3-6 me­ses ¡Cuán­to di­ce sin ha­blar!

Tu bebé se co­mu­ni­ca con­ti­go de mil ma­ne­ras. Son­ri­sas y llan­tos, bal­bu­ceos, ex­pre­sio­nes del ros­tro, ges­tos con las ma­nos... son sus for­mas de ex­pre­sión. Y tú has de in­ter­pre­tar y res­pon­der a su len­gua­je mu­do.

Crecer Feliz - - COSAS DE LA EDAD -

No es por ca­sua­li­dad que los ni­ños de to­do el mun­do re­pre­sen­ten en sus di­bu­jos la fe­li­ci­dad con una son­ri­sa y la tris­te­za con lá­gri­mas. Son ges­tos uni­ver­sa­les. Del mis­mo mo­do, una ca­ra con la bo­ca abier­ta y las cejas le­van­ta­das ex­pre­sa sor­pre­sa. Y otra con la bo­ca tor­ci­da ha­cia aba­jo con la len­gua aso­man­do, as­co. Las ex­pre­sio­nes fa­cia­les que sur­gen an­te ca­da una de las emo­cio­nes bá­si­cas (ale­gría, mie­do, sor­pre­sa…) son in­na­tas y es­pon­tá­neas, de mo­do que só­lo con ob­ser­var el ros­tro de un bebé, es po­si­ble en­ten­der qué emo­ción es­tá ex­pe­ri­men­tan­do en ese mo­men­to.

TÚ SÍ QUE LE EN­TIEN­DES

Y es­to re­sul­ta es­pe­cial­men­te fá­cil pa­ra ti, ma­má, que lle­vas va­rios me­ses ob­ser­van­do a tu hi­jo y ya eres to­da una ex­per­ta en iden­ti­fi­car lo que ex­pre­sa con sus ges­tos y con sus reac­cio­nes. Por ejem­plo, sa­bes cuán­do es­tá can­sa­do de ju­gar y ne­ce­si­ta des­can­sar (de­ja de mi­rar­te o de ob­ser­var el ju­gue­te, se mues­tra in­quie­to y gi­ra la ca­be­za ha­cia otro la­do); cuan­do tie­ne sue­ño (ha­cia los 5 o 6 me­ses se fro­ta los ojos, se to­ca la ca­be­za, se mue­ve in­có­mo­do...) o cuan­do es­tá desean­do que le co­jas (al fi­nal de este tri­mes­tre es pro­ba­ble que em­pie­ce ya a echar­te los bra­zos pa­ra que lo ha­gas).

SU SON­RI­SA DI­CE MU­CHO

El llan­to fue la pri­me­ra for­ma de co­mu­ni­ca­ción de tu hi­jo. En muy po­co tiem­po apren­dis­te a di­fe­ren­ciar per­fec­ta­men­te cuál era la ra­zón de sus lá­gri­mas (hay va­rios es­tu­dios que di­cen que al mes de vi­da los pa­dres sa­ben ya dis­tin­guir por qué llo­ra el bebé) y des­de el prin­ci­pio tu­vis­te muy cla­ra la im­por­tan­cia de res­pon­der a ese llan­to y de acu­dir a su la­do pa­ra re­con­for­tar­le. Ahora si­gue uti­li­zán­do­lo pa­ra co­mu­ni­car­se, cla­ro, pe­ro cuen­ta tam­bién con otra for­ma de ex­pre­sión más agra­da­ble y que a ti te lle­na de sa­tis­fac­ción: la son­ri­sa so­cial, que es vo­lun­ta­ria y di­ri­gi­da a otra per­so­na con in­ten­ción co­mu­ni­ca­ti­va. Gra­cias a ella sa­bes cuán­do se sien­te fe­liz tu hi­jo, qué le gus­ta, có­mo le gus­tas tú... Y es­tá de­mos­tra­do que si el pe­que­ño no­ta que su son­ri­sa pro­vo­ca que pa­pá y ma­má le ha­blen con más ale­gría, jue­guen con él, etc., se re­fuer­za en él el uso de es­ta ex­pre­sión. Ade­más, en al­gún mo­men­to de es­tos me­ses sus son­ri­sas se trans­for­ma­rán en so­no­ras car­ca­ja­das (la pri­me­ra no se ol­vi­da nun­ca) con las que te di­rá lo fe­liz que se sien­te con­ti­go o cuán­to le gus­ta ese jue­go.

Al llan­to se su­ma otro me­dio de ex­pre­sión: la son­ri­sa so­cial.

DIA­LO­GA CON ÉL

Co­mo ves, ahora tu hi­jo se co­mu­ni­ca con­ti­go de mil ma­ne­ras. Y ne­ce­si­ta que tú ha­gas lo mis­mo: tu voz es el so­ni­do que más le gus­ta, no se can­sa de es­cu­char­la. Tú no te can­sas de ha­blar­le, co­mo si ya te en­ten­die­ra (y es que, a su ma­ne­ra, ¡te en­tien­de!).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.