ŇTî öĺÙŇ ºTïĺ Į ĺĒ à Tï

Crecer Feliz - - PREGÚNTANOS -

Nues­tros hi­jos, de 6, 5 y 4 años, se quie­ren, pe­ro jue­gan a pe­leas y aca­ban pe­gán­do­se. ¿Al­gún con­se­jo?

Azu­ce­na Su ener­gía y en­tu­sias­mo en los jue­gos aca­ba abru­mán­do­los y ne­ce­si­tan que al­guien los fre­ne, pues to­da­vía no tie­nen au­to­con­trol. Os acon­se­jo lle­va­ros al más ex­ci­ta­do a otro cuar­to, su se­pa­ra­ción fí­si­ca se­rá lo úni­co que les cal­me. In­ten­tad tam­bién ha­cer­les cam­biar de jue­go cuan­do per­ci­báis que pue­de ori­gi­nar­se es­ta si­tua­ción, me­dian­te al­gu­na ac­ti­vi­dad re­la­jan­te como pin­tar o leer­les un cuen­to. Mi pa­re­ja y yo nos se­pa­ra­mos ha­ce cua­tro me­ses. El ni­ño, 5 años, se lo to­mó bien, pe­ro aho­ra es­tá tris­te. ¿Có­mo le ayu­do?

Ber­ta Aho­ra es cuan­do de ver­dad se da cuen­ta del cam­bio. Es bueno que ex­pre­se sus sen­ti­mien­tos, escúchale. Tu com­pren­sión le ayu­da­rá a la lar­ga. Y no dis­cu­tas con su pa­dre an­te él; su­fri­rá me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.