Lle­gan nue­vos ali­men­tos

Des­pués de los ce­rea­les, las fru­tas y las ver­du­ras, es el turno de los ali­men­tos más “con­tun­den­tes”. Te con­ta­mos, pa­so a pa­so, có­mo co­men­zar a dar a tu be­bé el pes­ca­do, la car­ne o el hue­vo.

Crecer Feliz - - SUMARIO - San­dra Sán­chez

Tu hi­jo va cre­cien­do y se ha he­cho ami­go de los ce­rea­les, las fru­tas y las ver­du­ras. Es ho­ra de acer­car­se aún más a la co­mi­da “de ma­yo­res”. ¿Em­pe­za­mos?

Va­mos con las car­nes

No de­be­mos in­tro­du­cir en la ali­men­ta­ción del be­bé nin­gún ali­men­to sin la re­co­men­da­ción pre­via del pe­dia­tra, tal co­mo acon­se­ja la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría (AEP). Se­rá el mé­di­co del ni­ño quien, co­no­cién­do­le, va­ya in­di­can­do de mo­do per­so­na­li­za­do la to­ma de con­tac­to con nue­vos ali­men­tos. En re­gla ge­ne­ral, ha­cia los 7 me­ses po­de­mos ini­ciar a los be­bés en las car­nes de ave, muy di­ges­ti­vas. Po­de­mos es­co­ger un fi­le­ti­to (de unos 40 g) bien lim­pio de pa­vo o de po­llo y co­cer­lo pa­ra in­cluir­lo en su pu­ré de ver­du­ras. Pa­ra ha­cer­le el cam­bio de sa­bor me­nos no­to­rio po­de­mos in­tro- du­cir una pe­que­ña can­ti­dad e ir au­men­tán­do­la poco a poco. A par­tir de los 8 me­ses pue­des in­tro­du­cir la car­ne de va­ca, de buey o de po­tro, así co­mo de cer­do y de cor­de­ro, to­das ellas muy nu­tri­ti­vas, ri­cas en pro­teí­nas de al­ta ca­li­dad y en mi­ne­ra­les esen­cia­les, co­mo el hie­rro. No es ne­ce­sa­rio que com­pres los fi­le­tes más ca­ros del mer­ca­do. Con que sean tier­nos, lo me­nos gra­sos po­si­bles y es­tén li­bres de ner­vios se­rá per­fec­to. Só­lo al prin­ci­pio ofré­ce­le el pu­ré muy pa­sa­do. En cuan­to acep­te el sa­bor de la car­ne ve tri­tu­rán­do­la ca­da vez me­nos, pa­ra que va­ya ha­bi­tuán­do­se a nue­vas tex­tu­ras y con­sis­ten­cias. Si tu hi­jo ya tie­ne dien­tes pue­des ofre­cer­le tam­bién tro­ci­tos me­nu­dos de ja­món de york, de pa­vo, de sal­chi­chas (sin piel, ya que po­dría atra­gan­tar­se)... y de­jar­le que los mas­ti­que a su gus­to. El he­cho de co­ger­los con las ma­nos y lle­vár­se­los a la bo­ca pro­ba­ble­men­te le re­sul­ta­rá de lo más ape­te­ci­ble, ya lo ve­rás.

El pes­ca­do, ¡qué bueno!

Poco des­pués de que el be­bé se fa­mi­lia­ri­ce con las pri­me­ras car­nes lle­ga el turno del pes­ca­do, so­bre los 8 me­ses. La re­co­men­da­ción siem­pre se­rá em­pe­zar por el blan­co, por­que es más di­ges­ti­vo, me­nos gra­so y más sua­ve, lo que ha­ce que el ni­ño acep­te de buen gra­do su sa­bor. Ha­bla­mos de pes­ca­di­lla, mer­lu­za, ga­llo, len­gua­do, ra­pe... La ra­ción, al igual que la car­ne, de me­nos a más, po­de­mos em­pe­zar con un tro­zo bien lim­pio de unos 40 gra­mos en su pu­ré de ver­du­ras del día. Un con­se­jo, siem­pre es me­jor pro­bar los nue­vos ali­men­tos en el pu­ré del me­dio­día que en el de la no­che, así a lo lar­go de la tar­de pue­des ver si se pro­du­ce al­gu­na reac­ción no es­pe­ra­da. Si te pre­gun­tas si pue­des dar­le pes­ca­do con­ge­la­do, la res­pues­ta es sí. Es más, a no ser que ten­gas cla­ro que el pes­ca­do que es­tás com­pran­do es muy fres­co op­ta siem­pre por el con­ge­la­do (ase­gu­rán­do­te de que se ha man­te­ni­do la ca­de­na del frío). A la ho­ra de co­cer­lo no aña­das sal (en el ca­so de la car­ne tam­po­co) y no in­clu­yas el agua

de la coc­ción en el pu­ré, úni­ca­men­te el fi­le­te. Al igual que con la car­ne, el ni­ño de­be to­mar pes­ca­do blan­co va­rias ve­ces a la se­ma­na. El azul, con que lo to­me una vez por se­ma­na se­rá su­fi­cien­te. Es­te ofre­ce pro­teí­nas y áci­dos gra­sos esen­cia­les, que a to­dos nos vie­nen fe­no­me­nal, pe­ro pue­den ser bas­tan­te “agre­si­vos” pa­ra los be­bés, por eso no sue­len in­tro­du­cir­se en la die­ta has­ta los 12 me­ses. Eli­ge las va­rie­da­des más pe­que­ñas (ca­ba­llas, sar­di­nas...) que no con­tie­nen tan­tos me­ta­les pe­sa­dos, tó­xi­cos si los to­ma­mos en gran­des can­ti­da­des, co­mo los pes­ca­dos más gran­des (atún, pez es­pa­da, em­pe­ra­dor...).

Sin mie­do al hue­vo

Lle­ga­mos a uno de los ali­men­tos que más pre­cau­ción cau­sa en los pa­dres, de­bi­do a su “fa­ma” de pro­ta­go­ni­zar aler­gias. Pre­ci­sa­men­te por ello se re­tra­sa su in­tro­duc­ción en la ali­men­ta­ción de los niños has­ta los 9-10 me­ses (más si el ni­ño ha pre­sen­ta­do al­gu­na aler­gia pre­via) y se ha­ce de for­ma muy gra­dual. La AEP acon­se­ja em­pe­zar por in­cluir un cuar­to de ye­ma co­ci­da en el pu­ré, más ade­lan­te me­dia ye­ma y lue­go ya en­te­ra. Pos­te­rior­men­te le lle­ga el turno a la cla­ra, tam­bién siem­pre co­ci­da. Ha­cia el año, si no hay pro­ble­ma, tu hi­jo ya co­me­rá el hue­vo com­ple­to. In­cor­pó­ra­lo pri­me­ro a sus pu­rés y cuan­do ya lo to­me en­te­ro pue­des ir va­rian­do: hue­vo du­ro des­me­nu­za­do; en tor­ti­lla francesa cor­ta­do en tro­ci­tos que pue­da co­ger; re­vuel­to con pa­ta­tas (es­cu­rre el acei­te de es­tas pa­ra evi­tar ex­ce­so de gra­sa)... Los pe­ques pue­den to­mar hue­vo dos o tres ve­ces por se­ma­na si lo to­le­ran bien. ¡Y tran­qui­la, no dis­pa­ra el co­les­te­rol!

¿Y las le­gum­bres?

For­man otro de los gru­pos ali­men­ta­rios bá­si­cos de la die­ta me­di­te­rrá­nea y por tan­to los niños de­ben in­cluir­las en sus co­mi­das, en ge­ne­ral des­de los 12 me­ses. Los gar­ban­zos, las len­te­jas, los gui­san­tes... son pro­duc­tos po­ten­cial­men­te fun­cio­na­les, es­to es, de una ca­li­dad nu­tri­cio­nal má­xi­ma. Las pri­me­ras se­ma­nas ofré­ce­se­los en pu­ré (una o dos ve­ces por se­ma­na), de for­ma va­ria­da y au­men­tan­do poco a poco la can­ti­dad de la le­gum­bre fren­te a la de la ver­du­ra. Pes­ca­do, car­ne, le­gum­bres, hue­vo... Y lác­teos, que si­guen sien­do fun­da­men­ta­les. Además de la le­che es el mo­men­to de co­men­zar con los yo­gu­res (le en­can­ta­rán) y los que­sos sua­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.