SELF MADE.

Lot­te Ti sen­kop­fa Iltn ere, la ar­tí­fi­ce deMád ara.

Cosmopolitan España - - Su­ma­rio -

Su abue­la le trans­mi­tió de ni­ña el amor por las plan­tas me­di­ci­na­les, y unos años des­pués, tras ins­ta­lar­se en Ja­pón, Lot­te Tisenkopfa-Iltnere des­cu­brió el mun­do de los cui­da­dos fa­cia­les y la cos­mé­ti­ca. Ella tam­bién ha­bía su­fri­do –en for­ma de aler­gia– las con­se­cuen­cias del uso de pro­duc­tos quí­mi­cos so­bre la piel y, al cum­plir los 22 años, de­ci­dió fun­dar Má­da­ra, una fir­ma lí­der en be­lle­za or­gá­ni­ca con la­bo­ra­to­rio y fa­bri­ca­ción pro­pios. «Su­pe que que­ría em­pren­der a los 5 años», cuen­ta Lot­te, que a tra­vés de su com­pa­ñía lu­cha por la igual­dad sa­la­rial y la con­ci­lia­ción. Tam­bién co­la­bo­ra con la ONG Mar­ta Cen­ter pa­ra ayudar a víc­ti­mas de la violencia do­més­ti­ca. Apren­de de es­ta jo­ven em­pre­sa­ria.

Fuis­te pio­ne­ra en cos­mé­ti­ca or­gá­ni­ca.

*

¿Qué obs­tácu­los de­be pre­ver al­guien que de­ci­de crear una em­pre­sa di­fe­ren­te? Tra­ba­jar por tu cuen­ta tie­ne un pre­cio por­que no tie­nes a na­die a quien pa­sar­le los pro­ble­mas. Ca­da día se pre­sen­ta uno nue­vo y, en cuan­to lo re­suel­ves, hay 50 más. Uno de los re­tos a los que yo me en­fren­té fue cons­truir una fá­bri­ca en lu­gar de ex­ter­na­li­zar la pro­duc­ción. Lo hi­ce por­que ha­ce 12 años, cuan­do bus­ca­ba pro­duc­tos pa­ra mí, no en­con­tra­ba lo que ne­ce­si­ta­ba: fór­mu­las efi­cien­tes y con una tex­tu­ra in­creí­ble. Por eso de­ci­dí crear mi pro­pio ta­ller y dar­le un en­fo­que dis­tin­to. Lue­go, in­te­grar la par­te de I+D nos ha ayu­da­do a con­tro­lar el pro­ce­so en su to­ta­li­dad y a ser más rá­pi­dos en in­no­va­ción.

¿Qué se ne­ce­si­ta pa­ra ser una bue­na jefa? *

El se­cre­to es­tá en bus­car siem­pre tra­ba­ja­do­res que sean mejores que tú en ca­da ta­rea. Otra co­sa im­por­tan­te es que quieras a tu gen­te co­mo un pa­dre quie­re a sus hi­jos. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que de­bas ser siem­pre ama­ble y sim­pá­ti­ca. A las per­so­nas de mi equi­po siem­pre les di­go que co­me­te­rán erro­res, así que de­ben empezar pron­to y es­tar pre­pa­ra­das pa­ra apren­der.

¿Cuál es la lec­ción más va­lio­sa

*

que enseña el pa­so de los años?

Que las co­sas re­quie­ren su tiempo. Mi men­tor me lo di­jo al prin­ci­pio de mi ca­rre­ra y nun­ca le creí, pe­ro es cier­to. Los ne­go­cios son co­mo la jar­di­ne­ría: plan­tar ca­da es­pe­cie y cui­dar­la es com­pli­ca­do. Necesitas buen cli­ma y pa­cien­cia has­ta ver­la flo­re­cer. Tam­bién me he da­do cuen­ta de que es po­si­ble tenerlo to­do –fa­mi­lia y tra­ba­jo–, pe­ro re­sul­ta du­ro com­pa­gi­nar­lo.

Y con tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad, ¿tie­nes

*

al­gu­na fór­mu­la se­cre­ta con­tra el es­trés?

Una entrevista con el filósofo Pe­ter Slo­ter­dijk me dio la cla­ve pa­ra al­gu­nos as­pec­tos de mi vi­da. Siem­pre me ha­bía da­do mie­do sen­tir­me des­bor­da­da, pe­ro en­ton­ces él me pro­pu­so otro en­fo­que: en lu­gar de ver la an­gus­tia y la ten­sión co­mo pro­ble­mas, hay que con­tem­plar­los co­mo fac­to­res que pro­por­cio­nan la es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra que las co­sas buenas su­ce­dan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.