Qué ha­cer an­te una gri­pe o un ca­ta­rro

A prio­ri, gri­pe y res­fria­do pue­den pa­re­cer en­fer­me­da­des si­mi­la­res. Pe­ro los vi­rus que las pro­vo­can no son igua­les y sus sín­to­mas, tam­po­co. Te con­ta­mos to­do so­bre las dos in­fec­cio­nes de las vías res­pi­ra­to­rias más co­mu­nes en­tre los niños du­ran­te el oto­ño.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Da­vid Ruiz Ase­sor: Ni­co­lás Co­bos, con­sul­tor de la Uni­dad de Neu­mo­lo­gía Pe­diá­tri­ca del hos­pi­tal Vall d’He­bron.

Se es­ti­ma que al­re­de­dor del 20% de los niños con­trae la gri­pe ca­da año en Es­pa­ña, una ta­sa su­pe­rior a la de los adul­tos. El Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad in­clu­so ha­bla de por­cen­ta­jes cer­ca­nos al 50% en los gru­pos de po­bla­ción ce­rra­dos, co­mo los in­ter­na­dos es­co­la­res, y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ase­gu­ra que se han de­tec­ta­do epi­de­mias de gri­pe que han afec­ta­do has­ta al 42% de la po­bla­ción in­fan­til. Los res­fria­dos son in­clu­so más nu­me­ro­sos: se cal­cu­la que un ni­ño pue­de su­frir una me­dia de seis en el mis­mo año. Pe­ro ¿qué di­fe­ren­cia una gri­pe –en ge­ne­ral una in­fec­ción vi­ral más agre­si­va– de un res­fria­do o ca­ta­rro, cu­yos sín­to­mas sue­len ser más le­ves? De en­tra­da, es im­por­tan­te que ten­gas cla­ro que am­bas son en­fer­me­da­des de las vías res­pi­ra­to­rias pro­vo­ca­das por vi­rus, no por bac­te­rias. Y que las dos tie­nen, en sus pri­me­ras fa­ses, unos sín­to­mas pa­re­ci­dos. Sin em­bar­go, hay que tra­tar­las de di­fe­ren­te for­ma.

¿Qué vi­rus las pro­vo­can?

Aun­que los res­fria­dos es­tán pro­vo­ca­dos por cen­te­na­res de vi­rus, los más ha­bi­tua­les son los lla­ma­dos ri­no­vi­rus y co­ro­na­vi­rus. La gri­pe, en cam­bio, tie­ne al vi­rus in­fluen­za co­mo res­pon­sa­ble. De es­te vi­rus exis­ten tres ti­pos dis­tin­tos: A,B y C. El pri­me­ro es el más nu­me­ro­so (cul­pa­ble de la ma­yo­ría de las epi­de­mias) y agre­si­vo pa­ra los hu­ma­nos, mien­tras que el B se pre­sen­ta en bro­tes más lo­ca­li­za­dos.

¿Por qué son más ha­bi­tua­les en oto­ño?

Por un la­do, por­que en ve­rano, de­bi­do a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, es­tos vi­rus se des­tru­yen con más fa­ci­li­dad y, cuan­do em­pie­za el frío, en oto­ño, se man­tie­nen vi­vos du­ran­te más tiem­po. Por otro, por­que en es­ta épo­ca los niños vuel­ven a con­vi­vir en es­pa­cios más re­du­ci­dos (guar­de­rías, es­cue­las, etc.) lo que fa­ci­li­ta la pro­li­fe­ra­ción y el con­ta­gio.

¿Có­mo se con­ta­gian?

Tan­to en el ca­so de la gri­pe co­mo en el de los ca­ta­rros, el con­ta­gio se pro­du­ce de la mis­ma ma­ne­ra: cuan­do un ni­ño gri­ta, es­tor­nu­da, llo­ra, ha­bla, ríe, to­se o jue­ga, ex­pul­sa mi­cro­go­tas de sa­li­va in­fec­ta­da que se que­dan flo­tan­do en el ai­re y que otros niños sa­nos as­pi­ran al res­pi­rar. De es­ta ma­ne­ra, lle­gan has­ta las vías res­pi­ra­to­rias, don­de se re­pro­du­cen con mu­cha fa­ci­li­dad. El otro gran me­ca­nis­mo de con­ta­gio es a tra­vés de las ma­nos, que se con­vier­ten en vehícu­los pa­ra pro­pa­gar es­tos vi­rus. De ahí la ne­ce­si­dad de en­se­ñar a los niños a man­te- ner­las siem­pre lim­pias (so­bre to­do, a la­var­las des­pués de to­ser o es­tor­nu­dar).

¿Cuán­do apa­re­cen los sín­to­mas?

La in­cu­ba­ción de es­tos vi­rus es muy cor­ta y la mis­ma tan­to en la gri­pe co­mo en los ca­ta­rros. En­tre las 12-72 ho­ras tras el con­ta­gio, apa­re­cen los pri­me­ros sín­to­mas.

¿Cuá­les son esos sín­to­mas?

En el ca­ta­rro los más ha­bi­tua­les son es­tor­nu­dos, se­cre­ción na­sal, irri­ta­ción ocu­lar y, por su­pues­to, tos. En oca­sio­nes hay fie­bre pe­ro no es co­rrien­te. A ve­ces de­ri­va en si­nu­si­tis y oti­tis. “Mu­chos pa­dres tra­tan de cor­tar de raíz los mo­cos, y es un error. Hay que de­jar ac­tuar al cuer­po. Los mo­cos po­seen gran can­ti­dad de an­ti­cuer­pos que ayu­dan a com­ba­tir los mi­cro­bios”, di­ce Ni­co­lás Co­bos, con­sul­tor de la Uni­dad de Neu­mo­lo­gía Pe­diá­tri­ca del Hos­pi­tal Vall d’He­bron, de Bar­ce­lo­na. En la gri­pe, la al­te­ra­ción de la mu­co­sa res­pi­ra­to­ria es más se­ve­ra. Sue­le co­men­zar de for­ma brus­ca, con fie­bre, con­ges­tión na­sal, do­lor de ca­be­za, mo­les­tias en la gar­gan­ta, tos se­ca, do­lo­res mus­cu­la­res y gran ma­les­tar ge­ne­ral. “Los niños, a es­tas eda­des tem­pra­nas, no ma­ni­fies­tan los do­lo­res aso­cia­dos. No ha­blan de do­lor mus­cu­lar o de ca­be­za sino de ma­les­tar ge­ne­ral”, ex­pli­ca Co­bos. “Por eso al dar­les un anal­gé­si­co, no sa­be­mos dón­de le cal­ma­mos el do­lor, pe­ro sa­be­mos que es efec­ti­vo”, aña­de. En ellos es bas­tan­te fre­cuen­te que la gri­pe va­ya acom­pa­ña­da de oti­tis me­dia y de mo­les­tias ab­do­mi­na­les (náu­seas, vó­mi­tos o dia­rrea).

¿Pro­vo­can fie­bre?

Un res­fria­do pue­de ir acom­pa­ña­do de fie­bre al­ta pe­ro no es lo ha­bi­tual: co­mo mu­cho, 38ºC. Si su­pe­ra es­ta tem­pe­ra­tu­ra de­be ver­lo su mé­di­co, pues po­dría ocul­tar otra afec­ción. En cam­bio si tu hi­jo tie­ne gri­pe, lo nor­mal es que ten­ga fie­bre (al­re­de­dor del 80% de los ca­sos de gri­pe cur­san con fie­bre) y pue­de su­bir­le a 40 ºC. Sea co­mo sea, an­te una fie­bre de 39ºC lle­va al ni­ño al pe­dia­tra pa­ra que va­lo­re los sín­to­mas, con­fir­me la en­fer­me­dad y des­car­te com­pli­ca­cio­nes (38ºC si es un lac­tan­te).

¿Có­mo tra­tar es­tas en­fer­me­da­des?

No exis­te nin­gún tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra ellas, por­que tan­to la gri­pe co­mo el res­fria­do es­tán pro­vo­ca­dos por vi­rus, no por bac­te­rias. Por es­ta ra­zón, los an­ti­bió­ti­cos no han de uti­li­zar­se nun­ca, in­clu­so es­tán con­tra­in­di­ca­dos por sus efec­tos se­cun­da­rios. “Las úni­cas me­di­das que ayu­dan de ver­dad a pa­sar la en­fer­me­dad son los anal­gé­si­cos y los an­ti­tér­mi­cos”, in­sis­te el doc­tor Co­bos. Jun­to a ellos, el sue­ro fi­sio­ló­gi­co na­sal, pa­ra man­te­ner la na­riz des­pe­ja­da, una co­rrec­ta hi­dra­ta­ción (be­ber mu­chos lí­qui­dos, evi­tan­do los zu­mos en­va­sa­dos por su al­to con­te­ni­do en azú­car) y el des­can­so, son los com­ple­men­tos per­fec­tos. Los efec­tos de los anal­gé­si­cos son ca­si in­me­dia­tos. “Al­re­de­dor de una ho­ra des­pués de su to­ma em­pie­zan a ha­cer efec­to y el ni­ño no­ta­rá me­jo­ría”, ex­pli­ca Co­bos. Lo re­co­men- da­ble es dar­le la me­di­ca­ción ca­da 8 ho­ras. “Si la fie­bre es muy al­ta y su es­ta­do ge­ne­ral es de aba­ti­mien­to, pue­de to­mar dos me­di­ca­men­tos de dis­tin­tas fa­mi­lias: ibu­pro­feno y pa­ra­ce­ta­mol, ca­da cua­tro ho­ras, de for­ma al­ter­na”, pro­po­ne el doc­tor. Re­cuer­da que los niños no de­ben to­mar áci­do ace­til­sa­li­cí­li­co, ya que su con­su­mo du­ran­te la edad pe­diá­tri­ca es­tá re­la­cio­na­do con la apa­ri­ción del Sín­dro­me de Re­ye, un tras­torno ra­ro, pe­ro gra­ve.

¿Cuán­to tar­dan en cu­rar­se?

El res­fria­do du­ra de tres a cin­co días, aun­que la cu­ra­ción com­ple­ta se pue­de alar­gar has­ta los sie­te días. La gri­pe du­ra al­go más: la fa­se agu­da sue­le ser de una se­ma­na y el ni­ño pue­de lle­gar a ne­ce­si­tar has­ta 10 días pa­ra es­tar to­tal­men­te recuperado. Nor­mal­men­te, pa­sa­dos cua­tro días des­de el ini­cio de la en­fer­me­dad el ni­ño, aún con­va­le­cien­te, de­ja de ser por­ta­dor del vi­rus, por lo que ya no lo trans­mi­ti­rá a otras per­so­nas. “Aún así, lo re­co­men­da­ble es no lle­var­le a la es­cue­la has­ta que pa­sen un par de días más”, su­gie­re el neu­mó­lo­go del hos­pi­tal Vall d’He­bron.

¿Pue­den com­pli­car­se?

En el ca­so de los res­fria­dos, exis­te una com­pli­ca­ción que con­vie­ne te­ner en cuen­ta: la la­rin­gi­tis es­tri­du­lo­sa, pro­du­ci­da por los vi­rus pro­pios de los res­fria­dos pe­ro que afec­ta de re­pen­te y de for­ma muy con­cre­ta a la la­rin­ge. “El ni­ño em­pie­za con un sim­ple res­fria­do, pe­ro a las po­cas ho­ras pa­re­ce que se aho­ga de for­ma alar­man­te. La la­rin­ge ex­pe­ri­men­ta un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio y se obs­tru­ye de ma­ne­ra que apa­re­ce una tos muy ron­ca, que le aho­ga”, ex­pli­ca el neu­mó­lo­go. Es más fre­cuen­te en niños de eda­des com­pren­di­das en­tre 2 y 4 años. En la gri­pe, las com­pli­ca­cio­nes son de otro ti­po. “Cuan­do un ni­ño tie­ne una in­fec­ción ví­ri­ca, su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co es­tá cen­tra­do en eli­mi­nar ese vi­rus. Las bac­te­rias vi­ven en sus vías res­pi­ra­to­rias al­tas sin que por ello re­sul­ten agre­si­vas. Pe­ro, si sur­ge la opor­tu­ni­dad, ac­ce­den a las vías res­pi­ra­to­rias ba­jas, y pue­den vol­ver­se más agre­si­vas, lle­gan­do a los pul­mo­nes y de­ri­van­do en bron­qui­tis o neu­mo­nía”, ex­pli­ca el doc­tor. Es im­por­tan­te en es­tos ca­sos que lo lle­ves cuan­to an­tes a su pe­dia­tra pa­ra que reali­ce el diag­nós­ti­co y la va­lo­ra­ción ade­cua­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.