Su pe­so al na­cer

Este da­to, que de­pen­de de va­rios fac­to­res, es im­por­tan­te pa­ra va­lo­rar su cre­ci­mien­to fu­tu­ro.

Crecer Feliz - - COSAS DE LA EDAD - Coks Feens­tra

Lo nor­mal es que un re­cién na­ci­do ni­ño pe­se en­tre 2.500 y 4.300 gra­mos y una ni­ña, en­tre 2.400 y 4.200. Las va­ria­cio­nes, pues, son gran­des, de­pen­dien­do del cre­ci­mien­to en el úte­ro, la du­ra­ción del em­ba­ra­zo y la cons­ti­tu­ción de sus pa­pás. Los ge­nes jue­gan un pa­pel im­por­tan­te en el pe­so (y la ta­lla) de tu pe­que­ño.

VI­GI­LAR SU CRE­CI­MIEN­TO

El pe­so de tu hi­jo al na­cer es el pun­to de par­ti­da con el que el pe­dia­tra va­lo­ra su cre­ci­mien­to. Los da­tos se con­sig­nan en una grá­fi­ca (hay una de ta­lla y otra de pe­so), en su car­ti­lla de sa­lud. En es­ta grá­fi­ca hay sie­te per­cen­ti­les: 3, 10, 25, 50, 75, 90 y 97. El per­cen­til más ba­jo es el 3, que quie­re de­cir que un 3% de to­dos los be­bés tie­nen ese pe­so (o ta­lla); el per­cen­til 50 in­di­ca que la mi­tad pe­san eso; el 75, que só­lo el 25% de los be­bés pe­san igual (o, di­cho de otra for­ma, que el 75% es­tán por de­ba­jo de este per­cen­til), etc. El cre­ci­mien­to se va­lo­ra des­de el per­cen­til que tu­vo al na­cer. Si tu bebé pe­só 2.800 gra­mos, es­tá en el per­cen­til 3, es un bebé de ba­jo pe­so, pe­ro es­to en sí no es preo­cu­pan­te. Se­gu­ra­men­te vo­so­tros sois de cons­ti­tu­ción del­ga­da. Lo ha­bi­tual es que se man­ten­ga en este per­cen­til to­da su vi­da. Só­lo un cam­bio re­pen­tino, co­mo ba­jar del 97 al 50, es mo­ti­vo pa­ra in­ves­ti­gar al­gu­na ano­ma­lía o en­fer­me­dad. Un cam­bio al re­vés (el bebé na­ce en el per­cen­til 3 y sube al 50) in­di­ca se­gu­ra­men­te que la si­tua­ción en el úte­ro de­jó de ser óp­ti­ma y no re­ci­bía su­fi­cien­te ali­men­to. Este pe­so, por tan­to, no co­rres­pon­día a su ver­da­de­ro po­ten­cial. El pe­so se va­lo­ra siem­pre en ba­se a la ta­lla. Ge­ne­ral­men­te es­tos dos per­cen­ti­les no di­fie­ren mu­cho en­tre sí, lo cual es una bue­na se­ñal. Tu pe­dia­tra lo con­tro­la­rá.

Una ba­ja­da brus­ca en el per­cen­til ha de va­lo­rar­se.

UNA BA­JA­DA NOR­MAL

To­dos los be­bés ba­jan de pe­so en los pri­me­ros cin­co días: los gra­mos que pier­den al eli­mi­nar los lí­qui­dos acu­mu­la­dos y el me­co­nio (su pri­me­ra ca­qui­ta) son más que los que ga­nan co­mien­do. Pe­ro pron­to los re­cu­pe­ran y en el dé­ci­mo día pe­san lo mis­mo que al na­cer. A partir de en­ton­ces su pe­so au­men­ta­rá 20-30 gra­mos dia­rios (150 a 200 por se­ma­na). Pe­ro la pér­di­da y la ga­nan­cia son va­ria­bles. El que na­ce con buen pe­so pier­de más que el del­ga­do, por­que és­te se mues­tra ham­brien­to en las to­mas y co­me ca­da me­nos tiem­po. La na­tu­ra­le­za lo tie­ne bien pre­vis­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.