Pau­tas muy efi­ca­ces pa­ra ali­viar sus có­li­cos

Reu­ni­mos a una ma­tro­na y tres mamás pa­ra ha­blar so­bre los có­li­cos del lac­tan­te. Fue una ma­ña­na es­tu­pen­da de la que sa­lie­ron gran­des ideas y bue­nos con­se­jos. ¡Te los con­ta­mos!

Crecer Feliz - - SUMARIO - San­dra Sán­chez

De­sa­yu­nar y char­lar con otras mamás siem­pre es agra­da­ble. Y si se su­ma una que además es ma­tro­na, las pre­gun­tas y los bue­nos con­se­jos es­tán ase­gu­ra­dos. Es­to fue lo que su­ce­dió ha­ce unos días cuan­do, de la mano de Mead John­son, ce­le­bra­mos una reunión en la que par­ti­ci­pa­ron Sa­ra Ca­ña­me­ro (ma­tro­na y en­fer­me­ra pe­diá­tri­ca, además de di­rec­to­ra del cen­tro Ma­ter­na­tal), Pau­la Lla­nos (au­to­ra del blog de Cre­cer­fe­liz.es “Ma­má Trendy”), Ele­na Sán­chez (de “La guin­da del li­món”) y la blog­ger Ama­lia Pa­nea. El te­ma so­bre el que ver­só la ma­ña­na fue “los có­li­cos del lac­tan­te” y así dis­cu­rrió...

Apren­der a re­co­no­cer los có­li­cos

Apro­xi­ma­da­men­te el 30% de los be­bés pa­de­cen có­li­cos en los pri­me­ros me­ses de su vi­da. Se­gún con­tó Sa­ra Ca­ña­me­ro, se de­fi­nen co­mo “epi­so­dios de llan­to in­ten­so y vi­go­ro­so que se pro­du­cen al me­nos tres ho­ras al día, tres días a la se­ma­na y du­ran­te co­mo mí­ni­mo tres se­ma­nas”. Los be­bés que los pa­de­cen es­tán sa­nos y bien ali­men­ta­dos, en los pe­rio­dos en­tre las cri­sis es­tán tran­qui­los y son­rien­tes y cre­cen y su­ben de pe­so nor­mal­men­te. Hay que te­ner cla­ro que se tra­ta de un pro­ce­so be­nigno. Es­tos llan­tos fuer­tes apa­re­cen ha­cia la sex­ta se­ma­na de vi­da del be­bé y su in­ten­si­dad pa­sa “de 0 a 100” en cues­tión de se­gun­dos.

¿A qué se de­ben?

En la char­la, Sa­ra Ca­ña­me­ro ex­pli­có que pue­den es­tar cau­sa­dos por tres ti­pos de fac­to­res:

Or­gá­ni­cos: Una in­ma­du­rez del sis­te­ma di­ges­ti­vo o una intolerancia a la lac­to­sa...

Anató­mi­cos: Por al­gu­na al­te­ra­ción en el pa­la­dar, por el fre­ni­llo lin­gual, por ba­jo pe­so...

Com­por­ta­men­ta­les: Los có­li­cos son más fre­cuen­tes en be­bés con mu­cho tem­pe­ra­men­to. Y tam­bién pue­de in­fluir, en cier­ta me­di­da, có­mo es la con­duc­ta en ca­sa, si se tra­ta de pa­dres pri­me­ri­zos... así co­mo una téc­ni­ca no per­fec­cio­na­da de la lac­tan­cia.

Qué po­de­mos ha­cer

Co­mo pri­me­ra me­di­da, an­te llan­tos in­ten­sos con­ti­nua­dos (y tras com­pro­bar que no se de­ben a que el be­bé ten­ga ham­bre o sue­ño o su pa­ñal es­té sucio) con­vie­ne lle­var­le al pe­dia­tra pa­ra que es­te des­car­te cual­quier en­fer­me­dad y con­fir­me que la cau­sa son los có­li­cos. A par­tir de ahí, es im­por­tan­te aten­der siem­pre los llo­ros del be­bé: co­ger­le en bra­zos, acu­nar­le, pa­sear­lo... lo que vea­mos que más le cal­ma. El por­teo er­go­nó­mi­co, así co­mo el con­tac­to piel con piel, sue­len fun­cio­nar muy bien, ya que ha­cen que el be­bé se sien­ta re­con­for­ta­do y las cri­sis dis­mi­nu­yen poco a poco. Por otro la­do, el ma­sa­je in­fan­til tam­bién es una bue­na me­di­da, por­que ayu­da a mo­vi­li­zar los ga­ses: es im­por­tan­te ha­cer­lo pre­sio­nan­do la tri­pi­ta del be­bé en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj. Y es acon­se­ja­ble acu­dir a un cen­tro ma­ter­nal, en el que los es­pe­cia­lis­tas prac­ti­ca­rán téc­ni­cas de os­teo­pa­tía y de fi­sio­te­ra­pia que tam­bién irán muy bien al pe­que­ño.

Cues­tio­nes so­bre ali­men­ta­ción

Du­ran­te la char­la sur­gie­ron tam­bién pre­gun­tas re­la­ti­vas a la ali­men­ta­ción del be­bé. ¿Qué po­de­mos me­jo­rar pa­ra mi­ni­mi­zar los có­li­cos si

da­mos el pe­cho? ¿Y si to­ma lac­tan­cia ar­ti­fi­cial? En el pri­mer ca­so de­be­mos ase­gu­rar­nos de usar una téc­ni­ca co­rrec­ta y, a par­tir de ahí, evi­tar pe­zo­ne­ras, te­ti­nas y chu­pe­tes. Si exis­te sos­pe­cha de intolerancia a la lac­to­sa hay que mo­di­fi­car la die­ta de la ma­má, eli­mi­nan­do ali­men­tos aler­gé­ni­cos; se prue­ba unos días y si hay me­jo­ra del be­bé se re­ti­ran esos ali­men­tos de la die­ta ma­ter­na has­ta fi­na­li­zar la lac­tan­cia. En cuan­to a las le­ches ar­ti­fi­cia­les, nu­me­ro­sos ex­per­tos re­co­mien­dan las que tie­nen un 16% de lac­to­sa, que ayu­dan a ali­viar tras­tor­nos di­ges­ti­vos le­ves. Ah, y co­mo con­tó Sa­ra, tras las to­mas hay que man­te­ner al be­bé en po­si­ción er­gui­da.

¿Qué erro­res de­be­mos evi­tar?

A es­ta úl­ti­ma pre­gun­ta de las mamás, la ma­tro­na res­pon­dió con dos con­se­jos: ol­vi­dar­se de an­ti­guos mi­tos co­mo dar al be­bé in­fu­sio­nes “di­ges­ti­vas” (anís, hi­no­jo, re­ga­liz...) y no de­jar­le llo­rar sin ha­cer na­da: se sien­te in­có­mo­do y ne­ce­si­ta aten­ción, mi­mos y tac­to. Con tan­ta in­for­ma­ción, las ma­dres sa­lie­ron de la char­la con muy buen sa­bor de bo­ca y al­go cla­ro: los có­li­cos tal co­mo lle­gan se van y en­tre los 4 y los 6 me­ses de edad los be­bés (y los su­fri­dos pa­pás) sue­len de­cir­les, ali­via­dos, adiós.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.