Em­ba­ra­zo a la vis­ta

Los cambios de la ges­ta­ción pue­den afec­tar a tus ojos y al­te­rar tu per­cep­ción vi­sual. Sue­le ser pa­sa­je­ro. Pe­ro a ve­ces los tras­tor­nos de la vi­sión re­ve­lan otros pro­ble­mas o con­di­cio­nan el ti­po de par­to.

Crecer Feliz - - EMBARAZO -

Du­ran­te el em­ba­ra­zo tu cuer­po ex­pe­ri­men­ta cambios hor­mo­na­les, me­ta­bó­li­cos y car­dio­vas­cu­la­res que, uni­dos a la re­ten­ción de lí­qui­dos fre­cuen­te en este pe­rio­do, pue­den afec­tar a tu vis­ta. Son al­te­ra­cio­nes ocu­la­res que sue­len re­mi­tir tras la ges­ta­ción. Pe­ro en oca­sio­nes aler­tan so­bre el agra­va­mien­to de en­fer­me­da­des ya exis­ten­tes –hi­per­ten­sión o dia­be­tes– o su apa­ri­ción en el em­ba­ra­zo. Sa­ber qué ha­cer en ca­da ca­so pue­de ayu­dar­te a so­bre­lle­var­lo.

Mo­les­tias más ha­bi­tua­les

Des­de el pri­mer tri­mes­tre pue­des su­frir do­lo­res de ca­be­za (mi­gra­ñas) por los drás­ti­cos cambios hor­mo­na­les que pro­vo­ca la pro­ges­te­ro­na, y a ve­ces se acom­pa­ñan de hi­per­sen­si­bi­li­dad a la luz. En el se­gun­do y ter­cer tri­mes­tres, las mis- mas fluc­tua­cio­nes hor­mo­na­les pue­den cau­sar cambios re­frac­ti­vos (vi­sión bo­rro­sa y pér­di­da de agu­de­za vi­sual) y se­que­dad ocu­lar (los ojos se re­se­can es­pe­cial­men­te por las ma­ña­nas de­bi­do a la dis­mi­nu­ción de la se­cre­ción la­gri­mal).

Otros tras­tor­nos ocu­la­res que pue­des no­tar ahora son la in­fla­ma­ción de los pár­pa­dos (por los tras­tor­nos cir­cu­la­to­rios) y las con­jun­ti­vi­tis re­cu­rren­tes, ya que la ca­li­dad de la lá­gri­ma pue­de re­du­cir­se ha­cien­do al ojo más vul­ne­ra­ble a las in­fec­cio­nes. Si cual­quie­ra de es­tos tras­tor­nos se pre­sen­ta de for­ma re­pen­ti­na, acen­tua­da y per­sis­ten­te, con­sul­ta a tu of­tal­mó­lo­go, pues pue­den ser sín­to­ma de afec­cio­nes se­rias que de­ben tra­tar­se de for­ma in­me­dia­ta.

Li­ge­ro au­men­to de la mio­pía

Aun­que siem­pre ha­yas te­ni­do bue­na vis­ta, el em­ba­ra­zo pue­de pro­vo­car­te una li­ge­ra pér­di­da de vi­sión, una es­pe­cie de mio­pía re­pen­ti­na. Se tra­ta de un ede­ma cor­neal, un le­ve au­men­to del gro­sor y cur­va­tu­ra de la cór­nea por la re­ten­ción de lí­qui­dos y el au­men­to de es­tró­ge­nos. Si ya eras mio­pe an­tes del em­ba­ra­zo, pue­des no­tar un le­ve au­men­to de diop­trías (en­tre me­dia y una). Pe­ro tran­qui­la, es­tas al­te­ra­cio­nes sue­len re­sol­ver­se na­tu­ral­men­te en los seis pri­me­ros me­ses tras el par­to. Só­lo si exis­te una mio­pía ele­va­da de ba­se (más de seis diop­trías) au­men­tan las po­si­bi­li­da­des de que la pér­di­da sea per­ma­nen­te.

La vis­ta avi­sa: dia­be­tes y preeclam­psia

Cuan­do hay dia­be­tes (ele­va­dos ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre) pre­via al em­ba­ra­zo, la vis­ta tam­bién pue­de re­sen­tir­se (vi­sión bo­rro­sa o per­cep­ción de man­chas os­cu­ras). Por eso es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.