ma­ne­ra real. En lo per­so­nal, la ex­pe­rien­cia en el bar­co de Green­pea­ce, el Es­pe­ran­za, es di­fí­cil de ex­pli­car con pa­la­bras... Con­vi­vir con su tri­pu­la­ción, com­par­tir vi­ven­cias, des­cu­brir có­mo es la vi­da de ca­da uno de sus in­te­gran­tes, co­no­cer las his­to­rias de ac­ti­vis­tas de Green­pea­ce que se han ju­ga­do su li­ber­tad y su vi­da por de­fen­der sus idea­les y lu­char por un mun­do me­jor fue una lec­ción de ge­ne­ro­si­dad y un gran apren­di­za­je. To­do es­to me ha­ce re­fle­xio­nar so­bre la im­por­tan­cia de la con­cien­cia­ción y edu­ca­ción am­bien­tal. Oja­lá no fue­ra ne­ce­sa­rio que se pro­mul­ga­ran le­yes que nos obli­ga­ran a cui­dar y pro­te­ger nues­tro pla­ne­ta y fue­ra su­fi­cien­te con el amor y el res­pe­to a la tie­rra que nos sos­tie­ne.

La mu­jer que em­bar­có en el Es­pe­ran­za de Green­pea­ce y que lan­za es­te men­sa­je es la mis­ma que con 10 años re­co­gía la basura que otros ha­bían ti­ra­do en el cam­po: me par­tía el co­ra­zón que con­vir­tie­ran aquel pe­que­ño pa­raí­so en un ver­te­de­ro.

Ese bar­co es­ta­ba lleno de ga­nas de cam­biar el mun­do, y a mí me de­vol­vió la es­pe­ran­za de que jun­tos po­de­mos ha­cer­lo.

IN­MA CUES­TA En Ba­lea­res cre­ce más del 50% de to­da la po­si­do­nia de Es­pa­ña.

Los bar­cos son muy je­rár­qui­cos, pe­ro en el Es­pe­ran­za el buen ro­llo fu­ye. Mien­tras es­tá en puer­to, hay open days pa­ra vi­si­tar el bar­co y co­no­cer to­dos sus se­cre­tos. Na­da de ha­cer rui­do a bor­do: ¡hay que res­pe­tar el sue­ño del turno de no­che! El Es­pe­ran­za es el bar­co más gran­de de Green­pea­ce. In­ma Cues­ta bu­cea so­bre una pra­de­ra de po­si­do­nia da­ña­da por las an­clas de los bar­cos.

En el bar­co, hay tur­nos pa­ra que to­do fun­cio­ne. Si via­jas en él par­ti­ci­pas de la vi­da a bor­do... Na­da más lle­gar al Es­pe­ran­za, to­ca mi­ni­cur­so pa­ra sa­ber qué ha­cer en ca­so de emer­gen­cia.

Lu­cien­do una cha­pa co­mo es­ta tam­bién se apoya a Green­pea­ce. In­ma Cues­ta, pen­sa­ti­va tras ver los da­ños en el fon­do ma­rino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.