La Dra. Ro­ger nos ha­bla so­bre las va­cu­nas

Se con­si­de­ran el mayor avan­ce en sa­lud in­fan­til. En es­ta en­tre­vis­ta, la Dra. Ma­rio­na Ro­ger nos cuen­ta có­mo fun­cio­nan y nos ha­bla de la im­por­tan­cia de lle­var al día el re­gis­tro de va­cu­na­cio­nes del ni­ño para que sean efi­ca­ces.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Da­vid Ruiz Ase­so­ra: Ma­rio­na Ro­ger, pe­dia­tra del hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón De­xeus, de Bar­ce­lo­na.

Las va­cu­nas son sus­tan­cias bio­ló­gi­cas que, in­tro­du­ci­das en el cuer­po del ni­ño, es­ti­mu­lan su sis­te­ma in­mu­ne, lo que crea de­fen­sas fren­te a la en­fer­me­dad de la que se es­tá va­cu­nan­do. Los ni­ños tie­nen un sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio in­ma­du­ro res­pec­to al de los adul­tos y re­quie­ren más do­sis para ge­ne­rar una res­pues­ta pro­tec­to­ra y du­ra­de­ra en el tiempo. La doc­to­ra Ma­rio­na Ro­ger, ex­per­ta en va­cu­na­ción in­fan­til, nos re­suel­ve to­das las du­das so­bre las va­cu­nas que he­mos de po­ner a nues­tros hi­jos, sus efec­tos, pla­zos, reac­cio­nes y las no­ve­da­des de es­te año 2017.

¿Por qué son un avan­ce en sa­lud in­fan­til?

Las va­cu­nas han su­pues­to un gran be­ne­fi­cio para la sa­lud mun­dial, re­du­cien­do la mor­ta­li­dad y la mor­bi­li­dad in­fan­til. Gra­cias a ellas se ha lo­gra­do erra­di­car al­gu­nas en­fer­me­da­des co­mo la vi­rue­la y con­tro­lar otras co­mo el sa­ram­pión, la po­lio, el té­ta­nos o la dif­te­ria en gran par­te del pla­ne­ta.

¿De ver­dad es tan esen­cial va­cu­nar?

Sí, por dos ra­zo­nes. A ni­vel in­di­vi­dual, por­que con­si­gue pro­te­ger al ni­ño fren­te a esa en­fer­me­dad; y a ni­vel co­lec­ti­vo, por­que pro­du­ce in­mu­ni­dad de gru­po. Es de­cir, cuan­to más al­ta sea la ta­sa de va­cu­na­ción, mayor se­rá la in­mu­ni­dad de la co­lec­ti­vi­dad.

¿An­te qué en­fer­me­da­des pro­te­gen?

En nues­tro país, las prin­ci­pa­les aso­cia­cio­nes pe­diá­tri­cas son muy proac­ti­vas y de­fen­so­ras de las va­cu­nas. Exis­ten las va­cu­nas sis­te­má­ti­cas, fi­nan­cia­das por el sis­te­ma público, y otras re­co­men­da­das pe­ro no fi­nan­cia­das. En­tre las pri­me­ras es­tán la dif­te­ria, el té­ta­nos, la tos­fe­ri­na, la po­lio, el sa­ram­pión, la ru­béo­la, la Hae­mop­hi­lus in­fluen­zae b, las pa­pe­ras, la he­pa­ti­tis B, el me­nin­go­co­co y, en al­gu­nas co­mu­ni­da­des, la he­pa­ti­tis A. Re­cien­te­men­te se han in­clui­do la va­cu­na fren­te a neu­mo­co­co y la de la va­ri­ce­la. En­tre las no fi­nan­cia­das es­tán la de la me­nin­gi­tis B y la del ro­ta­vi­rus.

¿Cuá­les son las no­ve­da­des para 2017?

Se pue­den re­su­mir en cua­tro. En pri­mer lugar, la va­cu­na he­xa­va­len­te pa­sa a dos do­sis, en lugar de las tres de an­tes, y un re­fuer­zo a los on­ce me­ses; es­to nos equi­pa­ra a otros paí­ses eu­ro­peos co­mo Fran­cia o Reino Uni­do. Otra no­ve­dad, que se in­tro­du­jo en 2016 y se con­so­li­da es­te año, es la in­tro­duc­ción de la va­cu­na an­ti­neu­mo­có­ci­ca (la tre­ce­va­len­te), que se ad­mi­nis­tra a los 2, 4 y 11 me­ses. La ter­ce­ra no­ve­dad es la re­afir­ma­ción de la va­cu­na de la va­ri­ce­la en dos do­sis: a los 12 me­ses y la se­gun­da en­tre los 2 y 4 años. Y la cuar­ta no­ve­dad es la con­so­li­da­ción de la va­cu­na del pa­pi­lo­ma en las ado­les­cen­tes an­tes de los 12 años, que se uni­fi­ca en to­das las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas.

¿Có­mo se ad­mi­nis­tran es­tas va­cu­nas?

La ma­yo­ría de las va­cu­nas se ad­mi­nis­tra por vía in­tra­mus­cu­lar y al­gu­nas de for­ma sub­cu­tá­nea, co­mo por ejem­plo la tri­ple ví­ri­ca (sa­ram­pión, ru­béo­la y pa­pe­ras) o la de la va­ri­ce­la. La del ro­ta­vi­rus, en cam­bio, es oral.

¿Son com­pa­ti­bles en­tre ellas?

Nu­me­ro­sos es­tu­dios de­mues­tran la com­pa­ti­bi­li­dad en­tre ca­si to­das las va­cu­nas; bas­ta­rá ad­mi­nis­trar­las en dis­tin­tas par­tes del cuer­po. Sin em­bar­go, exis­ten al­gu­nas ex­cep­cio­nes: las va­cu­nas ví­ri­cas (tri­ple ví­ri­ca y va­ri­ce­la) se han de ad­mi­nis­trar, o bien el mis­mo día en zo­nas dis­tin­tas del cuer­po, o bien con cua­tro se­ma­nas de di­fe­ren­cia. Ade­más, en el ca­so de la me­nin­gi­tis B no se pue­de ad­mi­nis­trar con­jun­ta­men­te con la me­nin­gi­tis C, pe­ro sí con el res­to. Recomendamos que se ha­ga con 15 días de di­fe­ren­cia, co­mo mí­ni­mo.

¿En qué par­te del cuer­po se ad­mi­nis­tran?

La par­te anató­mi­ca más ha­bi­tual en el lac­tan­te es la ca­ra an­te­ro­la­te­ral del mus­lo, por­que es la zo­na que me­nos reac­cio­nes pro­vo­ca. A par­tir del año de vi­da se ad­mi­nis­tran nor­mal­men­te en el bra­zo por­que es una zo­na de fá­cil ac­ce­so, que per­mi­te que el ni­ño no ten­ga que tum­bar­se. Ade­más, si se ha­ce en la pier­na y coin­ci­de con sus pri­me­ros pa­sos pue­de re­sul­tar­le mo­les­to. A par­tir de los dos años, to­das las va­cu­nas in­tra­mus­cu­la­res y sub­cu­tá­neas se ad­mi­nis­tran en el bra­zo.

¿Qué reac­cio­nes pue­den pro­vo­car?

La gran ma­yo­ría de efec­tos ad­ver­sos son lo­ca­les y le­ves. Lo más ha­bi­tual son reac­cio­nes lo­ca­les en for­ma de en­ro­je­ci­mien­to y, co­mo mu­cho, un pe­que­ño nó­du­lo sub­cu­tá­neo que per­ma­ne­ce­rá co­mo má­xi­mo un par de me­ses.

En los lac­tan­tes es ha­bi­tual fie­bre, ma­les­tar, irri­ta­bi­li­dad o llan­to que re­mi­te con pa­ra­ce­ta­mol. En el ca­so de la tri­ple ví­ri­ca la reac­ción es di­fe­ri­da, es de­cir, que apa­re­ce al ca­bo de una se­ma­na, ge­ne­ral­men­te con fie­bre, y sue­le re­mi­tir en 48 ho­ras. En el ca­so de la me­nin­gi­tis B, el pa­trón de fie­bre es más al­to por­que es más reac­to­gé­ni­ca (por eso se ad­mi­nis­tra de ma­ne­ra ais­la­da res­pec­to a las otras va­cu­nas). Es re­co­men­da­ble en es­tos ca­sos ad­mi­nis­trar pa­ra­ce­ta­mol cuan­do apa­rez­ca la reac­ción.

¿Cuán­do no se ha de va­cu­nar?

Las contraindicaciones reales son po­cas. Si el ni­ño pre­sen­ta aler­gia gra­ve a una do­sis pre­via o a un com­po­nen­te de la va­cu­na, no de­be ad­mi­nis­trar­se esa va­cu­na. En al­gu­nos ca­sos hay contraindicaciones tem­po­ra­les, por al­gu­na en­fer­me­dad pa­sa­je­ra. En es­tas si­tua­cio­nes es re­co­men­da­ble que re­mi­ta di­cha en­fer­me­dad y va­cu­nar­lo con pos­te­rio­ri­dad. Si su­fre una dia­rrea in­ten­sa, por ejem­plo, no es acon­se­ja­ble ad­mi­nis­trar­le la va­cu­na oral con­tra el ro­ta­vi­rus, con­vie­ne es­pe­rar a que re­mi­ta.

¿Se pue­de va­cu­nar a un ni­ño con fie­bre?

Cuan­do tie­ne un pro­ce­so fe­bril o in­fec­cio­so su­ge­ri­mos que no se va­cu­ne. Es una me­di­da de precaución por la que recomendamos que se re­tra­se el ac­to va­cu­nal al mo­men­to en que ce­da la fie­bre. En cam­bio, si se tra­ta de un pro­ce­so ca­ta­rral, sin fie­bre, no hay in­con­ve­nien­te en va­cu­nar. In­clu­so, en las fa­ses fi­na­les de cier­tos tra­ta­mien­tos (por ejem­plo una oti­tis) en los que se alar­ga la ad­mi­nis­tra­ción del an­ti­bió­ti­co, se po­dría po­ner una va­cu­na, por­que no re­sul­ta in­com­pa­ti­ble.

¿Qué es el re­gis­tro de va­cu­na­cio­nes?

Es el do­cu­men­to en el que se re­gis­tran los ac­tos va­cu­na­les del ni­ño, sea don­de sea el lugar en el que se ad­mi­nis­tran: una con­sul­ta pe­diá­tri­ca, un hos­pi­tal o fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Es­te do­cu­men­to es com­par­ti­do por to­dos los pro­fe­sio­na­les que atien­den al ni­ño y per­mi­te un con­trol so­bre su his­to­rial de va­cu­nas.

¿Y si nos ol­vi­da­mos de va­cu­nar­le?

El ca­len­da­rio de va­cu­na­ción es­tá di­se­ña­do con los in­ter­va­los ade­cua­dos para con­se­guir una co­rrec­ta pro­tec­ción y lo­grar la in­mu­ni­dad de por vi­da. Pe­ro pue­de ocu­rrir que unos pa­dres se ol­vi­den de va­cu­nar a su hi­jo y, en es­tos ca­sos, au­men­ta la sus­cep­ti­bi­li­dad de con­traer una en­fer­me­dad en ese in­ter­va­lo. Si es­to ocu­rre no hay que alar­mar­se: para los pe­dia­tras una do­sis pues­ta siem­pre cuen­ta. No hay que re­ini­ciar de ce­ro el ca­len­da­rio de va­cu­nas sino con­ti­nuar con el pro­ce­so lo an­tes po­si­ble des­de la úl­ti­ma va­cu­na ad­mi­nis­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.