3-6 me­ses: Al tra­ba­jo sin sen­tir­te mal

De­jar por unas ho­ras a tu be­bé pa­ra vol­ver a tu tra­ba­jo no es fá­cil. Te ayu­da­mos a ver el la­do po­si­ti­vo (pa­ra tu hi­jo y pa­ra ti) y te da­mos las claves pa­ra que to­do va­ya bien.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Es­ter Alon­so

Es com­pren­si­ble que la in­mi­nen­te se­pa­ra­ción (por unas ho­ras) de tu hi­jo des­pier­te en ti un mon­tón de du­das y mie­dos, so­bre to­do si eres pri­me­ri­za. “¿Es­ta­rá bien aten­di­do?”, “¿Me echa­rá de me­nos?”, “¿Se ol­vi­da­rá de mí?”… Des­tie­rra es­tos acos­tum­bra­rá a su pre­sen­cia y tú po­drás ver có­mo se lle­van. Aunque tú es­tés en ca­sa, de­ja que sea es­ta per­so­na quien se en­car­gue de al­gu­nas ta­reas, como cam­biar­le, ves­tir­le, con­so­lar­le si llo­ra… Dé­ja­los so­los un ra­to ca­da día, a ver có­mo se apa­ñan. Las ven­ta­jas de que ven­gan a cui­dar­le a ca­sa es que no ten­drá que ma­dru­gar y es­ta­rá me­nos ex­pues­to a virus.

Si vas a lle­var­le a la guar­de­ría, em­pie­za un par de se­ma­nas an­tes pa­ra ha­cer un pe­rio­do de adap­ta­ción. El pri­mer día dé­ja­le una ho­ra, el se­gun­do dos, el ter­ce­ro tres y así has­ta com­ple­tar el to­tal de ho­ras que es­ta­réis se­pa­ra­dos. Es­ta an­ti­ci­pa­ción es bue­na tam­bién pa­ra te­ner cla­ro qué ne­ce­si­ta el ni­ño y, so­bre to­do, có­mo os to­máis eso de es­tar se­pa­ra­dos. Em­pe­zar a ver a otros adul­tos y ni­ños que no per­te­ne­cen al en­torno fa­mi­liar con­tri­bu­ye a me­jo­rar su so­cia­bi­li­dad, ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y, tam­bién, su crea­ti­vi­dad.

Pre­pá­ra­te y pre­pá­ra­le con tiem­po pa­ra que to­do va­ya bien.

AL IR­TE Y AL VOL­VER...

Ten cal­ma, da­le se­gu­ri­dad y dis­fru­tad vues­tros mo­men­tos jun­tos.

Pos­pón si­tua­cio­nes que pue­den au­men­tar el es­trés del be­bé. No le cam­bies aho­ra de ha­bi­ta­ción pa­ra dor­mir ni de cu­na, por ejem­plo.

Di­le adiós con ale­gría, sin dra­mas. Si te an­gus­tias, él lo no­ta­rá y le cos­ta­rá más adap­tar­se.

No te pier­das su ba­ño. Su­mer­gi­do en el agua (35-36 ºC) tu be­bé re­cuer­da cuan­do es­ta­ba den­tro de ti y se sien­te re­con­for­ta­do. Es un mo­men­to muy ín­ti­mo, má­gi­co, que re­fuer­za los la­zos que hay en­tre los dos. Des­pués, pi­ja­ma, ce­na y un ra­ti­to de jue­go tran­qui­lo.

Llé­va­le a la guar­de­ría o ten al cui­da­dor en ca­sa se­ma­nas an­tes de re­in­cor­po­rar­te. Si cam­bias tus pen­sa­mien­tos de tris­te­za por otros más ale­gres os sen­ti­réis me­jor los dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.