Los cui­da­dos que pre­ci­sa cuan­do lle­ga el frío

La vuel­ta a la ru­ti­na es una de las gran­des ven­ta­jas que el oto­ño tie­ne pa­ra tu be­bé. Apro­vé­cha­la, apli­ca los con­se­jos que te ofre­ce­mos pa­ra cui­dar­le y pro­te­ger su sa­lud en es­tos me­ses y cre­ce­rá ge­nial.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Da­vid Ruiz Ase­sor: Fran­ci­so Ber­na­beu, pe­dia­tra de la Clí­ni­ca Ci­ma de Bar­ce­lo­na.

Con el oto­ño han lle­ga­do la vuel­ta a la ru­ti­na de to­da la fa­mi­lia, nue­vas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, la adap­ta­ción a la guar­de­ría... y mu­chos otros cam­bios, gran­des o pe­que­ños, que pue­den in­fluir en el be­bé. Man­te­ner unos há­bi­tos ade­cua­dos re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra que tu hi­jo vi­va con in­ten­si­dad y sa­lud de hie­rro es­tos me­ses. Re­pa­sa­mos to­do aque­llo que has de te­ner en cuen­ta pa­ra que es­ta es­ta­ción sea per­fec­ta.

Crea unos há­bi­tos es­ta­bles

La ru­ti­na (des­can­so, co­mi­das, jue­go…) con­sis­te en es­ta­ble­cer una pla­ni­fi­ca­ción y unos pa­tro­nes pre­de­ci­bles pa­ra que tu be­bé ten­ga unos re­fe­ren­tes dia­rios pa­re­ci­dos, lo que in­ci­de po­si­ti­va­men­te en su desa­rro­llo. En las va­ca­cio­nes sue­le ver­se al­te­ra­da por unas ac­ti­vi­da­des y unos ho­ra­rios mu­cho me­nos es­tric­tos, pe­ro en el oto­ño es fun­da­men­tal re­cu­pe­rar­la. “En ve­rano el pro­ce­so se al­te­ra y hay que vol­ver a esa ru­ti­na cuan­to an­tes, por­que el ni­ño lo ne­ce­si­ta pa­ra su es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal”, co­men­ta Fran­cis­co Ber­na­beu, pe­dia­tra de la Clí­ni­ca Ci­ma de Bar­ce­lo­na. Por eso, si aún no has es­ta­ble­ci­do esos há­bi­tos ru­ti­na­rios, con­vie­ne que lo ha­gas pron­to, por mu­cha pe­re­za que te dé. Y es que, en­tre los 3 y los 8 me­ses de edad, el he­cho de que las co­sas su­ce­dan en un or­den de­ter­mi­na­do ayu­da al be­bé a ir es­ta­ble­cien­do por sí mis­mo un rit­mo más es­ta­ble de ali­men­ta­ción y de sue­ño. En es­te sen­ti­do, el ri­tual noc­turno pre­vio a ir a dor­mir –ra­ti­to de jue­gos tran­qui­los, un ba­ño re­con­for­tan­te, to­ma de le­che, cam­bio de pa­ñal y mo­men­to de mi­mos– fa­ci­li­ta la tran­si­ción en­tre ac­ti­vi­dad y des­can­so. Y si el be­bé tie­ne al­re­de­dor de los 8 me­ses de edad, la ru­ti­na es to­da­vía más im­por­tan­te pa­ra él. La ra­zón es que en esa épo­ca su­fre lo que po­dría­mos de­fi­nir co­mo su “pri­me­ra cri­sis”: em­pie­za a to­mar con­cien­cia de su en­torno y de su reali­dad y eso im­pli­ca que aquel ni­ño que se reía de to­do y llo­ra­ba poco co­mien­za a re­be­lar­se, a pro­tes­tar e in­clu­so a dor­mir mal. An­te es­ta si­tua­ción, ne­ce­si­ta vi­vir tran­qui­la­men­te en su en­torno, que es don­de se sien­te pro­te­gi­do, se­gu­ro y có­mo­do. Y el he­cho de que los pa­dres mar­quen pron­to unos há­bi­tos re­gu­la­res le be­ne­fi­cia enor­me­men­te. En to­do ca­so, las ca­rac­te­rís­ti­cas de la es­ta­ción son gran­des alia­das a la ho­ra de con­se­guir que el ni­ño se adap­te a ellos. “Ca­da vez os­cu­re­ce an­tes y es­ta dis­mi­nu­ción de luminosidad ayu­da a que el pro­ce­so sea más rá­pi­do. Hay que im­po­ner el ho­ra­rio so­bre to­do a par­tir de los 8 me­ses”, in­sis­te el pe­dia­tra.

Sá­ca­le a la ca­lle a dia­rio

Sa­lir a pa­sear es una de las ac­ti­vi­da­des más es­ti­mu­lan­tes pa­ra tu be­bé siem­pre, tam­bién en es­ta épo­ca del año. A no ser que llue­va a cán­ta­ros o nie­ve, sá­ca­le a dia­rio. El mun­do ex­te­rior ac­ti­va sus sen­ti­dos (el oí­do y la vis­ta, es­pe­cial­men­te) y le per­mi­te te­ner una di­men­sión del tiem­po y el es­pa­cio mu­cho más am­plia. Además, los pa­seos por el par­que con­tri­bu­yen a desa­rro­llar su cu­rio­si­dad e in­te­rés por el mun­do que le ro­dea y le ayu­dan a adap­tar­se me­jor a los cam­bios de tem­pe­ra-

tu­ra. Y tam­bién son bue­nos pa­ra ti, por­que te per­mi­ten rea­li­zar un ejer­ci­cio fí­si­co sua­ve. Pe­ro so­bre to­do, el pa­seo tie­ne un efec­to fun­da­men­tal si es­tás dan­do el pe­cho al be­bé. ¿En qué sen­ti­do? En oto­ño ba­ja la in­ten­si­dad so­lar (res­pec­to al ve­rano), de ahí la im­por­tan­cia de que re­ci­ba su do­sis dia­ria de sol, que per­mi­te sin­te­ti­zar la vi­ta­mi­na D, fun­da­men­tal pa­ra su desa­rro­llo. Me­dia ho­ra de pa­seo pue­de ser su­fi­cien­te pa­ra su apor­te dia­rio de vi­ta­mi­na D, pe­ro si es­táis a gus­to, alár­ga­lo. Eso sí, no ol­vi­des pro­te­ger su piel fren­te al sol di­rec­to, in­clu­so aun­que el día ama­nez­ca nu­bla­do. “Bas­ta con que le pon­gas una cre­ma de pro­tec­ción 20”, ex­pli­ca el pe­dia­tra. En cuan­to al me­jor mo­men­to pa­ra pa­sear, “es en las ho­ras cen­tra­les del día, ya que evi­tas cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra”, aña­de.

Eli­ge su ro­pa con aten­ción

El oto­ño es una es­ta­ción im­pre­vi­si­ble, me­teo­ro­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do. Du­ran­te el día las tem­pe­ra­tu­ras sue­len ser agra­da­bles y du­ran­te la no­che, al­go más fres­cas. Aho­ra apa­re­cen tam­bién el vien­to, la llu­via...

Por es­ta ra­zón, ves­tir con la ro­pa ade­cua­da a tu hi­jo en es­ta épo­ca del año su­po­ne te­ner en cuen­ta una va­rie­dad más am­plia de pren­das. De en­tra­da op­ta por la ro­pa de al­go­dón (bo­dies de man­ga lar­ga, por ejem­plo) y cóm­pra­le una ta­lla más gran­de pa­ra que pue­da uti­li­zar­la tam­bién du­ran­te to­do el in­vierno. ¿Y cuán­to abri­gar­le? “La re­gla es muy sen­ci­lla: co­mo mu­cho, una pren­da más de las que te pon­drías tú”, ex­pli­ca Fran­cis­co Ber­na­beu. “En oca­sio­nes se tien­de a so­bre­abri­gar a los hi­jos por mie­do a que pa­sen frío”, aña­de. No ol­vi­des que si el be­bé va sen­ta­do en la si­lla del co­che­ci­to de­be sa­lir más ta­pa­do por­que, al no mo­ver­se, se en­fría más rá­pi­da­men­te. Un buen con­se­jo es que lle­ves una pe­que­ña man­ta fi­na a mano y tam­bién un chu­bas­que­ro o al­go que cu­bra el co­che­ci­to, pa­ra que una re­pen­ti­na llu­via no te cha­fe la jor­na­da. Y, a di­fe­ren­cia del ve­rano, los pies, me­jor cu­bier­tos.

Pon­le la ro­pa ade­cua­da y llé­va­le de pa­seo; es una gran ma­ne­ra de fa­vo­re­cer su sa­lud y su desa­rro­llo.

Cui­da su hi­gie­ne

Es un as­pec­to fun­da­men­tal. Más que la tem­pe­ra­tu­ra, lo que in­flu­ye real­men­te en el in­cre­men­to de las in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias en

be­bés y niños du­ran­te es­ta épo­ca es el he­cho de es­tar mu­cho tiem­po en lu­ga­res ce­rra­dos con adul­tos (tien­das, au­to­bús...) o con otros niños, co­mo ocu­rre en las guar­de­rías. En es­tos es­pa­cios ce­rra­dos los niños se to­can y jue­gan du­ran­te ho­ras. Es bue­ní­si­mo pa­ra su desa­rro­llo, pe­ro “ten pre­sen­te que en ese am­bien­te unos con­ta­gian a otros, la ma­yo­ría de las ve­ces a tra­vés de las se­cre­cio­nes que se con­cen­tran en unas ma­nos su­cias”, ex­pli­ca Ber­na­beu. Bas­ta un co­rrec­to la­va­do de ma­nos pa­ra re­du­cir mu­cho el riesgo de con­ta­gio. Cui­da tu hi­gie­ne y la su­ya, con el ba­ño dia­rio y la­ván­do­le bien las ma­nos.

Da­le pro­duc­tos de tem­po­ra­da

Si tu hi­jo ya ha em­pe­za­do a to­mar ali­men­tos dis­tin­tos a la le­che, es mo­men­to pa­ra que co­mien­ce a pro­bar nue­vos sa­bo­res, pe­ro siem­pre con una re­gla: no mez­cles dis­tin­tos ali­men­tos si es la pri­me­ra vez que se los das. En cuan­to a los ade­cua­dos, si ya ha cum­pli­do un año de edad pue­des apro­ve­char pa­ra in­tro­du­cir en su die­ta pro­duc­tos al­go más ca­ló­ri­cos, co­mo las le­gum­bres. Si aún no mas­ti­ca, tri­tu­ra y pa­sa por el co­la­dor las len­te­jas pa­ra que no se atra­gan­te. Y, por su­pues­to, da­le fru­tas de tem­po­ra­da, que aña­di­rás a las cua­tro más ha­bi­tua­les (plá­tano, na­ran­ja, pe­ra y man­za­na). A di­fe­ren­cia de las del ve­rano, que tie­nen mu­cha agua, las de oto­ño sue­len ser más ri­cas en vi­ta­mi­na C, per­fec­tas pa­ra com­ba­tir los pri­me­ros vi­rus. Apa­re­cen na­ran­jas y man­da­ri­nas y hay gra­na­das y chi­ri­mo­yas. Además de la uva (pe­la­da y sin pe­pi­tas si tu hi­jo aún no tie­ne dien­tes o le cues­ta mas­ti­car) y los hi­gos. “La uva es muy ca­ló­ri­ca y por lo tan­to es me­jor no jun­tar­la con el plá­tano”, su­gie­re Fran­cis­co Ber­na­beu. Tam­bién hay ver­du­ras ex­ce­len­tes en oto­ño: co­li­flor, setas, ca­la­ba­zas, ca­la­ba­cín y be­ren­je­nas (con po­cas ca­lo­rías) son las pro­ta­go­nis­tas.

Fa­vo­re­ce un buen des­can­so

Si tu be­bé ya ha em­pe­za­do a dor­mir en su pro­pio cuar­to, acon­di­ció­na­lo bien. “Re­cuer­da que la tem­pe­ra­tu­ra ideal es­tá en­tre los 20 y los 22 ºC”, ex­pli­ca el pe­dia­tra. No co­lo­ques su cu­na jun­to a la ca­le­fac­ción ni la ven­ta­na y no pon­gas de­ma­sia­dos mue­bles, que le ago­bia­rán. En cuan­to a la ro­pa pa­ra dor­mir, si tu be­bé es pe­que­ño op­ta por un pi­ja­ma sa­co, con el que lo­gra­rás que es­té con­for­ta­ble y evi­ta­rás un ex­ce­so de abri­go, que pue­de pro­pi­ciar el sín­dro­me de muer­te sú­bi­ta. Pa­ra evi­tar es­te mis­mo pro­ble­ma, acués­ta­le siem­pre bo­ca arri­ba.

Vi­gi­la la sa­lud de su piel

Es un error pen­sar que en oto­ño la piel de tu hi­jo no ne­ce­si­ta hi­dra­ta­ción. Al sol se unen

en es­ta épo­ca otros fac­to­res cli­ma­to­ló­gi­cos adi­cio­na­les co­mo el vien­to y a ve­ces el frío. En oto­ño son muy ha­bi­tua­les los bro­tes de der­ma­ti­tis ató­pi­ca. “Afor­tu­na­da­men­te, mu­chos niños no evo­lu­cio­nan ha­cia las otras dos for­mas alér­gi­cas (ri­ni­tis y as­ma) en sus dos pri­me­ros años de vi­da”, co­men­ta el pe­dia­tra. Sin em­bar­go, es im­por­tan­tí­si­mo es­tar pre­ve­ni­dos. “La ato­pía es una piel se­ca que se des­hi­dra­ta, pro­du­ci­da por una le­sión de la ba­rre­ra in­mu­ni­ta­ria cu­tá­nea, por eso la hi­dra­ta­ción es fun­da­men­tal”, ex­pli­ca el doc­tor Ber­na­beu. Aplí­ca­le de ma­ne­ra cons­tan­te una cre­ma hi­dra­tan­te es­pe­cial­men­te in­di­ca­da pa­ra be­bés.

Re­fuer­za su or­ga­nis­mo an­te los vi­rus

El VRS (Vi­rus Res­pi­ra­to­rio Sin­ci­tial) es el vi­rus que afec­ta en ma­yor me­di­da a los be­bés me­no­res de dos años du­ran­te la épo­ca oto­ñal: se es­ti­ma que el 90% de la po­bla­ción in­fan­til lo ha su­fri­do. Es­te vi­rus es el res­pon­sa­ble de la bron­quio­li­tis, una en­fer­me­dad del trac­to res­pi­ra­to­rio in­fe­rior que pro­vo­ca una in­fla­ma­ción de las úl­ti­mas ra­mi­fi­ca­cio­nes de los bron­quios, de­no­mi­na­das bro­quio­los. “Los sín­to­mas se pre­sen­tan nor­mal­men­te des­pués de dos días de un res­fria­do co­mún, tos de in­ten­si­dad va­ria­ble, di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar y al­gu­nas si­bi­lan­cias”, ex­pli­ca el pe­dia­tra. “El prin­ci­pal pro­ble­ma es que, si no se tra­ta ade­cua­da­men­te, de­ja al­te­ra­dos los bron­quios y bro­quio­los, de ma­ne­ra que en ca­sos extremos el ni­ño pue­de pa­de­cer en el fu­tu­ro una hi­per­reac­ti­vi­dad bron­quial. A ve­ces si la bro­quio­li­tis es agu­da, pue­de que­dar hi­per­sen­si­bi­li­za­do, de ma­ne­ra que an­te cual­quier in­fec­ción de cual­quier otro vi­rus, se acen­tua­ría”, ad­vier­te. No exis­te un tra­ta­mien­to pa­ra es­ta en­fer­me­dad por lo que si tu be­bé se ve afec­ta­do por ella, apar­te de ali­viar sus sín­to­mas lo úni­co que pue­des ha­cer es te­ner pa­cien­cia y es­pe­rar has­ta que ter­mi­ne de cu­rar­se. “El ni­ño se re­cu­pe­ra bien de ma­ne­ra na­tu­ral. Hay que dar­le lí­qui­dos pa­ra una bue­na hi­dra­ta­ción, ha­cer la­va­dos na­sa­les y con­tro­lar su tem­pe­ra­tu­ra”, acon­se­ja el doc­tor Ber­na­beu. En to­do ca­so, con­sul­ta cual­quier du­da al pe­dia­tra y si ves que no me­jo­ra, acu­de de nue­vo a con­sul­ta.

En oto­ño el vien­to y el frío, además de otros fac­to­res, pue­den re­se­car la piel de tu be­bé. Man­ten­la muy bien hi­dra­ta­da.

Fa­vo­re­ce su so­cia­bi­li­dad

La úl­ti­ma cla­ve, pe­ro igual de im­por­tan­te. No ol­vi­des que en las épo­cas de frío se sa­le me­nos y tu be­bé tie­ne me­nos opor­tu­ni­da­des de am­pliar su círcu­lo so­cial más allá de la fa­mi­lia cer­ca­na o la guar­de­ría. Por eso, además de lle­var­le al par­que a dia­rio, vi­si­tad con fre­cuen­cia a los abue­los o tíos, in­vi­tad a ami­gos con be­bés a ca­sa.... Es­tar en con­tac­to con per­so­nas di­fe­ren­tes ayu­da a sen­tar unas bue­nas ba­ses pa­ra su fu­tu­ra so­cia­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.