¿MERECE LA PENA HA­CER UN MÁS­TER?

Tras los es­cán­da­los de es­tos es­tu­dios, ana­li­za­mos su uti­li­dad.

Cosmopolitan España - - Su­ma­rio - TEX­TO: IVÁN IGLE­SIAS.

Ha ter­mi­na­do con bue­na no­ta el do­ble gra­do en De­re­cho y Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas de la Uni­ver­si­dad Carlos III de Madrid, es bi­lin­güe y ha he­cho prác­ti­cas en va­rias com­pa­ñías, pe­ro nun­ca co­bran­do más de 500 eu­ros al mes. So­nia (pre­fe­re no dar su nom­bre real) es­tá dis­pues­ta a ha­cer lo que sea pa­ra aca­bar con es­ta si­tua­ción y es­te curso ha pa­ga­do una ma­trí­cu­la de más de 15.000 eu­ros en el IE pa­ra ha­cer el más­ter en Co­mu­ni­ca­ción Corporativa. «Quie­ro te­ner un con­tra­to nor­mal, a po­der ser en un de­par­ta­men­to de Co­mu­ni­ca­ción Ins­ti­tu­cio­nal, y pa­rar la san­gría de di­ne­ro a la que es­toy so­me­tien­do a mis pa­dres». De su cla­se de la fa­cul­tad, só­lo diez o do­ce han en­con­tra­do tra­ba­jo «de lo nues­tro». La ma­yo­ría de sus ex­com­pa­ñe­ros tam­bién am­plia­rán su for­ma­ción, y si sus re­cur­sos se lo per­mi­ten, lo harán en un cen­tro privado con bue­na repu­tación y bol­sa de tra­ba­jo: «Sé que es co­mo pa­gar por tu em­pleo, pe­ro no veo otra po­si­bi­li­dad. Y eso que es­tos cur­sos no pa­san por su me­jor mo­men­to... Si no, siem­pre pue­do ser de­pen­dien­ta, pe­ro lle­ga­rá el día que has­ta pa­ra eso me pe­di­rán un más­ter».

EL ‘REINO’ DE LOS 3.000

Mul­ti­tud de los jó­ve­nes de en­tre 22 y 25 años y pro­fe­sio­na­les al­go más ma­yo­res co­mien­zan aho­ra una aven­tu­ra edu­ca­ti­va que di­fí­cil­men­te ol­vi­da­rán. Tras los es­cán­da­los po­lí­ti­cos pro­ta­go­ni­za­dos por Cris­ti­na Ci­fuen­tes (le cos­tó su car­go en la Co­mu­ni­dad de Madrid); Pa­blo Ca­sa­do, el nue­vo pre­si­den­te del PP, y la mi­nis­tra de Sa­ni­dad Car­men Mon­tón, es­tos tí­tu­los ten­drán que de­mos­trar que si­guen sien­do los más apre­cia­dos pa­ra las em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. «Es im­po­si­ble que al­guien se ol­vi­de de qué tra­ta­ba su Tra­ba­jo Fin de Más­ter, a me­nos que sea un ca­ra­du­ra», sen­ten­cia Enrique, que aca­ba de ter­mi­nar el de Cien­cias So­cia­les en la Uni­ver­si­dad Carlos III. Pa­ra es­ta for­ma­ción, ha in­ver­ti­do dos años de su vi­da y bue­na par­te del suel­do que ga­na­ba en un des­pa­cho de abo­ga­dos. Más de 1.200 ho­ras de tra­ba­jo in­ten­si­vo que in­clu­ye asis­ten­cia obli­ga­to­ria, pre­pa­ra­ción de ca­sos prácticos, ejer­ci­cios en gru­po, vi­si­tas a em­pre­sas… y de­jar de es­tar con la pa­re­ja y la fa­mi­lia. «Es­tos per­so­na­jes tan me­diá­ti­cos con­ta­mi­nan el enor­me esfuerzo de los alum­nos, pe­ro van a ser­vir pa­ra dis­cri­mi­nar», ase­gu­ra Mar­tí Pa­re­lla­da Sa­ba­ta, catedrático de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y coor­di­na­dor del In­for­me CYD (Co­no­ci­mien­to y Desarrollo) que va­lo­ra la uni­ver­si­dad en su con­tex­to so­cio-eco­nó­mi­co. «Han sa­ca­do a la luz dos co­sas que eran conocidas en los am­bien­tes aca­dé­mi­cos ha­ce tiempo: lo pri­me­ro, que hay más­ters y más­ters, y lo se­gun­do, que los cen­tros de ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca y ré­gi­men privado tien­den a es­ca­par al con­trol de ca­li­dad, que es más es­tric­to en los de ges­tión pú­bli­ca», agre­ga Vera Sa­cris­tán, pre­si­den­ta del Ob­ser­va­to­rio del Sis­te­ma Uni­ver­si­ta­rio. Se­gún el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, exis­ten más de 3.000 más­ters. Des­de la im­plan­ta­ción del Plan Bo­lo­nia en 2007, la ofer­ta de tí­tu­los de posgrado se ha cua­dru­pli­ca­do. Pue­den ser pre­sen­cia­les, se­mi o a dis­tan­cia; full time o exe­cu­ti­ve; ha­bi­li­tan­tes y no; pú­bli­cos o pri­va­dos; of­cia­les o no; ca­ros o ba­ra­tos, con nom­bres ex­tra­ños e incluso pa­ra los que no se pi­de nin­gún tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio…

EN LA AC­TUA­LI­DAD MU­CHAS EM­PRE­SAS VALORAN MÁS LAS COM­PE­TEN­CIAS PERSONALES Y LAS HABILIDADES LA­BO­RA­LES AN­TES QUE LA POSESIÓN DE UN MÁS­TER

Hay tan­ta ofer­ta que necesitas un más­ter pa­ra po­der ele­gir un más­ter. Aun así, «ca­da vez hay más in­for­ma­ción a tra­vés de los ran­kings y los es­tu­dian­tes pue­den ha­cer­se una idea de cuá­les son los mejores, en qué uni­ver­si­da­des y so­bre qué ra­mos», in­di­ca Joaquín Al­dás-Manzano, Vi­ce­rrec­tor de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia.

PA­GAR POR TRA­BA­JAR

Pa­ra Elena del Po­zo, di­rec­to­ra de Se­lec­ción de Out­sour­cing de Adec­co, «es­tos es­tu­dios te pue­den abrir las puer­tas de un em­pleo siem­pre que bri­llen en tu ex­pe­dien­te, so­bre to­do si se han rea­li­za­do en un cen­tro pres­ti­gio­so o en una es­pe­cia­li­dad muy de­man­da­da por las em­pre­sas». El año pa­sa­do su de­par­ta­men­to con­tra­tó a más de 15.000 per­so­nas. ¿Y qué per­fil se bus­ca aho­ra? «In­for­má­ti­cos-tec­no­ló­gi­cos y ex­per­tos en mar­ke­ting, en­fo­ca­dos al mun­do di­gi­tal, con al­to ni­vel de in­glés y per­so­na­li­dad crea­ti­va». ¿Ha­brá al­gu­na op­ción que in­clu­ya to­das es­tas en­se­ñan­zas coor­di­na­das? Vo­da­fo­ne re­ci­be al año más de 30.000 cu­rrí­cu­lums y ha con­se­gui­do el pri­mer pues­to en el ba­ró­me­tro de las Mejores Em­pre­sas pa­ra Tra­ba­jar 2018, que ela­bo­ra la con­sul­to­ra Great Pla­ce to Work. «Va­lo­ra­mos más cier­tas com­pe­ten­cias personales y habilidades la­bo­ra­les que un más­ter». ase­gu­ra Re­be­ca Navarro, di­rec­to­ra de Ta­len­to, Apren­di­za­je y Di­ver­si­dad de la com­pa­ñía. «Es­tos tí­tu­los han de­ja­do de te­ner gla­mour en los pro­ce­sos de se­lec­ción. An­tes eran unos es­tu­dios muy res­trin­gi­dos y has­ta cier­to punto eli­tis­tas. Hoy en día hay mu­chas es­cue­las que ofre­cen programas ad hoc que en­ca­jan bien con las exi­gen­cias que im­po­nen las com­pa­ñías pri­va­das. Son cur­sos más cor­tos, más ba­ra­tos y en­fo­ca­dos a lo que pre­ci­sa­mos». Las em­pre­sas se han me­ti­do de lleno en las es­cue­las de ne­go­cios

JUN­TO A ES­TOS TÍ­TU­LOS TAM­BIÉN SE OFRE­CEN PROGRAMAS ‘AD HOC’ QUE RESPONDEN A LOS RE­QUI­SI­TOS QUE PI­DEN LAS EM­PRE­SAS

pa­ra así po­der crear a su tra­ba­ja­dor ideal. «En IS­DI (Ins­ti­tu­to Su­pe­rior pa­ra el Desarrollo de In­ter­net) te­ne­mos un Di­gi­tal MBA (Master of Bu­si­ness Ad­mi­nis­tra­tion) vin­cu­la­do a ne­go­cios co­mo Ac­cen­tu­re o Me­liá Ho­te­les, que di­rec­ta­men­te man­dan aquí a sus em­plea­dos o con­tra­tan a los alum­nos. Así nos ase­gu­ra­mos que hay una ne­ce­si­dad real», apun­ta Nacho de Pi­ne­do, CEO de es­ta es­cue­la de ne­go­cios es­pe­cia­li­za­da en lo di­gi­tal. Pe­ro to­da­vía no exis­te un víncu­lo que re­la­cio­ne di­rec­ta­men­te es­ta for­ma­ción con mejores sa­la­rios. «El mer­ca­do la­bo­ral es­tá re­ple­to de per­so­nas con un ni­vel de for­ma­ción su­pe­rior al que exi­ge su em­pleo. Los sa­la­rios son tan ba­jos que te­ner un más­ter no te da un suel­do más al­to, pe­ro sí te pue­de ha­cer des­ta­car pa­ra conseguir el em­pleo» co­men­ta Elena del Po­zo. Se­gún da­tos de Eu­ros­tat (Ofi­ci­na Eu­ro­pea de Es­ta­dís­ti­ca) de 2017, en nues­tro país hay un 70,5% de tra­ba­ja­do­res con tí­tu­lo su­pe­rior del sec­tor que ocu­pan pues­tos que no lo ne­ce­si­tan. Por ejem­plo, un economista que ha si­do con­tra­ta­do co­mo de­pen­dien­te.

Sin em­bar­go, es­te te­ma tam­bién pue­de ver­se des­de otras pers­pec­ti­vas. «La so­bre­cua­li­fi­ca­ción es un tér­mino en­ga­ño­so. ¿Por­que cuán­do se con­si­de­ra que los es­tu­dios son de­ma­sia­dos? –re­pli­ca el catedrático Mar­tí Pa­re­lla­da–. Lo que ocu­rre es que en Es­pa­ña exis­te un des­ajus­te en­tre el ni­vel de cua­li­fi­ca­ción y el ran­go de tra­ba­jo. El te­mor del sec­tor

edu­ca­ti­vo es que tam­bién pa­se con es­tos tí­tu­los posgrado: si co­bran igual que un gra­dua­do, los más­ters per­de­rán gran par­te de su va­lor y la de­man­da cae­rá».

‘UNI­VER­SI­DAD S.A.’

¿Qué es lo que más preo­cu­pa aho­ra a las uni­ver­si­da­des, tan­to pri­va­das co­mo pú­bli­cas? La repu­tación. La com­pe­ti­ción por ocu­par los pri­me­ros pues­tos de las fa­mo­sas eva­lua­cio­nes de ca­li­dad es fe­roz y to­das las ins­ti­tu­cio­nes sa­can sus mejores he­rra­mien­tas de mar­ke­ting pa­ra cap­tar nue­vas ma­trí­cu­las de re­cién gra­dua­dos, de pro­fe­sio­na­les o de es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros. «Des­gra­cia­da­men­te se es­tán pro­du­cien­do dos fe­nó­me­nos que no son de­ma­sia­do desea­bles. Por un la­do, el nú­me­ro de ti­tu­la­dos es­tá ba­jan­do por mo­ti­vos de­mo­gráf­cos y el por­cen­ta­je de los que pro­si­guen es­tu­dios de posgrado es ca­da vez más ba­jo. Por otro, la ofer­ta es muy am­plia y las uni­ver­si­da­des com­pi­ten en­tre sí pa­ra atraer es­tu­dian­tes de donde sea», se­gún la pre­si­den­ta del Ob­ser­va­to­rio del Sis­te­ma Uni­ver­si­ta­rio. «Al­gu­nas uni­ver­si­da­des no de­jan de ser so­cie­da­des anó­ni­mas con ob­je­ti­vos lí­ci­tos de lu­cro. Su fuen­te prin­ci­pal de in­gre­sos son las ma­trí­cu­las y pa­ra atraer­las es im­por­tan­te unos bue­nos re­sul­ta­dos en el ac­ce­so al mer­ca­do la­bo­ral. Ahí es donde es­tá el fo­co de su mar­ke­ting», se­ña­la el pro­fe­sor Pa­re­lla­da. «Nues­tro alumno es­tá apos­tan­do por su ca­rre­ra, in­vir­tien­do en sí mis­mo pa­ra dar un gran sal­to. Te­ne­mos un de­par­ta­men­to de más de 20 per­so­nas de­di­ca­das a bus­car­les tra­ba­jo a to­dos nues­tros egre­sa­dos y to­das las em­pre­sas lí­de­res re­clu­tan en el IE­SE (es­cue­la de ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra)», afrma Ni­co Van den Brink. Él es el en­car­ga­do de se­lec­cio­nar a los alum­nos del Glo­bal Exe­cu­ti­ve MBA del IE­SE, el más­ter más caro de Es­pa­ña con un pre­cio su­pe­rior a los 90.000 eu­ros (sin con­tar los bi­lle­tes a Nueva York o Shang­hái). «Tie­ne más de­man­da que ofer­ta, así que po­de­mos ha­cer un buen cas­ting. Ade­más de los cri­te­rios aca­dé­mi­cos y la ex­pe­rien­cia la­bo­ral, mi­ra­mos a la per­so­na que hay de­trás de la so­li­ci­tud y por eso las en­tre­vis­tas (al me­nos tres por can­di­da­to) son cla­ves. Buscamos a gen­te que quiera te­ner un gran im­pac­to en la so­cie­dad». Una sa­li­da la­bo­ral más que pro­ba­ble, los mejores pro­fe­so­res, un net­wor­king de ca­li­dad, una di­men­sión in­ter­na­cio­nal… «El IE­SE es una en­ti­dad sin áni­mo de lu­cro que rein­vier­te to­do en sus programas de es­tu­dios, con lo cual el cos­te de nues­tros más­ters es el pre­cio que tie­nen. Los ran­kings mi­den la in­ver­sión y cuán­to te ha re­tor­na­do y, aun­que es un cri­te­rio cor­to­pla­cis­ta, sa­li­mos bien pa­ra­dos». En las cla­sif­ca­cio­nes tam­bién fgu­ra el nú­me­ro de alum­nos que aca­ban bien. «Las ta­sas de fra­ca­so en un MBA son in­fe­rio­res a las de los gra­dos por­que los cri­te­rios de ad­mi­sión son ri­gu­ro­sos. Es­ta es la me­jor ga­ran­tía pa­ra que to­do va­ya bien», co­men­ta Van den Brink.

‘MASTER OF NO­NE’

Ade­más del nom­bre de una se­rie de Net­fix, mu­chos es­pa­ño­les son Master of No­ne por­que su tí­tu­lo de posgrado ya no exis­te. En 2018, las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas han retirado 55 programas de posgrados pa­ra el si­guien­te curso, otros han cam­bia­do de nom­bre y otros ten­drán que es­pe­rar a que las ma­trí­cu­las se cu­bran pa­ra sa­ber si si­guen ade­lan­te. ¿Se pue­de dar el he­cho de que es­tés ma­tri­cu­la­da en un curso que nun­ca más va a exis­tir? Sí. «Tie­nen mu­cha fuc­tua­ción, pue­den sur­gir un año y al que vie­ne des­apa­re­cer. Tie­nen una ro­ta­ción más ele­va­da que los es­tu­dios de gra­do y es que siem­pre se tie­nen que ajus­tar a las exi­gen­cias del mer­ca­do» confrma Mar­tí Pa­re­lla­da. El vi­ce­rrec­tor Joaquín Al­dá­sMan­zano aña­de que los cen­tros «pue­den equi­vo­car­se, por­que no es fá­cil es­ta­ble­cer a prio­ri qué se­rá lo más de­man­da­do, pe­ro tie­nen que te­ner cin­tu­ra y fe­xi­bi­li­dad pa­ra que, cuan­do el fra­ca­so de un tí­tu­lo sea evi­den­te, cam­biar­lo sin de­mo­ra y adap­tar­se». An­te el over­boo­king de tí­tu­los –la fa­mo­sa ti­tu­li­tis–, Vera Sa­cris­tán pi­de ma­yor in­ter­ven­ción de las autoridades. «Pa­ra que no sea po­si­ble de­no­mi­nar más­ter a aque­llos es­tu­dios que no son of­cia­les y pa­ra def­nir un ca­tá­lo­go real de tí­tu­los más cohe­ren­te y no el sim­ple re­gis­tro ac­tual en el que to­do va­le. Eso ayu­da­ría a cla­rif­car las co­sas pa­ra los es­tu­dian­tes y sus fa­mi­lias». In­fór­ma­te, in­ves­ti­ga, nun­ca des nada por sen­ta­do y, so­bre to­do, plan­téa­te por y pa­ra qué necesitas un más­ter. Por­que pue­de ser una in­ver­sión, pe­ro tam­bién una pér­di­da de tiempo y di­ne­ro. Ah, y si no tie­nes el tí­tu­lo, no lo pon­gas en tu currículum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.