Joie, ¡qué ayu­da!

Ten en cuen­ta qué ar­tícu­los va a ne­ce­si­tar el bebé y al ad­qui­rir­los eli­ge una mar­ca que te dé con­fian­za: tu hi­jo se lo me­re­ce.

Crecer Feliz - - BEBÉ - La si­lla de pa­seo. La tro­na. La si­lla del co­che. La cu­na de via­je. Una ha­ma­ca có­mo­da.

Si és­tas son las pri­me­ras va­ca­cio­nes con tu bebé, qui­zá te es­tés plan­tean­do ya có­mo vas a lo­grar me­ter en el ma­le­te­ro del co­che to­do lo que ne­ce­si­ta­rás. La cla­ve es­tá en or­ga­ni­zar­te en fun­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas del des­tino y del alo­ja­mien­to, en te­ner cla­ro cuá­les son los ar­tícu­los (ade­más de la ro­pa y los pro­duc­tos de hi­gie­ne del ni­ño) que real­men­te te se­rán úti­les y en ad­qui­rir­los de una mar­ca de con­fian­za. To­ma no­ta.

Si tu hi­jo aca­ba de na­cer y aún no has com­pra­do el co­che­ci­to o la si­lla de pa­seo, pien­sa en uno que sea ver­sá­til y ma­ne­ja­ble (pa­ra que pue­das usar­lo en te­rre­nos dis­tin­tos), li­ge­ro (lo agra­de­ce­rás en si­tios don­de hay que su­bir es­ca­le­ras), fá­cil de ple­gar y que ocu­pe po­co es­pa­cio (pa­ra que que­pa en el ma­le­te­ro, en un apar­ta­men­to...). O pue­des ele­gir una mi­ni­si­lla de pe­so plu­ma pe­ro bien equi­pa­da (ces­ta, ca­po­ta...), con ma­ni­llar re­ver­si­ble y con re­cli­na­do to­tal.

Si las va­ca­cio­nes coin­ci­den con la eta­pa en la que tu bebé ya pue­de usar­la, te con­vie­ne ad­qui­rir una que sea có­mo­da (ya las hay que gi­ran 360º) y con asien­to y cha­sis que se plie­guen de for­ma com­pac­ta. Así te ocu­pa­rá po­co en el ma­le­te­ro y po­drás lle­vár­te­la pa­ra que tu hi­jo pue­da co­mer en fa­mi­lia tam­bién en el ve­rano. Joie es la idea de un gru­po de pa­dres con una mi­sión en co­mún: for­mar par­te de ese via­je que rea­li­zan ca­da día fa­mi­lias de to­do el mun­do al ex­pe­ri­men­tar al­go nue­vo con sus hi­jos. Pa­ra ello cuen­ta con cin­co lí­neas de pro­duc­to (co­che­ci­tos y si­llas de pa­seo, tro­nas, cu­nas de via­je, si­llas de au­to­mó­vil y ha­ma­cas), rea­li­za­das con el di­se­ño más fun­cio­nal, con la má­xi­ma ca­li­dad y con un pre­cio al al­can­ce de to­das las fa­mi­lias. (es.joie­baby.com)

En el co­che, la se­gu­ri­dad y la co­mo­di­dad de tu bebé son prio­ri­ta­rias. Ja­más sal­gas de via­je con él sin con­tar con una si­lla ade­cua­da a su pe­so, al­tu­ra y edad (ahora exis­ten si­llas que cu­bren to­dos los gru­pos de edad) y co­rrec­ta­men­te co­lo­ca­da. Re­cuer­da que de­be es­tar ho­mo­lo­ga­da (la ho­mo­lo­ga­ción i-Si­ze es la más re­cien­te y es­tric­ta en se­gu­ri­dad in­fan­til) y com­prue­ba que es ap­ta pa­ra tu vehícu­lo. El an­cla­je más re­co­men­da­ble es el sis­te­ma Iso­fix, con el que te ase­gu­ras de que la si­lla es­té per­fec­ta­men­te an­cla­da. Y has­ta que el ni­ño ten­ga 4 años co­ló­ca­la a con­tra­mar­cha; ten­drá más pro­tec­ción en ca­so de im­pac­to.

Es una prio­ri­dad, ya que ade­más de ase­gu­rar un buen des­can­so al bebé, si ya ga­tea o se mue­ve más le ser­vi­rá de par­que de jue­gos. Al ele­gir­la va­lo­ra que ten­ga dos ni­ve­les y te­la de re­ji­lla pa­ra fa­vo­re­cer la ven­ti­la­ción, que sea fá­cil de ple­gar y, si es po­si­ble, que in­clu­ya cam­bia­dor, luz noc­tur­na, so­ni­dos...

Vais a pa­sar mu­chas ho­ras re­la­ja­dos, en el cam­po o en la pis­ci­na. Es el mo­men­to per­fec­to pa­ra ha­cer­te con una ha­ma­ca, así tu bebé po­drá dis­fru­tar con vo­so­tros. Al ad­qui­rir­la com­prue­ba muy bien su sis­te­ma de se­gu­ri­dad, que su res­pal­do sos­ten­ga per­fec­ta­men­te al ni­ño y que se plie­gue bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.